Semitas per calmare l’anima

Tradotto da Monica Manicardi Parlando con la nonna di Comapa “sapete come sono fatte las semitas?, le chiesi dopo 17 anni di diaspora, cosa che persino io rimasi sorpresa. Com’è possibile, negra mi disse, che non hai mai chiesto a tua nonna la ricetta delle semitas prima d’ora? Mia nonna iniziò a dettarmi gli ingredienti della semitas, del pane di riso, delle quesadillas e delle salporas. Ho tirato fuori un foglio di carta e ho annotato.  Calcola ad occhio lo zucchero, mi ha detto, prova poco a poco e vedi di aggiungerlo se ce ne bisogno. Tante uova per la stessa quantità di farina,…

Continuar leyendo…

Semitas, pão de arroz e salporas: Na Guatemala, cozinhar é como fiar o tecido dos ancestrais

Tradução do Beatriz Cannabrava, Revista Diálogos do Sul Vovó, e falando de Comapa, a senhora sabe como se fazem as “semitas”? perguntei para minha avó depois de 17 anos na diáspora, e até eu me surpreendi. Como é possível, negra, me disse, que não tenha perguntado antes a receita das “semitas” de sua avó? Vovó começou a me ditar os ingredientes das “semitas”, do pão de arroz, das queijadinhas e das “salporas”. Peguei uma folha de papel e anotei. Vai experimentando o açúcar, me disse, e vai provando a cada pouco e aí você vai pondo mais se precisar. Tantos…

Continuar leyendo…

“Semitas” to soothe the soul

Translated  by Marvin Najarro “Grandma, speaking about ‘Comapa,’ do you know how  ‘semitas’ are made?” I asked my grandmother, after 17 years in the diaspora, of which even I was surprised. “How is it that, Negra?” I said to myself, “that you haven’t asked your grandmother the recipe for ‘semitas’ before.” My grandmother began to dictate the ingredients to me, for “semitas,” “pan de arroz,” “quesadillas” and “salporas.” I pulled out a sheet of paper and wrote them down.  “Figure out the sugar,” she told me, “add it depending on what your taste tells you. Depending on the amount of flour add…

Continuar leyendo…

Semitas para calmar el alma

Abuela y hablando de Comapa, ¿usted sabe cómo se hacen las semitas?, le pregunté a mi abuela después de 17 años en la diáspora, que hasta yo me sorprendí. ¿Cómo es posible, negra?, me dije, que no le hayás preguntado antes la receta de las semitas a tu abuela. Mi abuela comenzó  a dictarme los ingredientes de las semitas, del pan de arroz, de las quesadillas y de las salporas. Jalé una hoja de papel y anoté.  Tanteado el azúcar, me dijo, a como vos vayás mirando, probá a cada poco y ahí le vas agregando si necesita más.  Tantos huevos por…

Continuar leyendo…

Los últimos día de invierno

Los primeros brotes cuando la naturaleza comienza a extender sus brazos a finales del invierno, despiertan la ilusión de la primavera que viene asomando. Es como si la tierra bostezara sacudiéndose el letargo de la época del frío y esas primeras flores se convierten en la frescura de la esperanza. La nieve entonces se derrite cuando la tierra comienza a calentar y sale el sol después de haber pasado seis meses escondido atrás del cielo cenizo. En esos días llueve agua fría, agua nieve, neva y también por ratos todo se seca para empaparse nuevamente con la lluvia fría y…

Continuar leyendo…

De aquel grupo de lectura

Nunca pude participar en ningún grupo de lectura, bueno sí, una vez, recién llegada a Chicago. Dije, nada pierdo con intentarlo, tengo libres esas horas así es que iré, me atravesaba la ciudad para ir, pero me fue como en feria.  Lo jodido que es sentarse a conversar con un grupo de escritores y poetas no sé qué. Los egos salían de las tazas de café caliente y se trepaban por el techo en competencia de ver quién de ellos llegaba más alto. Al final, de la trama del libro se terminaba hablando pura estada, es decir: nada.  Yo era la…

