Mujer deja tu huella, ¿en dónde pué?

Primero vamos por el café para despertar bien  y entender este embrollo de ¿Mujeres líderes? Lo de “lanzan proyecto si lo entiendo muy bien” -tampoco soy tan dunda-,  porque cualquier mustia con garras afiladas y en desconocimiento total de la decencia, conciencia y honradez  se ha aleado a los soquetes del gobierno en turno y con lo  de “letrada” como pantalla prepara el arsenal que se convertirá en marmaja que desviarán a cuentas de bancos por allá –de los porálles- en el extranjero.
¿Líderes? Claro que lo son, son batuta en el arte del engaño, de la estafa, de la mediocridad y por supuesto  se barajean proyectos que  en algunos  casos son sacados de la manga y otros muy  bien planificados que tienen  como único fin en una laberíntica  telaraña como lo es   la mentada –y talqueada-  Secretaría de las Obras Sociales de la Esposa del Presidente – vende patrias y violador que por si fuera poco ahora se cree el actor principal de CHiPs Patrulla Motorizada y la versión genocida de El Renegado-  hacer constancia de la cantidad de millones involucrados –y robados-  en un proyecto de tal naturaleza.
¿Incidencia de género? Salvo que en sus hijas, sobrinas y amigas que también como ustedes  están aprendiendo el arte de la putería especializada en:  hambrientos de saco fino, infiltrados de cuello blanco, perdón quise decir  de camisas blancas, pashtudos de mocasines y tranceros de ojos zarcos.
¿Empoderar? En la estrategia del arribismo, de la pantalla, de la deshonra, del periodismo amarillista y vendido al buen explotador, al jinete de espuelas de oro, sí de oro porque a costa de las mineras  se están embolsando lo que honradamente jamás podrán tener.  El arte es decencia, alma, vida, corazón: ¿artistas? De artistas no tienen nada salvo una pantomima de un obra de teatro mal ensayada. Con sus lozas posan frente a la cámara con pinturas , trajes y lociones recién acarreadas del último viaje vacacional, pretenden acaso que con su hedor a altanería nosotras –las del arrabal- las alabemos.
¿Incidir en salud, educación, deporte? ¿Acaso tendrán los dos dedos de frente requeridos para comprenden el peso de cada una de esos conceptos?
Salud: qué saben ustedes de salud cuando jamás en su vida han pisado un dispensario, si sus visitas al ginecólogo las hacen en clínicas privadas,  ¿sabrán ustedes de las crías que mueren de hambre diariamente? ¿De las niñas preñadas por haber sido violadas por familiares? ¿Han visitado así por joder nomás, el San Juan de Dios? Vayan a darse una vuelta a emergencias y lleven un pañuelo para taparse sus polveadas narices porque no podrán soportar el olor a muerte.
Educación: vaya que es descaro hablar de educación, cuando no tienen ni por donde pasó la mínima idea de lo que es salir del patio de una  universidad privada – a donde fueron a dormir la mona- y del círculo exclusivo –de come mierdas- de doctoretes y licenciadetes que al igual que ustedes se drogan en las nubes del clasismo, racismo y exclusión.  No tienen ningún derecho a hablar de educación cuando lo que están haciendo es utilizar la oportunidad que tuvieron de aprender a leer y a escribir para: engañar, asaltar, enajenar  y vitorear a: carceleros, traficantes –de voluntades-  genocidas, vende patrias, violadores, estafadores e incultos que con títulos comprados –al igual que ustedes- están dejando en huesos al país.  No,  ni idea tienen de las escuelas donde una maestra tiene tres grados en uno, ni de los docentes que caminan quince kilómetros entre  barrancos y lodazales para ir a impartir el pan del saber a crías que sueñan con aprender a leer y a escribir. De los sueldos atrasados que el flamante Ministerio de Educación no quiere pagar porque mustias como ustedes hacen pactos con proyectos  y  patrañas  de  chicas súper poderosas para desviar los fondos.
