Foto. Comapa, mi pueblo natal

Mis amores, tengo que compartirles esta foto. A los 15 años por fin mi Nanoj me dejó ir a conocer mi pueblo natal, no lo había hecho antes porque decía que a los únicos dos buses que salían de Comapa para la cabecera departamental y para la capital, los asaltaban los cuatreros en la madrugada, y abusaban de todas las mujeres. Cuando llegaron más buses y cambiaron los horarios y empezaron a salir durante el día, entonces me dejó ir a ver dónde dejé el ombligo. Para mí fue un descubrimiento que me cambió la vida y que  profundizó aún…

Continuar leyendo…

¡Logré mi cinturón negro en Taekwondo!

  Mis amores,  hace unos meses les compartía  que estaba estudiando Taekwondo gracias a una beca que me  otorgó el Grand Master Kim, en su academia. Yo llevaba a clases al  niño que cuido en mi trabajo de niñera, y el Grand Master una tarde cuando lo saludé en coreano  cuando entró a la sala de espera, se asombró de la reverencia que le hice siendo yo de otro  país y no  de Corea y tampoco siendo alumna de su academia.

Continuar leyendo…

Foto. Portada de mi libro de Travesía, en sueco

Mis amores, les quiero compartir la portada de mi libro de Travesía, en sueco. En unos días saldrá a la venta en Amazon. Siempre les comparto nostalgias, hoy les comparto esta alegría. Dedicado con amor, a los parias, a los vendedores de mercado y  a los inmigrantes indocumentados del mundo entero. A mi gran amor, Ciudad Peronia y a mi natal Comapa. Besos a todos. Ilka.

Continuar leyendo…

13 años

El 11 de noviembre de 2003 a la 1 de la madrugada llegué a Estados Unidos, al lugar que hoy es mi pueblo rentado. Fotografía tomada cuando cumplí una década viviendo aquí, con la mudada con la que crucé el desierto de Sonora-Arizona. Para no olvidar… (También escribo). Por los que cruzaron, están cruzando y cruzarán las fronteras de la muerte. Mi patria es la humanidad. Ilka Oliva Corado.

Continuar leyendo…

Tom

Sígueme en: https://telegram.me/cronicasdeunainquilina Hace un mes hice la cita para tramitar la renovación de mi pasaporte y mi tarjeta consular, ahora ya existe la opción de hacer cita vía telefónica o vía internet, hace apenas unos años eso era impensable para la comunidad guatemalteca en Chicago. Imagino que funciona de la misma forma en todo Estados Unidos con los consulados de Guatemala. La hice a primera hora, como vivo fuera la ciudad preferí madrugar y llegar temprano, a verme en el tráfico de la autopista a la hora pico. La cita era a las 8 y yo llegué al consulado a…

Continuar leyendo…

Atol de elote

Sígueme en https://telegram.me/cronicasdeunainquilina Después de 18 años  he vuelto a hacer atol de elote. En la casita de mi infancia, hacíamos seguido, nos íbamos a la aldea a comprar los elotes. Parecíamos cabras sueltas en pasto verde, en aquel milpal cortando el elotal; luego a meterlos en un costal y a echarlos a tuto, con yagual en la cabeza, a mecapal o como fuera. También hacíamos tamales, era todo un ritual familiar, como los tamales de navidad (que no he vuelto a hacer desde que perdimos aquella casita hermosa) era trabajo en equipo, desde el que lavaba las hojas, hasta…

Continuar leyendo…

La humildad de Illapu

Sígueme en: https://telegram.me/cronicasdeunainquilina Hoy, en la madrugada mientras sonada la alarma del reloj despertador, encendí mi teléfono celular, como es habitual, me encontré con una fotografía en las redes sociales de Roberto Márquez, voz principal y uno de los fundadores del grupo chileno, Illapu. Aparecía junto a un grupo de gente manifestando con un cartel donde se leía No+AFP (Administradora Privada de Fondos de Pensiones). Dejé el celular en mi cama y corrí las cortinas de mi ventana; los brochazos color flor de fuego en el horizonte anunciaban el amanecer de uno de los últimos días del agónico verano estadounidense.…

Continuar leyendo…

Gladiolos en mi parcela 

Durante más de 17 años yo me negué a sembrar, a tocar las flores y mucho menos a acercarme a ellas. Me negué a acercarme a las hortalizas. No fue auto castigo, no fue adrede, lo que sucedió fue que me sequé por dentro.  Y poco a poco me fui volviendo un yermo, no quedaba de mí ni el más mínimo rastro de la alegría de infancia cuando sembraba en mi jardín y en mi parcela, en la casita de Ciudad Peronia.  Lo feliz que era en armonía con la tierra y el campo. Con el olor a monte y…

Continuar leyendo…