Contemplarte.

No sé por qué te escribo
Por qué me asilo en los versos que buscan desnudarte
Recorrer tu cuerpo y apaciguarse en tu pudor
En la fragancia de tu ser sosiego
Amor, en tu esplendor.
 
Tal vez porque no sé cómo tocarte
Cómo acariciar tu delicadeza de Venus
Cómo acercarme y cortejarte
Cómo contemplarte sin lastimarte
Eres inalcanzable lo tengo que advertir
Que aunque logre imaginarte en todas partes
Estás tan lejos de mi.
 
No sé por qué te escribo a todas horas
Que no acepto demora cuando te tengo que decir:
Que eres primavera, inocencia y abrigo
La sutil transparencia de la felicidad
Amor, que eres la poesía fértil de mi infecundidad.
 
Ilka Oliva Corado.
03 de octubre de 2015.
Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.