El licor y yo.

Mi relación con el licor comenzó al mismo tiempo en que nació en mí la pasión por el balompié. Decir que en mi vida solo ha estado la pasión y no la adicción es mentir, es traición. Fácil es hablar de los entrenos, de los goles de chilena, de las ovaciones gritando, ¡gol! De las fintas, de las guanacas y de los goles olímpicos. Hablar de la pasión es un encanto, fluye, nutre por eso es llamada pasión a esa fuerza extraordinaria que se apropia de las venas y del corazón. Ni un orgasmo ni multiorgasmos se asemejan siquiera a…

Continuar leyendo…

Tricentenaria Universidad de Mis Amores.

Cuando tenía doce años de edad fui con mi papá a vender helados a la zona 12, él ya trabajaba como conductor de tráiler y al final de la avenida en las cercanías del Irtra se encontraba el predio donde despachaban los contenedores . El lugar estaba lleno de conductores las únicas mujeres eran las señoras que vendían en la cafetería. Íbamos con hielera cada uno, eso cuando él tenía días libres de lo contrario íbamos con mi hermana mayor y nos parábamos en el lado de afuera del portón y ahí se acercaban a comprarnos helados. Yo siempre he…

Continuar leyendo…

Café con leche.

Recuerdo que estaba en una fiesta de quince años de una compañera de grado cuando llegó el novio de mi mejor amiga iba a acompañado de otros tres muchachos, él era el chico popular de la colonia y mi amiga era la chica por la que todos babeaban. Mi amiga no fue conmigo a la fiesta. El patojo era un don Juan para andar mujereando y ya había traicionado a mi amiga docenas de veces y ella se las había dejado pasar fingiendo que no creía lo que la gente le contaba de él. El acabose fue cuando él empezó…

Continuar leyendo…

Una galleta.

Cuando nació mi hermana mayor mi mamá cuenta que mi papá por poco se infarta decepcionado porque él quería varón, cuando nací yo otro tanto, ya tenían dos niñas y el hombre se moría por un heredero de su falo, para eso de continuar con el legado de la sangre y el nombre, el famoso apellido. Pasaron diez años desde que nací hasta que convenció a mi mamá para que se preñara otra vez e intentaran por última vez engendrar un varón y así fue que tuvieron a mi hermano Guayito: canche de ojos grises y cabello de colochos aguados.…

Continuar leyendo…

Las Heroínas de Ciudad Peronia.

Fue abusada sexualmente cuando caminaba por las cercanías de la avenida Bolívar, trabajaba en el sector iba de regreso a su casa en Ciudad Peronia se dirigía hacia la estación de buses, fue alrededor de la siete de la noche. Tres hombres la sujetaron, le taparon la boca y la llevaron hacia un sector oscuro y ahí en la banqueta la violaron todos. Quedó embarazada, tenía catorce años de edad. Sus abusadores nunca fueron capturados y la denuncia no pasó de ser una de miles. La madre de la joven buscó la ayuda de las Heroínas de Ciudad Peronia. Así…

Continuar leyendo…

Algún día lo entenderás.

Hace unos días fui a desayunar con un amigo originario de Kenia, su color de piel es oscuro como una noche cerrada de lluvia torrencial y me trastorna siempre que lo veo se lo digo, así que cuando mis manos están junto a las suyas se ve el contraste de tonalidades entre moreno y negro algo así como la tierra seca y el barro cuando se está moldeando en manos de una artesana. Hay una química muy fuerte entre los dos, él es deportista con una disciplina de envidiar y al igual que yo adora las actividades al aire libre,…

Continuar leyendo…

Un mate y un vino tinto.

Quisiera, cuánto quisiera compartir un vino tinto, un mate y un atardecer, como tantas veces lo dijimos que si lo permitía el destino lo íbamos a hacer. ¿Qué destino es este que de tajo se robó el tiempo? Ingratas circunstancias te despediste tiernamente y me dejaste aquí enamorada de tu voz. De tus ojos de cielos desnudos de verano argentino, de tus manos ajadas que guiaron mi caminar de patoja recién emigrada que condenaba su adversidad. Me dejaste habitada de vos, colmada de tu encanto. Tu ojos que me vieron entre la multitud de la diáspora, tu corazón que escuchó…

Continuar leyendo…

Oficio de mucama.

