Contemplarte.

No sé por qué te escribo
Por qué me asilo en los versos que buscan desnudarte
Recorrer tu cuerpo y apaciguarse en tu pudor
En la fragancia de tu ser sosiego
Amor, en tu esplendor.
 
Tal vez porque no sé cómo tocarte
Cómo acariciar tu delicadeza de Venus
Cómo acercarme y cortejarte
Cómo contemplarte sin lastimarte
Eres inalcanzable lo tengo que advertir
Que aunque logre imaginarte en todas partes
Estás tan lejos de mi.
 
No sé por qué te escribo a todas horas
Que no acepto demora cuando te tengo que decir:
Que eres primavera, inocencia y abrigo
La sutil transparencia de la felicidad
Amor, que eres la poesía fértil de mi infecundidad.
 
Ilka Oliva Corado.
03 de octubre de 2015.
Estados Unidos.

Deja un comentario