Deporte: ahí sí por vida suya se me lavan la boca con arena roja y ceniza de polletón, si quieren agréguenle cal y sal al gusto, agarran un su pedazo de carbón y se limpian las jachas hasta que les saquen brillo.  Porque si ustedes van a su gimnasio privado a tratar de levantar lo que han mantenido con cirugías y liposucciones en el extranjero y sus hijas, sobrinas y amigas han logrado figurar en la élite del deporte nacional no ha sido por esfuerzo propio, ni lo de ustedes ni lo de ellas.  No tienen ni en su tercer pito de mota, de idea de lo que la palabra deporte significa en Guatemala y mucho menos de la cátedra de Educación Física.
Ni de los potreros donde descalzas las crías juegan a soñar. No, señoras ustedes no pueden incidir en un pueblo cuando sus hijos están muriendo de hambre, cuando sus niños son obligados a trabajar en lugar de ir a la escuela, cuando sus niñas están pariendo en lugar de estar alimentándose con la educación formal, no, ustedes no pueden incidir en una patria que ha sido mancillada,  no pueden emancipar ni sus propias conciencias que son esclavas del amor al dinero ajeno, fieles serviles de la opresión y de la  doble moral.
No, señoras y les digo señoras por respeto no porque me nazca porque la tanatada de años que me llevan y que se han intentado quitar con bisturíes  no les han servido más que para afilar el colmillo y deshonrar al género, ustedes de equidad no saben nada.
Sigan abriéndose de piernas en hoteles de la zona viva  y sigan recibiendo su cheque mensual  de manos de la deshonra, sigan apareciendo en pantallas de televisión con micrófono en mano, sigan tomándose fotos para aparecer en la sección de sociales en los periódicos que ustedes mismas controlan y sigan pidiendo a sus periodistas marionetas que les sigan lanzando flores, sí, de las que huelen a alborada de invierno  para ver si así se esconde el hedor a peste que   traen consigo.
Si quieren aprender el significado de las palabras incidir y empoderar, las invito  a enamorarse de la vida, honra, conciencia  y lealtad al género y a la tierra de la Mujerona Wangari Muta Maathai. Como de identidad no tienen nada es la razón por la que las envío al extranjero, pero si desean aprender un poco de la raíz también es válido, entonces de ser así bájense del carro de último modelo y dejen lo blindado en sus mansiones,  vayan a los mercados, a las fincas: azucareras, cafetaleras, fruteras, bananeras, algodoneras, no a tomar el té ni a jugar canasta con sus dueños, sino a dormir en la galeras donde se aperchados fingen dormir las cuadrillas de trabajadores y trabajadoras.
De ser así, vayan a la periferia, caminen en las alcantarillas, de ser así vayan a los poblados donde no hay agua ni luz, donde ningún dispensario es parte del desarrollo del cual ustedes hacen alarde. De ser así conversen con las niñas preñadas víctimas de violación, de ser así vayan al camposanto  al entierro de una víctima de feminicidio.
De ser así vayan a la frontera y conversen con  quienes están abandonando el país  y sus vidas y sus sueños, para lanzarse ahí lanzarse,  a la transgresión de la emigración indocumentada. Después de eso entonces yo diría tendrán la noción de lo que ser pueblo significa. Mientras tanto sigan con sus lanzamientos y empoderando niñas, adolescentes y mujeres de su selecta clase social,  en el arte de la putería especializada, de la deslealtad, de la doble moral, del robo, de la deslealtad al género, a la conciencia y a la patria. Que eso de dejar huella salvo que en la cama de hotel cuando el preservativo se rompe y entonces acuden a sus clínicas privadas a realizarse los abortos  y a buscar otro potro para jinetear.
Nota: por cierto toda esta fumada mía viene a colación por lo que leí hace unos días en un titular de periódico guatemalteco que decía: Mujeres líderes lanzan proyecto de incidencia de género en Guatemala.
Ilka.
Julio 16 de 2013.
Tabucolandia.

3 comentarios

  1. Saludos Ilka, muy buena critica

  2. Gregorio R. Trujillo G.

    Ilka, cada lectura tuya, es un garrotazo en la nuca, una cachetada de cuatro dedos bien marcados, Gracias, hacedora de conciencia.

Deja un comentario