Ahora sí, las putas de mi cuadra.

Esto ya parece La Segunda de la Canalla. La mara preguntando por las putas de mi cuadra si tienen putas en sus casas y  en sus cuadras, ¿por qué andan preguntando por las de la mía? ¡Aferrados! ¡Inconformistas que son! ¡Bandoleros! –cantaría la Tañón-. Las patojas de la colonia reportándose de emergencia diciendo ¡Presente, Negra! Te hago el  paro que querrás pero por vida tuya no me mencionés  en la lista de las putas porque me va  a salir clavo en el trabajo, y con el fulano que piensa que todavía soy pura y casta. ¿Y cuánto tiempo llevás con…

Continuar leyendo…

Alejandra Pizarnik, un páramo de poesía….

…Y la loca de un arrabal. Haciendo cuentas regresivas (no me alcanzaron los dedos ni de las manos ni de los pies) pensaba en, ¿ qué estaba haciendo yo el 25 de septiembre de 1,972? Y caí en la cuenta que no había nacido aún, estaría parte de mí entre los ovarios de mi madre y la cremallera de mi padre, -en la rabadilla diría mi mama- ni por asomar siquiera yo nacería siete años después de la partida física de Alejandra Pizarnik. Hasta hace poco la descubrí como mucho de mi vida que hasta ahora se ha revelado y…

Continuar leyendo…

Las putas de mi cuadra.

Aclaro que yo no soy puta, vaya a creer usted que yo ando inmiscuida  en esas suciedades, promiscuidades y todo lo que termine en ades.   Eso de tocar hombres ajenos no va conmigo santa que nací y santa que me he de morir, pulcra y casta de pies a cabeza. Por eso dentro del manto de la dobla moral y los sopotocientos golpes de pecho lanzo la piedra más grande, terronazo, talpetate en ladrillo y piedra de río sin haberse convertido en piedrín molido toavía. Porque ya con filo vuela el ayote. A propósito estoy escuchando música de Abracadabra y…

Continuar leyendo…

Noche silenciosa.

Qué silenciosa está  la noche que madruga a oscurecer las horas de la tarde, que perezosa se retira atrasando el alba. Vendrán urgentes las tonalidades de chiltotos, sus ocres, sus colores tierra colorada, de arena roja, de ladrillo, de mostaza, a las carreras los desnudará el invierno para emponcharlos con sus copos algodonados, la época del frío ya llegó con su silencio, con sus   nieblas, con sus celajes que de tan hermosos duelen en el alma, en la nostalgia, en los recuerdos de infancia. En las imágenes difusas de los noviembres y sus barriletes, en los ayotes en dulce, en…

Continuar leyendo…

Recato, disfraz y encubrimiento.

Yo crecí en la parte más alta del cerro que es Ciudad Peronia,  la cuadra en donde viví es una  cuestona entonces cuando nos tocaba la chamusca tenías que tener cuidado de no patear la pelota  fuerte porque se iba hasta la cola del diablo y te tocaba carrerearla para que no fuera a dar al barranco, porque agarraba aviada cuadra abajo. Crecí escuchando  lo que  las niñas no podíamos hacer, te lo decía tu mamá, te lo decían las vecinas, te los decían en la escuela,  te lo recalcaba tu Tata, lo escuchabas en el mercado,  te repetían lo…

Continuar leyendo…

El origen de mi locura. (II)

Continuando con las profundas investigaciones sobre el origen de mi locura, una de las tantas hipótesis es haber nacido  a culumbrón, como los hombres. Dice la abuela que de seguro se me airó la rabadilla en lugar del cerebro. Pobre patoja tiene el aire en el  fondillo nomás.  Dicen que a  la nieta marimacha de nía Juana seguro  que cuando nació alguno de los truenos de  aquella  tarde de tormenta le amelló la choya, el filazo le dejó una gotera y que por ahí se le escapó  el juicio que se fue juído con uno de los claveles rojos que…

Continuar leyendo…

El origen de mi locura. (I)

Buscando algo para leer, me encontré de nuevo con un texto precioso de Manuel José Arce. Urge Soñar. Me trajo recuerdos. Buscando dar con el origen de mi locura, mi papá y mi mamá se enfrascaban en posibles causas. Siendo la única hija que sufre del mal irreversible y como ya no había nada qué hacer para la cura, se resignaron a buscar las causas. Mi mamá dice que no sabe por qué salí así, que de seguro me hicieron cuando mi papá estaba borracho y que por ahí el esperma estaba medio dundo. Mi papá lo adjudica al cruce…

Continuar leyendo…

Un réquiem para tío Minche.

