The 10 Most Powerful Women Authors.

Así es el título del artículo que dedica la revista Forbes en su reciente edición a  “algunas magas de las letras”.

¡Hay una latinoamericana entre ellas! ¿Adiviná cuál? ¡Yeap ella! Por cierto el día jueves recibí un titipuchal de correos de amigas  y amigos avisándome del artículo en Prensa Libre y su reciente libro: El Cuaderno de Maya. (Gracias mi “pipol”)  Pero comeré ansias porque llega a librerías gringas hasta el otro mes… así que me da tiempo de terminar de leer The Help, un libro que me tiene impresionada, que me está dando cátedra de humildad y de perseverancia…, escrito por una mujer por supuesto. A finales del verano  estará la movie en los teatros gringos, espero  estar viva para ese día. ¡Digo, Si no me muero antes de la emoción! ¡O me resbale con la cáscara de un banano! ¡Tantas cosas que pueden pasar de aquí a finales del verano!
Revista Forbes, es tan extraño cuando esta revista dedica espacio a mujeres, bueno como sucede en todos los ámbitos alrededor del mundo, nos cuesta el doble, demostrar que tenemos capacidad, talentos e inteligencia. TENEMOS que demostrarlo, en cambio a los hombres se les abren las puertas solas,  bien el fulano sea cleto ó pilas. Pero con que tenga pajarito es más que suficiente. En cambio a nosotras nuestro sexo nos coloca muchas veces entre la espada y la pared, sin provocar absolutamente nada, sólo por hembras ya tenemos mil puntos en contra.
Mañana mismo se realizará una marcha en varios países del mundo llamada: La Marcha de las Putas. Un policía canadiense durante una conferencia sobre seguridad civil dijo: que las mujeres deben de evitar vestirse como “putas” para no ser víctimas de la violencia sexual. Desató como  pólvora la ira de miles de mujeres en Toronto y el mundo, tan sí que  miles se vestirán como se les antoje el humor del día y marcharán por distintas calles alrededor del mundo.

¿Osea que  no te podés vestir como te guste? Porque ello representa un peligro hacia tu persona, con eso vos motivás y  provocás a los  caninos de dos patas para que te posean y te abusen y al final son ellos las víctimas, porque vos por tu insensible forma de vestir les despertaste los instintos animales. Hasta a esas  instancias llega el nivel de opresión que vivimos las mujeres.

Pero volviendo al tema de las féminas y su contribución en las letras.  Hay de autoras a autoras; se me viene a la mente Virginia Woolf, y pienso en lo difícil que pudo haber sido para ella en aquel tiempo, escribir y ser despreciada por la comunidad intelectual de su natal Inglaterra. El valor que tienen sus letras, que sus obras se han convertido en clásicos.
Agatha Christie, otra mujer que salió de sus oscuras inestabilidades emocionales, y de su soledad por medio de las letras. Lo importante de ella y Virginia, es “el tiempo es que se atrevieron a escribir” osea; era un abuso por parte de ellas, ¿cómo una mujer escribe también?, ¡y escribe bien! Algo insoportable para muchos machos literatos. Luchar contra ese sistema de opresión y negación hacia el talento femenino es lo que me causa fascinación.
En América Latina tenemos: Alfonsina Storni: su prosa feminista, siempre buscó la igualdad entre el hombre y la mujer.
Gabriela Mistral: nuestra Nobel de Literatura.
  Sor Juana Inés de la Cruz: sus poemas de tinte feminista, pero su obra y su lucha no fue solamente por medio de la prosa. Desde su “celda” aquella mujer dio voz a toda una generación de féminas oprimidas por la mano de la sociedad patriarcal.
 Alejandra Pizarnik, Laura Esquivel, Laura Restrepo, Julia Álvarez,  y así sigue la lista. Habrán unas más famosas que las otras. Pero todas, y en cada una de sus letras han dejado impreso su aporte a la sociedad, a la cultura, a la lucha por la igualdad, sin  importar el género.  Hemos  llorado, reído, suspirado, odiado, repudiado y anhelado con sus obras literarias.
Es tan grande e importante el aporte de la mujer en el mundo de las letras, que me sorprende que en pleno siglo XXI siga siendo ignorado.

Recientemente un comentario mal intencionado de un  Nobel de Literatura, el británico V.S. Naipaul, según el fulano; “ninguna escritora está a la altura de su escritura debido a la sensiblería y la poca visión del mundo que poseen las mujeres.- ¡pónganmelo enfrente!- Al pisado ese nunca lo he leído y ahora menos. 

La misma Isabel Allende comentaba en una ocasión que si El Amor en los Tiempos del Cólera  no hubiese sido escrita por El Gabo, sino por una mujer,  la tacharía la crítica literaria como una de sentimentalismo femenino. Pero la escribió Gabriel García Márquez, ¡entonces es estupenda! Y de  hecho sí lo es, es una de mis favoritas, de esas que releés…
El Realismo Mágico; Gabo con Cien Años de Soledad e Isabel con La Casa de Los Espíritus. Las dos son fabulosas, cada una tiene su esencia, vida propia, su sentir, la voz de su autor/a. Una tiene el Nobel  y la otra sigue siendo castigada, por haber sido escrita por una mujer como “catarsis”  en el dolor de su destierro.
Pues ella misma es nombrada hoy como una de las escritoras más influyentes en el mundo. ¡Qué talito! ¡En el mundo! Hace unos días, un lector me comentaba que le sorprendió  encontrar un blog escrito por una mujer guatemalteca –yo- y mucho más cuando supo que era Jutiapaneca. Él estaba acostumbrado –me escribió-   a ubicar a la mujer jutiapaneca como modelo de maquiladora y de trabajadora doméstica.

