Arte| A la arada

Cada pintura es un viaje. En las de la semana pasada andaba más para allá que para acá, pero le solté el hilo al barrilete y eso permitió que me valiera pura estaca todo. Todo lo externo. Y me dediqué a conversar con los amores de mi vida, con mi familia, mientras las pintaba. De la serie, Mi familia. Óleo sobre lienzo. Título: A la arada. Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL: https://cronicasdeunainquilina.com Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado 21 de marzo de 2021.

Continuar leyendo…

Arte | Pastando

¿Que si me frustro pintando? Sí. Entre esta pintura y Oteando hay horas de diferencia, primero pinté Oteando. Me frustré porque tampoco puedo hacer sombras ni matices, no como yo quisiera. Me lavé las manos para quitarme los restos de pintura que tenía y encendí incienso, quemé unas hojas de sage y me pregunté, ¿por qué me frustro? ¿Acaso no es la pintura mi realización? ¿Acaso no son los colores la expresión de mi alma? ¿Por qué entonces si estoy realizando finalmente el que era mi sueño de niña, me molesta tanto no pintar como yo quisiera? Quemo incienso solo…

Continuar leyendo…

Arte | Oteando

Podría decir cualquier cosa pero diré la verdad. Acostumbrada a pintar con acrílico y al pedalazo, con el óleo ando bateando. Dundeando, diríamos en mi natal Comapa. Es un mundo distinto, una gotita hace micos y pericos y eso me pasó con los colores pitayos de este cuadro. Ese rojo pitayo tan encendido. En mi mente andaba buscando el color zapote y un color corinto oscuro tirándole a café, pero me salió una revoltura que para qué les cuento. Pero así se va aprendiendo. Después, abajo, que se supone que va un pedazo de tabla, se me ocurrió pintarla de…

Continuar leyendo…

Arte | En el establo

Tuve una infancia de ensueño. Conocí el amor de los animalitos y ha sido de lo más puro que he vivido. De hecho me llevo mejor con ellos que con los humanos. Podría vivir en una casita perdida en el monte rodeada de animalitos sin la presencia humana y sería feliz, como feliz fue mi infancia perdida en la arada durante horas con los mis cabritas y los cochitos. Crecí pastoreando cabras y ordeñándolas, llevando a los cochitos al monte y perdernos todos en la arada y después de horas pegarles un silbido y juntarnos para regresar a la casa.…

Continuar leyendo…

Arte | Tomates sarazos

El otro día viendo un documental sobre africanos en Italia, entrevistaban a varios jóvenes que trabajan en una finca de tomates, dormían sobre pedazos de colchones que recogían de los basureros y hacían sus champas de pedazos de nailon que iban encontrando en los basureros también. Comentaban que en sus países la tierra era tan fértil para los tomates pero que no había dinero para financiar la siembra y cómo mantenerla, (más que todo las formas de riego) porque los tomates que sembraban en territorio africano no los compraban los supermercados porque compraban los italianos, que eso ya venía desde…

Continuar leyendo…

Arte

Siempre he pintado en acrílico, para mis abstractos en un pasón, cinco minutos y ya está seca, pero quería intentar pintar con óleo, entonces lo hice. Sin tener idea alguna, como siempre, de la técnica de óleo solo sabía que tardaba en secar varios días. Nunca sentí un llamado tan fuerte en mi vida como el de las mujeres de las tribus africanas, nada en mi vida lo escogí, no tuve la oportunidad de decidir, todo fue a empujones, por la necesidad, en el trote, por sobrevivencia y por mis condiciones económicas principalmente, claro y por ser mujer, pero por…

Continuar leyendo…

Arte

Pintar con acuarelas es lo más cercano que tengo de mi infancia, cuando necesito refugiarme, cuando añoro, cuando la nostalgia se apodera de todos los rincones de mi habitación, cuando ni esconderme debajo de la cama me salva de ser encontrada, entonces pinto con acuarelas que es volver a la raíz. Tan importante que es la raíz, nos nutre, nos sostiene, nos da vida. No importa que tan fuerte sople el viento, si hay raíz podremos aguantar cualquier tempestad. Para mí las acuarelas significan el abrigo, mi lugar para refugiarme de todo. En esta pintura está la entrada al barrio…

Continuar leyendo…

Arte

Quisiera, por supuesto, poder pintar las expresiones faciales, las ajaduras de la piel, el sudor recorriendo la piel tostada por el sol, quisiera, por supuesto. Pero mi capacidad en este momento tiene limitaciones y no sé si en el futuro si sigo pintando esto cambie o si mi estilo es así, simple, es algo que aun estoy descubriendo. Pero hoy por hoy mi pintura es ésta y es amada con toda mi alma. No podría pintar algo que no sienta, algo por quedar bien o por aparentar, para encajar. Algo para gusto de otros. Me sentí invisible la mayor de…

Continuar leyendo…

Arte

Para cuando leí La cabaña del tío Tom y supe de los esclavos trabajando en fincas algodoneras y en cañales, ya había bailado las batucadas brasileñas en los bailes callejeros en Ciudad Peronia y; el sonido de los tambores africanos se paseaba por mis venas revés y derecho, sin tener idea en ese entonces que aquel sonido único venía de la negrura hermosa de la Mamá África. La batucada aparecía en el baile cuando ya se estaba apagando, entonces aparecían los tambores y prendían en llamas las calles polvorientas de mi Gran Amor y las almas de los jóvenes huele…

Continuar leyendo…

Arte

Hoy pinté una acuarela de un vendedor de helados caminando sobre una banqueta empujando su carreta. Pertenece a la serie Raíces. La vida de los vendedores de mercado es dura, pero por lo menos ellos tienen un puesto donde vender. La vida del vendedor ambulante es más dura todavía porque tiene que caminar y caminar kilómetros y kilómetros ofreciendo su producto, si hay frío, si llueve o si hay un sol que quema. Se duermen las piernas y se inflaman las articulaciones. Hay sed, hambre, ganas de ir al baño, ganas de sentarse a descansar pero para nada de eso…

Continuar leyendo…

Arte

Los sueños, por muy guajiros, algunos, poquísimos terminan haciéndose realidad, siempre hay que abrazarlos a todos, como las gallinas cuando se quedan, porque más de algún pollito nace. Eso me repito constantemente. Mi pollito peluco logrado es mi pintura. Esta pintura la tenía en pequeño y el fin de semana la pinté en grande. De la serie Mamá África.

Continuar leyendo…

Arte

Las busqué tanto, las imaginé en cada camino, en cada calle, en las cuatro estaciones, a lo lejos entre los rascacielos las imaginaba con su profundidad de verde botella, con la parvada de loros paseando en la mañana y la tarde sobre los terrenos de la María del tomatal, dejando un surco verde entre las nubes que acariciaban los volcanes. Las lloré, las llamé, las nombré, las añoré inmensamente y nunca pude encontrarlas, por más que las busqué. Me olvidaron, me dije, me olvidaron. Yo no, yo las recuerdo siempre, sus venas, sus riachuelos y sus pinos frondosos emponchados de…

Continuar leyendo…