Gracias a Maximón por la familia.

La auténtica: de abuelas, madres, hijas y nietas putas. ¡Salú por nosotras! La de hombres torones y arrechos para los tragos y para alardear pero, ananados para trabajar y aguacates para los asuntos urgentes del amor. De bomberos se mueren de hambre.
La de tías chismosas y primos drogos. La de padres ausentes porque andan fumando la pipa de la paz con las amantes. La de hombres que desde siempre homosexuales y por temor al qué dirán se casaron y tuvieron hijos. La de los que tuvieron el valor de aceptar su esencia y formaron familias sui géneris, ¡salú por ellos! La de los que engendran hijos fuera del hogar y no los reconocen como propios, ¡aunque tengan su pinta y parado! –Aceite de tamarón para ellos-.
La de madres especialistas en el melodrama: ¡pero ya vas a ver cuando me muera, me vas a extrañar! ¡Ingratos, ni porque los parí! ¡Pero muerta no quiero que me lleven flores! ¡Agradezcan que tienen una Nana que aunque sea penga les da! ¡Porque yo lo digo y punto! ¡Y si lo volvés a hacer te lavo la boca con Ajax y piedra poma! ¡Habráse visto, esa furcia que cargás como novia feliz te tiene porque las nalgas te da! ¡No la quiero ver mi casa!
A las patriarcales: ¡El niño no recoge su plato dije, para eso tiene hermanas! ¡Qué le sirva la comida su esposa mijo, usted siéntese! ¡El niño no arregla su cama porque eso es cosa de mujeres, me lo van a criar fustanudo y así no sirve para nada y esposa lo va a pijear! ¡Salú por las jutiapanecas!
La de padres bien padres: ¿Y este cipote a quién salió? ¡Ese engendro del demonio no es mi hijo! ¡Qué ni se atreva a venir a pedir permiso porque lo mato, usted se casa hasta cuando yo me muera! ¿Por qué no sacó mi carácter ese aguambado? ¿Y a usted quién le dio permiso de ponerse minifalda? ¡Qué se entre ya porque no quiero matar a nadie! ¡Lo he dicho siempre, inteligente lo heredó de familia!
La de hijos relajados, ¡Pobre mi ruca hoy sí se le perdió la placa! Qué onda pa´¿Se cae con unas chelas?, mire que es fin de mes, no sea bagre porque que el calor no perdona.
La de hijas felices de día y de noche. Mami, no te vayas a enojar pero creo que estoy embarazada. Solo somos amigos pero nos acostamos de vez en cuanto. ¡Ay, tú mamá tan anticuada! ¿Acaso nunca te acostaste con mi papá antes de casarte?
La de hermanas celosas: ¡no me gusta ese imbécil y punto y ni me lo presentés! ¡Qué ni crea que invitándome a unas cervezas me va a ganar! ¡Esa mujercita no me gusta para vos, se le nota la ligereza! ¡Es que no me pasa ni con embudo! ¿Y qué cree, que te mandás sola? ¡Vos no salís hasta que yo dé permiso, mi mamá mi papá que ni se metan! –Salú por mí!-.
Por las tijereras: ¡mirá que no quiero que tu prima te gane en casarse primero, andá apretándole el cinturón a ese tu novio o serás la quedada de las dos! ¡Si salió embarazada es por cusca, ojalá que vos me salgás igual porque te saco el hijo a patadas! Limpiando pañales quería estar pues ahí está, ¡a mis hijas les enseñé a ser decentes y están guardándose castas para que cuando se casen el marido no tenga ningún reclamo! –La pobre no sabe que sus hijas son felices de día y de noche-.
Tu prima es una lagartona, condones carga en el monedero, debería aprender a vos que andás un rosario. –Si pues-.
Me acaba de llamar tu tía muerta en llanto, la pobre está inconsolable porque el varejonudo de tu primo se robó a la liendrosa esa con la que anda y se la fue a meter a la casa porque ya tiene dos meses de embarazo, eso le pasa a la estúpida por no tener carácter pero, a mí vos no me vas a salir con una de esas porque primero te mato a sartenazos. –Y le hijo le dice; mami mi novia tiene quince día de retraso-.
La típica familia en un fiesta: dice la mamá, aprovechen a comer carne porque tan cara que está. El papá: pero no agarren bastedades, así disimuladamente y después se paran a agarrar más. El papá: hay que llevarnos la botella, mirá mujer si te cabe en la bolsa. Las hijas: mami ya guardamos el arreglo del centro de la mesa, se verá lindo en la sala de la casa. Si les preguntan por el carro digan que está en el taller no vayan a decir que nos lo recogió el banco porque no logramos pagar el préstamo, tengo la esperanza de que lo recuperemos.
La de arrabal: ¡hijos de la gran puta, me vuelven a tirar la pelota en el jardín y se las pincho, váyanse a jugar al culo del diablo! –Salú por las madres de la calle Éufrates-.
¡No salís sin que hayás lavado los platos¡ Mamá, ya terminé. ¡Pues entonces raspás las ollas! Mamá, ya las raspé, ¡pues entonces te raspás el lomo o el culo pero no salís!
Tocan la puerta, abre una de las hijas. Mamá es doña María que viene a cobrar lo que le debés. Decíle que no estoy. Dice mi mamá que no está. ¡Hija de la gran doscientas ochenta mil putas, te dije que le dijeras que no estaba! –Salú por mi tía Aidé-.
La familia. La real y auténtica familia que está conformada por tantos locos, actrices, imitadores, malabaristas, oradores, rabos verdes, putas alegres, mártires en la agonía del qué dirán. Aguacates, azadones, aguambados. Esos retazos de familias que son nuestra raíz y nuestra razón de ser. Un saludo, como siempre a mí manera, a las familias arrechas que aun despeltradas y tamarindeadas siguen resistiendo. A las que creen en un mundo equitativo y luchan para que sea realidad.
A las madres y padres solteros, a las conformadas por abuelas y nietos, las de dos mamás y dos papás, a las de tías y sobrinos que se crían como hermanos.
A las de padres e hijos migrantes. A las de los orfelinatos, a las de la calle y a las de las maras, éstas son familias del corazón.
A las que sin ningún lazo sanguíneo la vida las une en el camino (migrantes). ¿Qué es la familia pues? ¿Quién es el atrevido que dice cómo debe estar conformada una familia? ¿Quiénes dictan las normas para que una familia sea ejemplar y feliz? ¿Quién se cree con la autoridad moral para cuestionar a una familia sui generis?
Hoy quería hacerlos reír un poquito y que recordaran las pasadas familiares, yo gocé recordando de mi clan.
Doy gracias a Maximón por mi familia. ¿Y vos a qué santo cachón agredecés por la tuya? Es capaz que, al venado, al venado… Salú por quienes cantaron y bailaron la canción en los tiempos mozos. Y que no me digan en la esquina… ¡Sale toque!¿Quién pone las bocinas? Yo pongo el pino. Saludos mis amores.
Ilka Oliva Corado.
Mayo 15 de 2014.
Estados Unidos.

2 comentarios

  1. jajajja, me reí tanto que llore recordando la zona 5 de Guatemala

Deja un comentario