Amor del proletario.

Es el campesino el que pone el lomo y el sufrimiento
Ay, los lamentos.
Es el marginado el que grita su ira y su sinrazón
El que tiene herido el corazón.
Son los niños del campo los que acarician la luna,
En aquella premura de lo inalcanzable.
 
El rico siempre estable en su mansión de oro blanco
Ordena y manosea desde su comodidad de abusador
La carne en un asador espera a la concurrencia
Llegan las piltrafas con su alcurnia de explotadores
A brindar por los señores de la manipulación.
 
La canción del monte triste allá en las lejanías
Son tantas las ironías de esta vida desdichada
La llora la niña empleada que limpia la gran mansión
La niña siempre violada por la perversidad del patrón.
 
La castiga la gran señora que la acusa de regalada
Golpea a la niña empleada esclava de la injusticia
Inmundicia de sociedad, impera la impunidad, orar hermanos orar.
 
Madrugan los labradores y los obreros malgastados
A enfrentar un nuevo día de tiranías
El titulado amaestrado le sirve al gran patrón
Golpea al obrero hermano y se arrastra a merced del amo
 
No es ningún embuste agüero
Es la realidad que curte al incomprendido
El único que no se vende a las apariencias
El único que con su propia esencia
Se levanta en rebelión,
El único golpeado, mancillado
Masacrado, el que pone el pecho, la sangre y el tesón.
 
El único, lo demás es oportunismo
Cinismo del cara dura, que aprovecha la premura
Para lucirse consecuente, bien sabe que de decente no tiene ni la ilusión
¿Revolución? Palabra que no pronuncia quién le sirve al patrón
Palabra que siempre es justa en voz del peón.
 
Palabra que siempre insulta al apocado,
El titulado siempre esclavo de su propia presunción
El que lame la mano del amo que lo escupe a quema ropa
Qué va, el que ningunea mientras se mea sobre el campesino
El erudito cretino que tiene horchata en las venas y odio en el corazón
El que discrimina a su propio hermano
Acaso ya olvidó que la misma raíz los fecunda
Vaya infamia la que florece en las venas de los cultivados
Siempre tan fieles siervos de su inconsciencia
Aquí no hay que desmenuzar la ciencia
El que es traidor es traidor
Sigan aparentando ser consecuentes cuando son ruines en acción
Loor a los campesinos y a los obreros, al amor del proletario
Que sin afán de locución grita fuerte ¡Revolución!
 
 
Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado
28 de agosto de 2015
Estados Unidos.

Deja un comentario