Matilde y su musa de terciopelo.

Esa tarde Matilde se dirige hacia el puerto de Lisboa le gusta escribir mientras se desborona la tarde sobra la aguas saladas del mar. Está de vacaciones en Portugal como suele hacerlo cada verano, alquila una cabaña con vista al mar. Ahí durante ese tiempo es ella sin conductor de automóvil rentado, sin el ejército de editores  exigiéndole un libro para publicar en cierto lapso de tiempo. En Lisboa y exclusivamente en el verano se deshace del abrigo de escritora y camina en sandalias, compra su comida en el mercado del pueblo y cocina sus cenas. Por las mañanas se…

Continuar leyendo…

Diosas nocturnas

El otro día una amiga ( de parrandas) me invitó a que saliéramos a despedir el otoño -fue el pretexto- su atinada propuesta fue que atravesáramos la ciudad y buscáramos una de esas discotecas de moda en el corazón de Chicago específicamente en donde habitan las bebidas espirituosas en manos de anglosajones europeos y afrodescendientes de acomodado nivel social. Y yo que desde que tengo conciencia soy chiniquera en primer plano pensé en ir pero no estaba de ánimo y la lesión en uno de mis ligamentos me lo impedía por completo , no fui. Las discotecas, son un centro…

Continuar leyendo…

Transgredida

Trata por todos los medios de no perder el conocimiento de mantenerse despierta tiene miedo de morir. Dale, dale, dale celebran  las voces al unísono, Athena trata de movilizar su cuerpo pero  le es imposible le han inyectado algún tipo de sustancia que la tiene estática y débil. Clava sus ojos como alfileres sobre los rostros de los tres hombres,  trata de hacer un recuento mental y se pregunta, ¿cómo llegó a ese lugar? Pero su memoria desprende acetatos de imágenes borrosas y confusas, solo recuerda haberse tomando una gaseosa con uno de sus catedráticos de universidad justo en una…

Continuar leyendo…