Llueve poesía en el corredor

Llueve, amor,

de nuevo llueve

sobre los campos yermos

sobre el peñón

llueve, llueve la ilusión.

 

Juegan las crías

en los zacatales verdes

flocere el chipilín

y el chaparrón.

 

Retumba la quebrada

con sus aguas frescas

llueve, llueve, amor.

 

Y es Comapa

en agosto entero

el pueblo bello

con su jocotal maduro

rojeando en el temporal.

 

Llueve, llueve, amor

en mi terruño amado

llueve ilusión

llueve poesía en el corredor.

 

Audio, aquí´

Ilka Oliva Corado.

Agosto 22 de 2016.

Estados Unidos.

De alcantarilla

Yo le sigo apostando a la identidad, al derecho a ser. Le sigo apostando a la diversidad, al derecho a la libre emisión del pensamiento. Sigo apostándole a la oportunidad; sin injerencias de contactos, codeos, lisonjas,  ni etiquetas. A la oportunidad sin humillaciones y sin abusos. A la entereza de atrevernos a ver a los ojos de los otros sin la arrogancia de sentirnos superiores.   De sentir el palpitar de un corazón enardecido, cansado, enfurecido, soñador; sin la intromisión de clasismos, de grados de escolaridad, de segregacionismos.

Continue reading

Consternarse no es suficiente

Sígueme en https://telegram.me/cronicasdeunainquilina 

Cada vez que nos enteramos de una noticia desagradable, (una violación sexual, de un feminicidio, de una masacre, de un acto terrorista) nuestra primera reacción y última es consternarnos y quedarnos ahí; como si con eso cumpliéramos con nuestra cuota de conciencia social como muestra de nuestro compromiso colectivo.   Con toda la injusticia y dolor que a través de la historia ha hecho este mundo pedazos, nosotros seguimos refugiándonos en nuestra egolatría. Hasta que el dolor no nos toque de cerca y nos rasgue la piel en carne viva, nosotros seguiremos ajenos, inhumanos e insensibles a la desgracia ajena.

Continue reading

The Olympic Games between patriarchy and elitism

Translated by Marvin Najarro https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

The Olympic Games have been elitists since its inception. (Called Ancient Olympic Games from 776 BC, To 393 AD) They were also exclusive to men, something that has been changing as the years go by and more women enter fields that, 120 years ago (at the beginning of the Modern Olympic Games) the world had ever imagined. By breaking paradigms, female gender has shown that there is nothing in the world that is the exclusivity of one gender only (except giving birth), as patriarchy intends us to commit it to memory.

Tearing down the walls in sports has been a hard work for the pioneers who had to face all kinds of rejections and humiliations, so that today many women can participate and find fulfillment in something that was denied to the ancestress. Don’t forget that in the Ancient Olympic Games women could not even participate as spectators much less as protagonists.

Continue reading

A falácia da fome na Venezuela

Tradução de Raphael Sanz  https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

Me pergunto para onde está indo o senso comum das pessoas, o que está acontecendo com a inteligência e com a capacidade de raciocínio? Estamos nos deixando levar pelo que nos impõe as grandes corporações da midiatização mundial. Onde está nosso poder de resistência, de questionamento e o nosso direito a duvidar? Por acaso deixamos arrebatarem até mesmo nossos instintos?

A quem ocorre que haver fome na Venezuela por conta do atual governo: quando saem aquelas feridas expostas em redes internacionais, afins ao capital, de dezenas de mulheres bem aparentadas, bem nutridas, e com certo sobrepeso, vestidas de branco – como as Damas de Blanco em Cuba, ou quando as oligarquias latino americanas saem a protestar buscando dar golpes de Estado sobre presidentes progressistas – cruzando a fronteira para a Colômbia para comprar produtos venezuelanos que foram roubados da Venezuela e revendidos na Colômbia, pelas presepadas com as quais buscam desestabilizar o atual governo como parte de um plano estratégico da guerra econômica contra Venezuela.