Continuar leyendo…

La donna della tenerezza negli occhi

Tradotto da Monica Manicardi Sono concentrata leggendo un libro quando all’improvviso la vedo apparire, una donna asiatica, alta, slanciata, con un cappotto invernale maestoso. Torno alla mia lettura ma non riesco a concentrarmi e torno a vederla, tanta bellezza in una sola persona. Ma com’è possibile, mi domando, cercando di leggere nuovamente il mio libro, che tanta bellezza abbia anche la sottigliezza della tenerezza, perché nei suoi occhi ho visto la tenerezza. Torno al mio libro, solo per abbassare la testa e fingere di leggere perché ho perso la concentrazione. La donna slanciata sta andando a prendere sua figlia di…

Continuar leyendo…

The Woman With Kindness in Her Eyes

Translated  by Katrina Hassan I am concentrating reading my book when all of a sudden I see her appear. A tall and slim Asian woman, wearing a sumptuous winter coat. I go back to reading but I can’t concentrate, looking at her again. So much beauty in only one person. “How is that possible?” I ask myself, trying again to read my book. Besides such beauty, I sense, subtly, kindness. I see it in her eyes. I go back to my book, only to lower my head and pretend to read, because I have lost all my concentration. The slim woman…

Continuar leyendo…

La mujer de ternura en los ojos

Estoy concentrada leyendo mi libro cuando de pronto la veo aparecer, una mujer asiática, alta, esbelta, con un abrigo de invierno majestuoso. Regreso a mi lectura pero no puedo concentrarme y vuelvo a verla, tanta hermosura en una sola persona. Pero cómo es posible, me pregunto, intentando leer mi libro de nuevo, que tanta belleza además tenga la sutilidad de la ternura, porque en sus ojos vi ternura.  Regreso a mi libro, solo por bajar la cabeza y fingir que leo porque perdí la concentración. La mujer esbelta va a recoger a su hija de cinco años que se encuentra…

Continuar leyendo…

Por mi amor al deporte

Cada primero de enero desde hace ya muchos años, voy a realizar ejercicio a mi reserva forestal rentada, es mi forma de agradecer al deporte lo mucho que le ha dado a mi vida, pero también es mi promesa de continuar realizando actividad física siempre. Cuando hay suerte para esta fecha del año ya ha nevado, es raro cuando no sucede. Entonces el bosque se torna en un lugar mágico, el viento que sopla para ésta estación del año es la mejor compañía junto a los animalitos silvestres que hacen de esa arboleda su hogar. Ir a caminar y subir…

Continuar leyendo…

Diez más diez, más otros diez, más cinco

Las clases para estudiar el magisterio de Educación Física eran de 7 de la mañana a 6 de la tarde, la única clase práctica que teníamos en la mañana era natación, de ahí todo era teoría y hasta después de almuerzo teníamos las clases prácticas que en realidad también llevaban teoría y nuestras ansias por la actividad física se veían aplacadas por los folletos de 50 hojas que teníamos que fotocopiar cada tanto. Libros pocos o ninguno a veces, ahí se estudiaba con fotocopias dada la economía de los padres de familia.  Salíamos a las 12 a almorzar y las…

Continuar leyendo…

Mi café, Simone y Clarice

Los dos únicos libros que mantengo sobre mi  escritorio y no porque no existan otros que me gusten. El del Segundo Sexo de Simone de Beauvoir y el otro que es una biografía sobre Clarice Lispector, ¿Por qué este mundo? De Benjamin Moser.  El libro de Simone lo encontré en una tienda de libros usados que visito de cuando en cuando. Y porque me costó mucho leerlo al principio con mi inglés más para allá que para acá, con diccionario en mano me di a la tarea de adentrarme en esas páginas y ver sobre qué es que hablaba esta mujer.  El…

Continuar leyendo…

Tres turnos al día

Intento abrir la puerta de la panadería y el viento que está en contra lo hace más difícil pero además es una puerta antigua, con bisagras antiguas sin mantenimiento que vuelven a la puerta una fortaleza, cuando por fin lo logro se deja ir con aviada y me da en la  espalda, salgo revirada hacia el frente y apenas logro mantener el equilibro. La muchacha que está en caja sonríe y también el señor maestro panadero. A usted no la quiere la puerta, me dice el maestro panadero, un señor como de unos 75 años de edad. Cállese, que en la…

Continuar leyendo…