Cuánto he aprendido lavando baños, sacudiendo muebles, doblando ropa, limpiando cocinas con gabinetes de madera africana, butacas italianas. Cristal alemán. Sábanas francesas. He tenido el privilegio en esta vida de haber nacido y crecido en la miseria económica y he llegado a este país a trabajar en el sector del Estado más exclusivo en donde viven las familias millonarias: dos realidades puestas en mis manos, ambas las he vivido y respirado desde mi invisibilidad. Cuánto se aprende de la vida siendo invisible. La felicidad es tan fugaz que ni siquiera da tiempo de festejarla, no llega ni a un suspiro,…

Continuar leyendo…

Mis silencios.

De metáforas están hechos mis silencios, edificados en esbozos de imágenes que se deshilan, se amoldan, se diluyen, que hilan pequeños concepciones en sedas de telarañas que no se pronuncian en mi voz: colores, aromas, sonidos, cortezas, sabores: de mis multimundos, de las órbitas de una atmosfera que solo habita en el origen de mi respiración. Algunas veces: agitada, impulsiva, apasionada, abrumada, confundida, consciente, tenaz, necia y últimamente serena. Silencios que son incapaces de apoderarse de mis labios y hacerlos hablar. Son silencios que han aprendido a escribirse, para entenderse a sí mismos no para explicarse ante nadie más, a…

Continuar leyendo…

Estación el amatón.

Escucho tu canción y ahí aparecen de pronto tus ojos avellana Mirándome saltar los tapiales corriendo libre entre la arada. Lavando el nixtamal con mis manos de niña. Acariciándote los murushos rubios en un descuido de tu cautela. Mi imaginación te admira en los surcos de algodón Cortando la flor con tus manos de güira, sangrantes las yemas de tus dedos. Te escucha de adolescente llorando de dolor pariendo a tus crías. Se esconde entre las parvas de leña y te mira con tu sombrero de paja Astilladas tus manos, inflamadas tus venas, conversando con las cáscaras de encino. Con…

Continuar leyendo…

Ojos de espejo azul.

Ha salido el sol en La ciudad de los Vientos, después de tres días de gélidas y mortales temperaturas el clima empieza a ser benevolente con nosotros. Se ha conmovido quizás por tanto rostro triste y empañado como vidrio sin limpiar, ojos de miradas muertas y lágrimas que prefieren quedarse en el umbral, para guardar tibias el calor de las tristezas contenidas. La soledad se ha instalado en las puertas de los edificios en donde vive el proletariado de esta enorme urbe. El desempleo se ríe a carcajadas, como diciendo: el infortunio del fallido sueño, como repitiendo: vaya emblema. Como…

Continuar leyendo…

Alias Pelu.

La imagen suya recitando en el patio de la Escuela Para Niñas José María Fuentes, frente a las niñas y las maestras para los lunes de actos cívicos la tengo impregnada en la memoria. Siempre fue la abanderada del salón, excelente oradora y quien recitaba la Jura a la Bandera. Quien representaba a la escuela en eventos culturales para las fiestas patrias, cualquier poema se aprendía con facilidad y los recitaba con sentimiento puro y transparente que dejaba llorando y suspirando a los padres de familia y maestras. La contemplo así con su uniforme azul, blusa blanca, calcetas caladas azules…

Continuar leyendo…

Crónicas de una Inquilina.

Apenas ayer que fui a nadar, me decía una señora: ¡por qué se cortó el cabello si tan lindo que lo tenía! Rezo de prácticamente todos los días de este año. Me lo dicen en la gasolinera, en la panadería, en el supermercado, en la librería, a donde quiera que voy me reclaman como si derecho tuvieran de decidir en mi cuerpo. Para diciembre de 2012 me lo corté prácticamente de raíz. Llevo un año en que las personas creen deducir que algo malo pasa dentro de mi cabeza, que no sé razonar muy bien y que estoy pasando por…

Continuar leyendo…