Cheili, cipota de barrio.

Me la imagino en la escuela primaria cuando la maestra pasaba lista al inicio de clases, ¿Cheili González? ¡Presente! O cuando le preguntaban en la escuelita de párvulos, ¿Cómo te llamas? Cheili. Me pregunto si a esa corta edad aquella niña ya visualizaba su futuro como atleta de alto rendimiento. Tiene una belleza que me embruja  y ha de ser su espíritu y el ímpetu de superación, ha de ser su inagotable  fuerza  porque aunque la tratan de  derrumbar ella sigue en pie, andando, avanzando, con la frente en alto, fiel representando de la clase obrera, campesina y proletaria. Digna…

Continuar leyendo…

Choteando a Obama…

…Y la ceremonia de juramentación se me vino a la mente un titipuchal de recuerdos, típico cantineador de las masas para bien hubiese sido poeta con ese su talento de orador muchos le dieron el sí, esperanzado que en la prosa de sonetos declamados con amorosa serenidad por el presidenciable también llegara la reforma migratoria tan soñada. Recuerdo patente el rostro de miles de personas latinoamericanas indocumentadas  en aquel enero de 2009 cuando se realizaba la ceremonia de juramentación del primer presidente afro descendiente  en Estados Unidos. La ciudad de Chicago se  vestiría de gala y  cientos de miles caminarían…

Continuar leyendo…

Les viene del norte…

… o les vale pura estaca. Que no es lo mismo pero es igual. “ Seguro andaba metida en babosadas por eso se la quebraron.” Esa frase seguramente tambièn vos la has escuchado y ya es canciòn vieja. No es necesario andar metida en babosadas para que de a gratis se ensañen contra nosotras, ser mujer ya es más que suficiente para que te castigue la iglesia, la sociedad patriarcal y todo aquel que sufre de misoginia. Quien calla otorga dicen por ahí y guardar silencio sería aprobar la violencia contra la mujer y por supuesto la de todo tipo.…

Continuar leyendo…

Chafas tenían que ser…

…los hijos del chico zapote. Esa mara cree que toda Guate se motea, nel majes no a toda la gente se le da atol con el dedo y chiricuta en pacha. ¡Debajo! Esa su encuesta de nivel de aprobación seguramente se la realizaron a los primos de la Aurora que apuesto a que no aprobaron ni pura estaca y lo que hicieron fue quejarse del chinicón Pérez de los miércoles de cumbia, agarres, soques y prensaderas que no los dejan dormir. Lo más seguro es que encuestaron a un grupo de chicas fresas que chompipean en las cercanías del mentado…

Continuar leyendo…

Sin punto y final.

Mientras los escucha hablar  las invenciones de siempre se pregunta en qué momento decidió salir de su bohío si  hubiese pasado mejor tarde en compañía de sus pinceles y lienzos, extraviada durante horas en las páginas de Orlando y aprendiendo las recetas culinarias de Tita para encender la llama de la pasión de Afrodita la transgresora que le  despertó todos los sentidos. Pero no, una vez más cayó ante el soborno del vino tinto, de Sofía y Fausto  que la convencieron de salir a respirar el  frío del  invierno. Un puñado de peleles los esperaba en la sala de la…

Continuar leyendo…

Para apacharle el ojo al macho.

Las huellas de don Teo. Ayer agarré mi cámara fotográfica y me fui a dundear siguiendo las huellas de don Teddy, como le llaman en Chicago yo le diría don Teo. Veremos si aun me recuerdo de mis clases de seminario, creo que decía el profesor que el subtítulo debe de ir subrayado, el subtítulo de este artículo es acerca de la profundidad de las huellas que ha dejado el hombre garífuna en un país como Guatemala y en un Estado como Illinois. Hay tanto que decir que por momentos suena a   catazumbada y por canastadas viene la cólera, decepción…

Continuar leyendo…

Nómada Comerciante.

Quien escribe sabe que todo personaje de ficción por muy casaca que sea lleva algo de realidad, ya sea en los personajes, parajes, escenas, palabras que son recuerdos… y conversaciones que son vivencias. Nía Yoyis en algún momento llegó a ser comparada conmigo tan así que se creyó que era mi reencarnación, que éramos una sola. Que yo había creado un personajes semejante a mi hasta en el estilo de hablar, lo cierto es que nía Yoyis y yo lo único que tenemos en común es que ambas sabemos la vida de nómadas comerciantes, ella con sus refacciones y yo…

Continuar leyendo…

Casita de adobe.

Casita de adobe Que decorás la loma Sola en los cerros Cuando la noche cae Entre las tejas finas La dejás dormir Con tu barro seco El cielo estrellado Tu tibieza abraza. Casita de adobe Con tu palma vieja Y el bajareque Que añoso está Solos los  horcones Que el corredor sostienen Son los que te amparan En el montarral. Casita de adobe Con candil de gas Triste en el invierno La leña verde No quiere encender Humea la niebla Que en las madrugadas Envuelve el  rescoldo Y la quimera de mi soledad. Casita de adobe Con cebollín  sembrado En…

Continuar leyendo…

Entre la boñiga.

Dicta el decálogo del perfecto cuentista de Horacio Quiroa: No escribirás bajo el imperio de la emoción. Déjala y evócala  luego. Si eres capaz de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino. Esto  me recordó a muchas palabras aconsejadas por conocidos y conocidas que me dicen: Ilka dejá ya de escribir artículos  no te metás a camisas de once varas, lo tuyo es la poesía y la narrativa. Y yo que de escritora no tengo ni la suela del zapato sigo siendo una ciudadana guatemalteca indignada en esta ocasión no con el gobierno si…

Continuar leyendo…