Giammattei, el criminal y terrorista

Imagine que un presidente recién electo, el día de la toma de posesión en su primer discurso le afloren los aires de dictador y  le grite a la ciudadanía que va a declarar a los niños y adolescentes del país como terroristas, ¡válgame!, pues eso pasó en Guatemala, lugar donde la novela de Miguel Ángel Asturias, El señor presidente, se queda  corta comparada con el día a día del país donde todo pasa y la gente ni se mosquea, porque llegaron a asimilar lo inverosímil con la naturalidad del realismo mágico de las finconas latinoamericanas.  Un Giammattei recién ungido por la cúpula…

Continuar leyendo…

El peor gobierno de la historia

En Guatemala cada vez que termina un gobierno decimos desahuciados después de la aporreada de cuatro años: que se va el peor de la historia del país, como si con eso les diéramos donde más les duele a los pícaros, pero a ellos ni cuillo.  Y también decimos con el nuevo y sus primeras tranzas que ése es peor que el anterior y terminamos con la cola entre las patas casi canonizando criminales de gobiernos pasados con tal de darle en el ego al presidente de turno y, en ésas llevamos décadas acumulando rosarios de gobiernos malogrados y de patadas de…

Continuar leyendo…

Graduaciones de verano

Los graderíos del campo de fútbol americano de la escuela se llenaron de gente, el sol de los días de verano estaba sazón, en su mero punto, el clima era perfecto, los asistentes iban en sus mejores galas, no era para menos pues se graduaban de la escuela secundaria los retoños de la familia. Muchos nacidos en Estados Unidos y otros emigrados de niños que hablaban inglés sin acento y a los que el recuerdo del país de origen les iba quedando cada día más lejos, como la universidad, la casa de los abuelos y la residencia legal en el…

Continuar leyendo…

Somos lo mismo que juzgamos

En las manifestaciones en Colombia en días pasados, varios migrantes venezolanos fueron vapuleados por gente  que los acusó de robar y crear disturbios, esa misma gente que exigía derechos humanos a Duque, mientras otros ensalzados por el amor patrio denunciaban en redes sociales que esos migrantes tales por cuales atentaban contra la seguridad nacional; actuando con esto de la misma forma en que lo hacen los caucásicos racistas en Estados Unidos contra los migrantes indocumentados latinoamericanos y los mismos caucásicos europeos contra los afros en Europa. ¿Habrían vapuleado a los migrantes de haber sido estos caucásicos, estadounidenses o europeos? Ajá, eso  mismo.…

Continuar leyendo…

El silencio ante el oprobio

Existen  muchas formas  para ser cobardes, canallas y ruines,  existen muchas formas para matar sin apretar el gatillo, de violar sin tocar un cuerpo  y todas se compactan en el silencio; guardando silencio ante el oprobio violentamos y asesinamos doblemente: nos convertimos en cómplices de los delitos más crueles.  Cuando nos escudamos en ideologías y religiones como pretexto para esconder nuestra mediocridad y miseria de ingratos deshumanizados, alevosos y altaneros. O peor aún cuando decimos que no tenemos ninguna ideología y ninguna postura política por ende no  nos involucramos creyendo que eso nos salva de problemas y nos permite estar en paz con todos: porque lo…

Continuar leyendo…

Perdón Guatemala, te fallamos

Ríos secos a causa de la extracción minera y del robo de agua para riegos masivos de palma africana. Guatemala ocupa el cuarto lugar en la  tala ilegal de árboles a nivel mundial, un país deforestado hasta la raíz; se acabaron la selva Lacandona para cuartear terrenos para fincas ganaderas y de siembra de palma africana. Un ecocidio tras otro dejando a comunidades enteras sin los recursos básicos de subsistencia;  por ende esta gente  se ha visto obligada a emigrar de forma indocumentada. Defensores del medio ambiente asesinados por defender el derecho a la vida, porque defender los ecosistemas es defender la vida…

Continuar leyendo…

Escribir, como resistencia al patriarcado

A Manuela Sáenz la siguen recordando por su relación sentimental con Simón Bolívar y no por su hazaña revolucionaria. Relegarla a ser la “Libertadora del Libertador”,  y rendirle honores por esto, es una terrible falta de respeto a su legado de rebelión y feminismo, pero también  es un ejemplo muy claro de lo que hace el patriarcado con las mujeres, en donde la ideología no tiene nada que ver.  En una entrevista realizada a Alice Munro, le preguntaron si imaginó ganarse algún día el Nobel, ella contestó que nunca, por ser mujer,  aunque claro está, -comentó- que ha habido mujeres que lo han ganado.…

Continuar leyendo…

Oportunidad de cambio

La sociedad guatemalteca tiene frente a ella  la enorme oportunidad de propiciar un cambio  no solo político pero social y cultural que si se trabaja en éste conscientemente, puede ser el inicio de un camino que nos lleve a la reconstrucción del país en su tejido social.  Pero, ¿está lista una de las sociedades más racistas  de Latinoamérica para romper con el yugo colonial?  Malaya… Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado 14 de junio de 2019.

Continuar leyendo…

Hablemos de racismo

En Guatemala no se habla de genocidio porque la mayor parte de la sociedad lo sigue negando y no por desconocimiento sino por racismo y clasismo; porque en Guatemala somos todo menos indígenas.  Mal propio del capitalino clase media y burgués que cree que con un cartón de universidad,  o por tener sirvienta en su casa  es más y mejor que los demás: un remedo de cacique por su mente colonizada y por ende la presa fácil para los cazadores de arrogancias y tibiezas. Un cartón de universidad no da las agallas, un teléfono celular inteligente no da la dignidad, el sentido común…

Continuar leyendo…

The Vainglorious World

Translated  by Katrina Hassan We live in a vainglorious world. A world where we praise the sleazy, the backstabbers, the unscrupulous and those that step all over people to achieve their goals. In a world of farce, where the only reality is a joke, we create a place that is fed by our actions and passiveness. This depending on what is convenient and whether  or not the winds blow into our bubble of indifference and egoism. In this world there is no respect for others and any living creatures. We are societies of disposable individuals and cowards. Individuals that have lost all…

Continuar leyendo…