Brazos de tortillera

En la calle siempre me decían “brazos de tortillera”.

Pero, ¿qué tiene de malo que una mujer tenga el cuerpo rollizo? Me preguntaba yo en la edad del desarrollo. Me lo sigo preguntando ahora. Nunca fui delgada, al contrario, siempre fui rolliza. Pero cómo no serlo con el trabajo físico de todos los días en la casa y con la hielera de helados. Subir y bajar el bulevar principal de Ciudad Peronia, después su subidona de la calle donde vivíamos y todo esto siempre cargando algo, ya fuera la hielera, los costales de afrecho, los costales de comida que me iba a recoger al mercado para los cochitos, todas lo que tiraban quienes vendían frutas y verduras. Pero la hielera, esa hielera que pesaba más que yo misma. Rajar leña, acarrar agua. ¿Por qué no iba a tener el cuerpo rollizo? Si los músculos del cuerpo que se utilizan crecen, si se ejercitan crecen y el trabajo físico es una forma de ejercicio. 

Raras veces usé vestido porque en realidad no me gusta usar vestido,  siento como que ando desnuda, no puedo caminar a mis anchas, me siento maneada pero además de eso no había dinero para vestidos, la única mudada con la que crecí era un pantalón que combinada con dos playeras, todo era de lavar y poner, poner y lavar, lavar y lavar, o como se diga. La cosa es que esa muda se quitaba y se lavaba y era la que uno se volvía a poner porque no había más. Montón de veces me tocó ponerme la ropa mojada porque entre el trajín del trabajo no daba tiempo de lavarla de día, se lavaba en la noche y en la madrugada a ponérsela para empezar el día.

Una pantaloneta por ahí ya después con los años pero es que lo de los vestidos no apareció en el panorama. Y se fue quedando como una prenda de ver puesta a otras adolescentes, tanto que para el día de mi confirmación me obligaron a  ponerme uno que no era mío  y a rastras  me tocó ir a misa, me miraba en aquel gran gabán y sentía que no era yo la que estaba ahí dentro ahogándose. 

Me acostumbré a no usarlos, tanto que cuando uso uno es una experiencia siempre muy rara. Al igual que maquillarme, no me maquillo seguido por las mismas razones, siento que cargo una gran pasta de saber qué en la cara y a los veinte minutos me la quiero quitar. Ni qué se diga de usar escotes, pantalonetas cortas sí, son mi mero mosh pero los escotes no tanto. 

Pero lo disfruto siempre porque es como usar una máscara, usar vestido para mí es como usar una máscara, ver desde dentro hacia fuera sin que me vean, rara esa sensación. 

Y por supuesto, nunca me molestó que me dijeran “brazos de tortillera” porque las personas que hacen tortillas trabajan duro, se levantan temprano y son las horas y no se van a descansar, ya quisieran muchos tener esos brazos. Solo que con la salvedad que los míos no son de tortillera, son de heladera y me siento orgullosa de mostrarlos, así rollizos, envejeciendo con los años. Si fueran de tortillera también los mostraría con el mismo orgullo.

Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL: https://cronicasdeunainquilina.com

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado

26 de julio de 2020 

One Reply to “Brazos de tortillera”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.