Pero que se llevó la sorpresa  al leer mis letras. (Ojo que también soy housekeeper) No lo culpo, es como nos ven: mujer=sexo=ama de casa. Pero somos mucho más que eso. Y al trabajo nos deberíamos de unir hombres y mujeres, para cortar de raíz ese desnivel y desigualdad, luchar porque ambos géneros tengan las mismas oportunidades. Lanzar a la basura los mitos.  Luego  me dijo que le causaba curiosidad mi fascinación por Isabel Allende.

Que si podía recomendarle un libro de ella, porque quería sacudirse los prejuicios respecto a las mujeres escritoras. De entrada quise decirle, ¡que se echara cal!, pero como mi labor  humana también –si las circunstancias  lo permiten- es educar  a hombres machistas, hacerles ver que sí tienen dos dedos de frente, explicarles que existe el sentido común,  y que en esta vida no todo es sexo.
Pues aquí voy: por enésima vez… esto ya parece rocola de comedor chino de la zona uno, pasadas las ocho de la noche en día de pago. O peor aún, en día de Bono 14.

No soy quien para recomendar, mi gusto es propio, muy diferente al del resto de los humanos, a mí me encantan todos sus libros, unos más que otros, pero en todos ella desnuda su alma y es lo que agradezco de ella.
Vivimos en una sociedad y en un tiempo, en que las apariencias son más importantes que el sentir,  he leído a escritoras que utilizan muy bien la prosa, la semántica, la gramática, saben enredar y desenredar la trama con una pluma magistral… pero vacías del sentir humano.
En cambio ella, es como vos y como yo… periodista de profesión. Pertenece a la “familia de los migruantus exiliadous”. He ahí el valor de su letra, sabe describir perfecto el dolor que llevamos dentro quienes estamos lejos del nido.

El dolor de madre, de hija, de mujer, de chilena. El dolor de la mujer universal. Pero no sólo el dolor, tiene un talento para contar historias; inigualable. Su humildad se palpa en cada letra.

Sin embargo, no es profeta en su tierra. Chile no le perdona que sea mujer y escritora. No le perdona ser hija de  padres divorciados. Y mucho menos que sus letras estén siendo escritas en territorio extranjero. Recién el año pasado se vieron obligados, ante la capacidad de su talento y porque no podían prorrogar más tiempo el premio, le otorgaron merecidamente El Premio Nacional de Literatura.
Hoy es una de las diez escritoras más influyentes en el mundo. La única latinoamericana en la lista. También es miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras. ¿Y en Chile chipilín?

En la lista desfilan escritoras de la talla de Danielle Steel,  con ella tengo una anécdota; mi hermana se consiguió en una venta de garaje un ofertón, por cinco dólares se compró 20 libros suyos. Y sí, ella fue la primera escritora gringa que leí en inglés,  mis primeros tanes fueron con ella.

Stephenie Meyer; esa patoja se hizo millonaria con la venta de la trilogía de los vampiros y  la marmaja que le dieron por llevarlos al cine. New Moon me lo regalaron –para salir del paso- para una navidad pero ahí se quedó,  silbando en la loma, no leí ni la quinta página.
Jhumpa Lahiri: de ella vivo enamorada; de su añoranza por India, que describe muy bien en The Namesake. Relativamente joven también, es lo que tiene impresionada a la comun
idad anglo.
Y en último lugar pero no por eso menos importante, la Latinoamericana que le ha dado voz a todo un continente y a la mujer que emigra. Mí, Isabel Allende. ¡No me he cansado de talonearla! ¡El universo está confabulando…!
Así es que yo también celebro desde mi  trinchera,  el espacio que Isabel se ha ganado a pulso en esa mención honorífica en la revista Forbes. Esperando que muy pronto sean más las escritoras latinoamericanas que ocupen espacios importantes en el mundo literario y en el  de los corazones de lectores y lectoras. Pero más que eso, mi sueño y mi anhelo es que la educación  llegue hasta los rincones más escondidos del planeta, para que niñas y niños puedan aprenden a leer y a escribir… para que al igual  que vos y  yo, viajen a través de su imaginación al sumergirse entre las páginas de un libro.
Es todo por hoy “pipol” me despido y vuelvo, hasta la próxima encomienda que traigan mis adentros…
Ilka Ibonette Oliva Corado.
Junio 11 de 2011.
Migrolandia.

Un comentario

  1. gracias por compartir esta noticia Ilka, y por tu artículo sobre la ley en Alabama.

    Me da envidia de la buena…esa capacidad que tienes para juntar letras y empalabrar tus emociones.
    abrazos
    Ana Silvia

Deja un comentario