Mi libro: Historia de una indocumentada travesía en el desierto de Sonora-Arizona.

No es nada sencillo estar sentada frente a este ordenador y tratar de escribir de mi libro, le huí a este momento porque imaginé que así sería y no me equivoqué. Significa un reto porque nuevamente debo enfrentarme a mi memoria que guarda por seguro también inconscientemente recuerdos de experiencias que marcaron mi vida y que emergen cuando menos me lo espero y se paran frente a mí retándome, me encuentran desarmada y sin el deseo de combatir, porque ya no quiero cuestionar, ni explicar, tampoco aferrarme como náufraga a los pretextos. Hace muchos años cuando era niña vendía helados…

Continuar leyendo…

Lady Chiles.

En México hace unos días   salió a luz pública un video donde una señora de sociedad expone en las redes sociales a su empleada doméstica porque según ella se está robando un chile en nogada. El video fue publicado con la frase, “entre más conozco a la gente más quiero a mi perro.” Con el video la patrona pretende evidenciar a su empleada por ladrona, pero su intención fue un fracaso y sucedió todo lo contrario, se volvió un escándalo en las redes sociales y no tardó en ganarse el apodo de Lady Chiles. La sociedad tomó partido a favor…

Continuar leyendo…

Un corte de cabello.

Es muy complicado cuando una persona formula su criterio en base a prejuicios, estereotipos y doble moral y en ese soporte expone su opinión por demás sesgada. Y es mucho más difícil aun cuando esto es cosa de una sociedad completa. En esta ocasión voy a hablar de cómo el convencionalismo ha hecho que muchísimas personas me vean distinto desde que me corté el cabello y se atrevan a decirme las razones por las que me lo corté, según ellos. Y también de cómo la visión es distinta dependiendo la generación y el país. La primera: te cortaste el cabello…

Continuar leyendo…

Hablemos de sexo.

Hablemos de esas cuatro letras que cuando se juntan nos desequilibran, nos cohíben o nos avergüenzan. Hablemos de sexo sin que el morbo nos reprima. Sin ruborizarnos. Hablemos de sexo y rehusemos a que siga siendo un tema tabú. Disfrutemos del sexo sin que el recato nos estorbe. Sexo. Ese erotismo fascinante que nos embelesa. Hablémoslo. Nos perdemos de tanto cuando lo prohibimos, cuando confundimos la decencia con la timidez y con la reclusión. En el sexo no se puede ser decente, ni tímido y mucho menos prisionero, más importante aun; no debe ser forzado. No se puede violentar ni…

Continuar leyendo…

La frescura de los estereotipos.

Cuando jugaba fútbol me decían que por qué no jugaba baloncesto porque el fútbol era solo para hombres. ¿Qué sucede con los hombres que practican baloncesto? Cuando me veían jugando trompo y cincos me decían que por qué no jugaba muñequitas como las niñas porque esos juegos eran de niños. ¿Qué son los niños que juegan muñecas en lugar de trompos y cincos? Cuando practiqué halterofilia me decían que mis piernas eran muy musculosas que parecían de hombre y no me veía femenina. ¿Cómo es verse femenina? Cuando dejé de practicarla y me dediqué al trabajo cardiovascular y mi masa…

Continuar leyendo…

Matar a un artista.

En la Guatemala apática matar un artista no es cosa de violencia común, en mi país al artista lo mata la desidia de la sociedad y el empeño del sistema opresor. Hablo de los artistas verdaderos, no de las imitaciones que se ensalzan entre ellas y se autoproclaman almas elevadas. No hablo de ananados ni de oportunistas. Hablo de los auténticos. De los de una pieza. No hablo de los que hacen todo a base de contactos. Hablo de los que desde sus limitaciones e imposibilidad crean y transforman. Yo hablo de los olvidados y marginados. De los que no…

Continuar leyendo…

De recato liberal.

I. Me provocas Despiertas en mí El capricho de verte desnuda Despojada de todo pudor Me tocas Acaricias mi piel impaciente Qué esperas que haga Cuál reacción Si llama el delirio Atiende. II. Como una flor Te abres como una flor Plena, majestuosa Ante el amor. III. Toma mis manos Guíalas, Muerde mis labios Despiértalos Sosiega esta inquietud De tinieblas Cólmame de incadescencia Intuye mis silencios Hazme rebalsar Hasta que no quede una gota De esta soledad. IV. Diosa de la soberaría de tu cuerpo Qué arrebatos intentas desafiar Te prevengo, son indecentes De recato liberal Un tanto dementes ¿Aún…

Continuar leyendo…

Descaro y silencio ante el abuso militar y caciquero en Guatemala.

En mis tiempos de adolescente leer La Extra –que saber si todavía existirá- era para que se le pusieran los pelos de punta a cualquiera, hoy si uno se quiere infartar, derramar bilis, o irse de culo solo necesita leer los comentarios que dejan los lectores de los periódicos en las redes sociales. La Extra se quedó corta. Ya no es necesario el caldo de huevos con tomate y cebolla –y chile chiltepe- para quitarse la resaca de un bacanal de tres días, es solo de leerlos para que desaparezca – o nos inspire para seguir la farra-. Leer esas…

Continuar leyendo…

Bodas de plata.

La novia fascinada por el día de La Virgen de la Asunción quiso casarse un quince de agosto, soñaba con vestirse de blanco y caminar rumbo al altar para dar el sí ante los ojos de Dios. Aunque el sí ya lo había dado catorce años antes en una finca algodonera donde conoció al aguambado que se convertiría en el padre de sus cuatro crías (aguamdadas también). En aquellos años ella cortadora de algodón y él tractorista en la misma finca. Ella de ojos avellana, murusha, canche con cuerpo de mulata. Él, prieto tostado, de músculos fornidos, cabello largo, bigote…

Continuar leyendo…