Ayer en horas de la mañana  falleció tío Minche en la capital de mi terruño amado, una llamada telefónica tría la noticia. Juan Benjamín Oliva Ramos conocido en el bajo mundo de los y las Oliva como tío Minche. Uno de los hermanos mayores de mi Tatoj. De tío Minche guardo escasos y borrosos recuerdos de infancia, obsoletos para una hoguera de sentimientos en plena capilla ardiente del difunto, difusas imágenes de una silueta delgada de un hombre alto y moreno, el único de los tíos que recuerdo nunca haber visto vestido como típico zacapeco al contrario siempre con pantalón…

Continuar leyendo…

Hoy te pensè.

Hoy te pensé, te pensé como te pienso siempre cuando mis manos tiemblan a la hora de escribir. Te pensé como en todos los agostos, como en tu exclusivo seis. Estabas ahí hablándome como siempre, entre las paredes, las ventanas y los muebles. Te miré, me sonreíste  y me hiciste estremecer, estabas ahí vos como siempre, inamovible, en nuestra íntima expresión. Qué hacés che, me preguntaste y luego comenzaste con el recital de prosa intacta…, esa tuya argentina, con tu acento del sur, con los sermones de siempre no me atreví a contradecirte porque entonces ya no comería de los…

Continuar leyendo…

Manifiesto.

Ayer vi la fotografía en un  periódico nacional de la esposa besando al esposo que fue sentenciado a 21 años de cárcel por violar a su hija de siete años de edad. Se despedían con un beso en la boca.  La imagen es chocante para la vista, para el raciocinio y para el sentimiento. Pero yo la entendí a  la perfección.  No era el amor de la mujer a su esposo sino su desamor a su hija lo que demostraba el beso. Siglos de patriarcado… Que hablen las expertas tituladas con sus nombres rebuscados para darle forma y explicación a…

Continuar leyendo…

Adiós amor.

La última noche de julio no suelo dormir porque son las vísperas de agosto y cierta emoción me embarga, lo he esperado con impaciencia de niña,  lo abrazo desde la madrugada inmersa en una especie de veneración que solo se le tiene en la infancia a la hora de la tenta y de ir a barranquear: finalmente viene a mí el mes del jocote de corona, de las lluvias, de las nieblas  y del frijol camagua. Viene a mí, mi natal Comapa. Es el mes de mis padecimientos, mi alma se larga sin permiso alguno y me deja huérfana de…

Continuar leyendo…

Venus de mi enajenación.

Yo te busco en la niebla cuando llueve, te respiro  en la noche cuando duerme y  te converso en  la que solo quiere pernoctar,   en  el rocío de la madrugada que se alista para amanecer vuelto escarcha en invierno, ahí te encuentro. Te siento cuando el viento canta, cuando el día asoma, cuando el sol recita a deshoras los versos que no te pude escribir. Cuando se bebe en una botella de vino los tímidos  que prefirieron jamás concebir  la paranoia de  un poema –de los que te envío en barcos de papel-  y se quedaron deshilados atados a los…

Continuar leyendo…

Un girasol en mi balcón.

Lo girasoles son las flores de agosto en mi pueblo rentado, son las flores del verano. Cuando aterriza agosto los campos se visten de amarillo, los mirasoles embellecen cualquier parque, cualquier extravío, son mi alucinación en mi reserva forestal rentada, ahí están de pie a la orilla del camino. Cuando florece un girasol también cantan las chicharras y las noches eternas bailan con el concierto de los grillos, en mi balcón siempre se posa una luciérnaga amiga a la que le ha dado por iluminar los gladiolos que huraños aun no se atreven a florear. Ella no pierde la fe…

Continuar leyendo…