Los Tigres del Norte, una voz.

Cuando vivía en Guatemala siempre pensé que para una persona indocumentada presenciar un concierto de Los Tigres del Norte, en territorio estadounidense debía ser algo explosivo, algo así como un golpe certero en el centro del corazón. ¿Qué sentirán los que viven al otro lado? Me preguntaba constantemente cuando escuchaba Tres Veces Mojado, La Jaula de Oro, De Paisano a Paisano, El Mojado Acaudalado, Pedro y Pablo. Los Tigres del Norte son desde siempre mis consentidos, crecí escuchando su música prácticamente en cada casa de mi periferia y no digamos en mi natal Comapa, que era la música predilecta para…

Continuar leyendo…

Post frontera. (XXI)

País de llegada: remesas (I) El asunto de las remesas es puramente dato estadístico para el país de origen, traslado y llegada. Nada tienen de sentimental. Pensarán que no son seres humanos quienes las envían si no máquinas que trabajan recargándose con gasolina o baterías, pero de lealtad, firmeza, añoranza, y amor puro, nada tienen ni para los noticieros ni para los letrados que realizan investigaciones para ponencias en salones de universidades. Pensar en el indocumentado como un ser humano es tarea de las personas conscientes, la mayoría solo suma y resta. Más que todo suma y multiplica. La situación…

Continuar leyendo…

Post frontera. (XX)

País de llegada: los mil oficios. Niñera. (II) Ser niñera latinoamericana en Estados Unidos no es cosa fácil, con aquello de los estereotipos y el racismo –el clasismo no afecta mucho, ésta cultura es más relajada en cuanto a eso- se nos complica porque no tenemos la apariencia, el color de piel, de cabello ni de ojos, el grado de escolaridad y no hablamos a la perfección el idioma inglés, aunque lo del idioma realmente la mayoría de inmigrantes lo hablan con acento, pero si viene de una canadiense, alemana, francesa, rusa, polaca, es lo de menos, en cambio en…

Continuar leyendo…

Post frontera. (XIX)

País de llegada: los mil oficios. Niñera.(I) Cuidar niños ajenos es uno de los trabajos más delicados que he realizado en mi vida. Cuando llegué a Estados Unidos ya tenía experiencia trabajando con niños, porque cuando ejercí el magisterio lo hice en el área de preprimaria, tuve 905 alumnos por año y a todos les sabía el nombre y les puse apodo, cuando pasaba lista antes de iniciar la clase los llamaba por el apodo en lugar del nombre. Lo que me complicó las cosas fue no saber el idioma, eso me limitó en sobremanera y claro está, no tener…

Continuar leyendo…

Post frontera. (XVIII)

País de llegada: los mil oficios. Mucama. (II) Una tarde cuando ya llevaba tres años viviendo en Estados Unidos, salí de trabajar, pasé a la licorería y compré una caja de cervezas, – fue rutina de todos los días durante los primeros cinco años de mi vida en este país- era invierno y las calles estaban cubiertas con esa alfombra blanca de nieve, aun no lograba dormir más de dos horas seguidas, esa noche tomé un lápiz y una hoja de papel, me había bebido algunas cervezas y se me estaba pasando ya la borrachera, comencé a escribir un poema…

Continuar leyendo…

Post frontera. (XVII)

País de llegada: los mil oficios. Mucama (I). Nunca he tenido un trabajo fijo, de esos de lunes a viernes o de lunes a sábado o de lunes a domingo. Siempre es de trabajar unos días en un lugar y completar la semana en otros con los famosos horarios de medio tiempo. Horas aquí y allá, así nos las vivimos la mayoría de indocumentados que somos los del trabajo temporal, y ahí vamos ajustando para las remesas y los gastos del día a día. Cuando cumplí dos años de estar viviendo en este país surgió la oportunidad de trabajar en…

Continuar leyendo…

“La Jaula de Oro.”

No se trata de la canción de mis adorados Los Tigres del Norte aunque el nombre es representativo de la misma y de una vorágine de migración indocumentada que está haciendo que los más vulnerables salgan a buscar en suelo estadounidense la oportunidad que les negó el país de origen. Generalizando el tema de la migración forzada también tiene su dosis particular que no entiende de fronteras y con la que cualquier persona con conciencia, se puede identificar. Hablemos de la valla de Melilla, de los mares que dividen a la elegante Europa de la legendaria África Subsahariana, hablemos de…

Continuar leyendo…