Continue reading

Me escute, sou vítima de tráfico humano

Tradução de Raphael Sanz  https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

Quando vivia na Guatemala, escutei uma mãe de família dizer, referindo-se a uma jovem que trabalhava em um bar (em Guatemala se chamam “bares” os centros noturnos parecidos com as cantinas onde também se oferecem serviços sexuais, também podem ser chamados de “prostíbulos”) de garçonete e havia tido três filhos de distintos pais, ou seja, uma mãe solteira: “essa está aí porque é uma puta e gosta de pica”.

As mulheres que participaram da conversa, todas mães de família, casadas pela Igreja e por todas as leis, referendaram o comentário e também tripudiaram da jovem, a qual cumprimentavam com beijos amáveis e chamavam de sobrinha quando a viam. Eu que não posso ficar calada diante de injustiças como essa, perguntei: “e vocês não são putas e não gostam de pica?” E responderam que era diferente, pois eram casadas e mulheres da casa. Mas todas somos putas, casadas ou não!

Continue reading

La grandeza de Erick Barrondo “El Mito”

Sígueme en: https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

Hay algo muy propio de los guatemaltecos y es la mediocridad y la haraganería. De la mediocridad sacamos un ramillete de pretextos para no hacer lo que nos corresponde, lo que es nuestra obligación moral. De la haraganería otro tanto para no quemarnos de frente al sol, para mantener intacta nuestra comodidad y nuestra complicidad con el sistema, los estereotipos, el clasismo y el racismo.

Somos por excelencia una jauría, poco sabemos de lealtad y dignidad. De la consecuencia política que tiene que ver con todo lo que somos individual y colectivamente.

Y cuando alguien sale del rebaño y sobresale por sí mismo es cuando decidimos bajarlo del árbol a pedradas. Es cuando entonces sí, nos unimos para despellejarlo vivo, para amontonarlo, para bajarle la moral al grado de volverlo polvo. Por envidia, por celo, por nuestra mezquindad.

Continue reading

Audio. Nosotras, las que nos fuimos

Poesía. Nosotras, las que nos fuimos. Audio, aquí

Ilka.

Os Jogos Olímpicos entre o patriarcado e o elitismo

https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

 Tradução de Raphael Sanz  

Os Jogos Olímpicos têm sido elitistas desde o seu início. Os chamados Jogos Olímpicos da Antiguidade, que ocorreram de 776 a.c. a 393 d.c., também foram exclusivos para homens, coisa que foi mudando conforme foram passando os anos e mais mulheres incursionaram em disciplinas que há 120 (início dos Jogos Olímpicos Modernos) anos o mundo jamais imaginara. Rompendo paradigmas, o gênero feminino demonstrou que não há nada no mundo que seja absoluto de um gênero (salvo parir) como o patriarcado pretende que memorizemos.

Continue reading

La humildad de Illapu

Sígueme en: https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

Hoy, en la madrugada mientras sonada la alarma del reloj despertador, encendí mi teléfono celular, como es habitual, me encontré con una fotografía en las redes sociales de Roberto Márquez, voz principal y uno de los fundadores del grupo chileno, Illapu. Aparecía junto a un grupo de gente manifestando con un cartel donde se leía No+AFP (Administradora Privada de Fondos de Pensiones).

Dejé el celular en mi cama y corrí las cortinas de mi ventana; los brochazos color flor de fuego en el horizonte anunciaban el amanecer de uno de los últimos días del agónico verano estadounidense. Agosto marca el fin de la época del estío.

Continue reading

Gladiolos en mi parcela 

Durante más de 17 años yo me negué a sembrar, a tocar las flores y mucho menos a acercarme a ellas. Me negué a acercarme a las hortalizas. No fue auto castigo, no fue adrede, lo que sucedió fue que me sequé por dentro. 

Y poco a poco me fui volviendo un yermo, no quedaba de mí ni el más mínimo rastro de la alegría de infancia cuando sembraba en mi jardín y en mi parcela, en la casita de Ciudad Peronia. 

Lo feliz que era en armonía con la tierra y el campo. Con el olor a monte y a flores y a hierbas. 

Hace tres años con la llegada de la Nube Pasajera, recobré cierta ilusión por la vida; comencé a sembrar hortalizas en pequeños tiestos, pero sembraba gladiolos y no florecían, yo quería sembrar gladiolos como evocación al jardín que tanto amé en mi infancia y que me hizo inmensamente feliz. No florecieron. 

