El vuelo de la libertad

Mis abuelos maternos dejaron todo en Comapa y se mudaron a vivir a Ciudad Peronia, la cume de sus hijas se acababa de divorciar y ellos fueron a ayudarle con la crianza de los niños para que ella pudiera trabajar, llevaron Comapa a Ciudad Peronia. Construyeron una covacha, plantaron un jardín y construyeron un gallinero y mi abuela con las palmas de sus manos embarró el polletón, tal como lo hacía en Comapa. La casa en el pueblo la dejaron encargada y durante más de una década su vida giró alrededor de los nietos.

Continuar leyendo…