Las vendedoras de la aldea

Siempre vienen a mi mente cuando las flores de las diez comienzan a abrir sus pétalos en las mañanas tibias del verano. Y con la brisa tenue de los días de sol y canícula, aparecen las panadas de agua regando el patio empolvado de aquella casita fue el nido que abrigó la inocencia  de mi niñez. Y  el olor a tierra  mojada llega hasta la ventana de mi habitación, aquí en esta tierra lejana donde hoy planto ajos, semillas de tomates y acomodo las ramas de las parras de hierbabuena que se expanden galantes como enredaderas entre las flores de chiliguas, los tiestos…

Continuar leyendo…

Entre el bullicio y la serenidad

Hay días en los que quiero escribir y no puedo y por más que lo intento no fluye, las palabras se esconden. Las ideas se hacen nudos ciegos en mi cabeza y no las puedo desenredar. Enciendo incienso, humo mi habitación, me preparo un té, realizo algunos ejercicios para estirar los músculos, respiro profunda y lentamente. Lo vuelvo a intentar.  Y pasan los minutos y las tres líneas en la hoja en blanco no avanzan, entonces sé que no es día para escribir. El vaso está vacío, no debo escribir cuando el bullicio no me permite expresarme. Necesito el silencio.  Por…

Continuar leyendo…

Las Insurrectas: Doña Vicky, la primera fotógrafa de Ciudad Peronia

Apareció con su cámara colgada del cuello y comenzó a ofrecer sus fotografías, como quien ofrece queso fresco cuarteado, flores recién cortadas, escobas, limar cuchillos, comprar botellas y papel periódico; así simple en un día cualquiera de arrabal. Fue para la década del noventa cuando en Ciudad Peronia solo existía un fotógrafo que llegaba de la capital los domingos  a retratar y regresaba a las semanas a entregar las fotografías  que dejaba fiadas   y   que le iban pagando por pocos.   Era importante retratar a los niños recién nacidos y al güiralito conforme iba creciendo y si se podía el retrato familiar, las fotografías eran…

Continuar leyendo…

Mis pinturas son mis propios intentos

Esa mañana me senté frente a la canva y me le quedé viendo, parecía una hoja en blanco, inmensa, inmensa, inmensa. Llegué tarde a la pintura, me he dicho muchas veces cuando quiero dibujar algo y no lo logro, o cuando me imagino la pintura de una manera y termino haciéndola de otra, menos vital, menos delicada y al contrario es  tosca y con una técnica pobre, de quien desconoce totalmente los lineamientos del arte de la pintura y por supuesto no los domina.  Pero me gustan sus líneas toscas, los brochazos ásperos y sin sentido, la revoltura de colores, la intensidad…

Continuar leyendo…

Nadar contra corriente

Hoy me disponía a escribir mi artículo de opinión y mientras preparaba el café busqué música en YouTube y apareció Schubert. Me quedé quieta unos minutos escuchándolo, luego fui a la cocina por la taza de café y regresé a mi escritorio, lentamente su música me fue llevando a otros tiempos, a otros lados; a la edad de la juventud y el hambre, la angustia y el miedo.   Busqué en mis manos los pentagramas musicales que siempre dijo el profesor de Formación Musical que tenemos todos entre los dedos, me levanté con mi taza de café y seguí el ritmo…

Continuar leyendo…

Mi primer amor en las artes

Mi cama no tiene cabecera, reparé en eso hace dos días cuando quise leer en la noche y me dolió el lomo repesado en la pared, si le pongo una ya no cabe la silla en la que me siento a escribir frente a mi escritorio  y prefiero escribir. Mi estudio-habitación está lleno de pinturas que tapizan las paredes junto a una guitarra que cuelga a un costado de dos atrapa sueños. Ese estudio-habitación está  lleno de tiestos con pinceles y telas de arañas en las esquinas, mi escritorio ocupa buen espacio,  y no, no guardo sitio  a los libros así es que mi biblioteca…

Continuar leyendo…

El faro

Náufraga, yendo de tormenta en tormenta, después de haberlo intentado todo para llegar a la orilla y sin poder mantenerme a flote por mí misma, me di por vencida pensando que serían las olas las que arrastrarían mi cuerpo inerte, pero de pronto, no sé cómo, no sé por qué razón, porque es algo que me he preguntado mil veces y no logro obtener respuesta, pero apareció frente a mí  en la noche más oscura, un hermoso faro que me tomó en sus brazos, me abrigó con su calor y desde entonces ha curado mis heridas más profundas con su ternura…

Continuar leyendo…

La maddalena

Tradotto da Monica Manicardi Da molto tempo sto con la voglia di una maddalena, una maddalena che abbia il sapore delle maddalene del Guatemala degli anni 90, ma sono passati 29 anni e vivo negli Stati Uniti, a molti chilometri di distanza e per il mio dolore ho la certezza che il mio sapore di quella maddalena di una volta non esiste più; questo risveglia ancora una volta in più il mio desiderio di comprare una maddalena, sì, una maddalena di queste, di quelle maddalene che erano una squisitezza, voglio comprare una squisitezza con il sapore della maddalena degli anni…

Continuar leyendo…

Xiéxié

Observo por la ventana del automóvil el cielo oscurecido, todo el día ha estado soleado  pero es agosto y  es la hora de la oración;  en un santiamén bajan las nubes amontonándose unas sobre otras con sus vientres a reventar; el paisaje de cielo azul en pampa se torna cenizo, está por caer un aguacero. Me voy a encontrar  de frente con la tormenta, en el horizonte se ve el raudal aplacando el calor de los últimos días de verano, el tráfico va lento es viernes,  estoy cansada, quiero llegar a la casa y tumbarme sobre la cama y dormir, dormir con el aguacero cayendo,…

Continuar leyendo…

A nostalgia guatemalteca que não se pode alcançar vivendo nos Estados Unidos

Tradução do Beatriz Cannabrava, Revista Diálogos do Sul Para minha pena tenho a certeza de que o sabor daquelas magdalenas de antanho da Guatemala não existe mais Há muito tempo tenho desejo de comer uma magdalena, uma magdalena que tenha o sabor das magdalenas da Guatemala na década de 90, mas já passaram 29 anos e vivo nos Estados Unidos, a longas léguas de distância e para minha pena tenho a certeza de que o sabor daquelas magdalenas de antanho não existe mais; isso aviva ainda mais meu desejo de comprar uma magdalena, sim, uma magdalena dessas, daquelas magdalenas que…

Continuar leyendo…