Mi abuelo materno (tío Lilo) siempre decía que cuando quien siembra no está bien, si tiene tiricia (mal del alma) hasta las flores se secan sin reventar. Que las hortalizas no florecen y no crían. 

Eso sucedía conmigo, por eso los gladiolos no floreaban. Y llegaba el verano y se despedía con los fríos de otoño y los gladiolos no reventaban.  Yo tenía el mal del alma del que me hablaba tío Lilo en mi adolescencia cuando lo acompañaba a su parcela en mi natal Comapa. 

Aún lo tengo, el mal del alma, la tiricia, me habita. Pero poco a poco he comenzado a florecer. Esta primavera sembré nuevamente gladiolos y sentí en lo más profundo de mi ser que iban a florecer. Esperé pacientemente a que llegara agosto, era en agosto o no sería nunca. ¿Cuándo iban a florecer los gladiolos que hicieron tan mágica mi infancia? ¿Por qué estaba tan seca por dentro que no podía hacer florear la parcela? 

Una corazonada muy de sentir campesino y arrabalero me dijo que este agosto los vería florecer. 

Y mágicamente así sucedió. Tío Lilo tenía razón, era la tiricia, el mal del alma, la que me consumió todos estos años. Yo quiero volver a sentir la alegría de mi infancia, la misma emoción, el mismo anhelo. Nunca volverá a ser igual. 

Pero después de 18 años, he vuelto a ver los gladiolos florecer en mi parcela. Aunque hoy es restada, en mi ahora de inquilina, aunque ahora tengo el cabello cano, y estoy tan lejos de aquel arrabal hermoso que me hizo tan feliz. 

La tiricia sigue en mi vida, no sé si un día me abandone por completo, o me consuma hasta que no quede nada de mi. Pero hoy, ahora, en el agosto que tanto amo, de nuevo florecieron los gladiolos. 

Esa felicidad solo es comparable con los días de infancia en los que corría libre en la arada con mis cabritas, mientras mi jardín y mi parcela llenaban de amor nuestra casita en Ciudad Peronia.

Para tío Lilo, mi abuelo campesino. 

Sigo aquí. 

Ilka. 

The fallacy of famine in Venezuela

Translated by Marvin Najarro  https://telegram.me/cronicasdeunainquilina

I wonder what is happening with the common sense of the people, with the natural intelligence and the ability to reason. We’re letting ourselves to be influenced by what the world big media corporations are imposing upon us. Where is our power of resistance, of questioning and the right to doubt? Is it perhaps that we have allowed ourselves to be robed even of our instinct?

Who on earth would think that there may be famine in Venezuela because of the current government; when the international news channels, related to capital, show the images of dozens of good looking, well nourished, and somewhat overweight women, dressed in white -like the Ladies in White in Cuba, or the Latin American oligarchy seeking to overthrow progressive presidents- crossing the border with Colombia to buy Venezuelan products which were stolen in Venezuela and resold in Colombia by the mob who acting as part of the strategic plan of economic warfare against Venezuela is seeking to destabilize the current government.

Continue reading

Saludos desde México

Esta gorra me la envió una mexicana que fue de visita a Cuba, y sabe de mi amor por la isla y de mi fascinación por la Revolución Cubana. 

Me impresiona en sobremanera cómo personas que no me conocen, que han llegado a mi vida por mis textos, tengan este tipo de detalles conmigo. Es algo que agradezco mucho, con todo mi corazón. 

Gracias, Mar, por este recuerdo que guardo con mucho cariño. Que està justo en la pared en la esquina de mi habitación donde está mi escritorio, y desde donde mis letras salen al mundo. 

Ilka. 

Saludos desde Inglaterra 

Acabo de recibir este envío desde Inglaterra, de una mexicana querida. Un libro de una de mis tórridas colgazones. Gracias infinitas Katapixia, me emociona tanto tu detalle. No sabés lo que esto significa para mí. Besos, besotes. Te prometo que me lo voy a beber a sorbos, con la locura de mi fascinación por Clarice Lispector. 

Ilka.