Por puta.

Marina Abramovic, artista serbia del performance que comenzó su carrera artística en los años 70, en sus primeros trabajos realizó uno llamado Ritmo 0, en 1974. El mismo consistió en poner a prueba el juicio, la pasividad o la acción del público frente a la artista.
Colocó sobre una mesa 72 objetos que el público tenía la autorización de utilizar en la forma que quisieran: para causar placer o dolor a la artista que durante 6 horas permaneció acostada sobre una mesa sin moverse.
Entre los objetos se encontraban: tijeras, un cuchillo, un látigo, una pistola y una bala. De aquel trabajo se dice que éste fue pasivo al principio pero pasando las horas las personas aumentaron el nivel de violencia, la artista dejó su cuerpo a disposición completa de los espectadores.
En la propias palabras Marina Abramovic respecto a aquel trabajo: “ la experiencia que aprendí fue que… Si se deja la decisión al público te pueden matar…. Me sentí violada: me cortaron la ropa, me clavaron espinas de rosas, una persona me apuntó con el arma en la cabeza y otra se la quitó. Se creó una atmósfera agresiva. Después de exactamente 6 horas, como estaba planeado, me puse de pie y empecé a caminar hacia el público. Todo el mundo salió corriendo, escapando de una confrontación real.”
Pienso en ella y en esa experiencia que como artista vivió cada vez que escucho, veo y leo las reacciones de la gente respecto a mujeres asesinadas con saña, que cuando el crimen lo realiza su pareja, compañero, amante, novio, el sistema patriarcal lo declara en cualquier parte del mundo como un descalificado crimen pasional. Forma tan burda de lavarse las manos y solapar la misoginia y el feminicidio.
Respecto al asesinato de la jovencita guatemalteca y sus dos hijas perpetrados por el esposo y padre de la crías la policía de Nueva York ha salido categóricamente a anunciar que fue un crimen pasional, en base a la declaración oficial del detenido.
Muchas situaciones vienen a mi cabeza cuando escucho eso de crimen pasional: como cuando el compañero sentimental agrede a la mujer y familiares y amigos de ambos géneros salen a defenderlos diciendo: pero es que no estaba en sus cinco sentidos, el pobre estaba ebrio perdonálo no te quiso pegar y tratan de que la pareja no vaya a poner una denuncia en su contra. Qué forma de hombres y mujeres de alimentar la violencia hacia la mujer. ¿Acaso ebrio le pegó a su amigo con el que estaba bebiendo? ¿Acaso ebrio agredió al señor del taxi que lo llevó a la puerta de su casa? ¿Acaso ebrio le pegó al dueño de la cantina? ¿Acaso ebrio le pegó al vecino que se encontró en la calle? No. Sólo le pegó a ella: su novia, amante, esposa, compañera. ¿Por qué? Porque la siente un objeto de su propiedad y siente que puede hacer con ella lo que le plazca, de la misma forma en que lo hizo su abuelo con su abuela, su padre con su madre, de la misma forma en que lo hacen sus amigos, sus tíos, los vecinos y espera que la compañera sentimental guarde silencio de la misma forma en que lo hizo su abuela, su madre, sus tías, sus amigas y sus vecinas.
¿Por qué hombres y mujeres unos agreden y las otras solapamos? Por qué mantener vigente ese sistema patriarcal y machista que nos consume y nos elimina a las mujeres y que encubre a los hombres.
¿Por qué tratar de minimizar y de quitar responsabilidad a un agresor, violador y asesino que se trata de justificar en que por estar bajo el efecto del alcohol? ¿Por qué todo un sistema de justicia deshecha la misoginia y el feminicidio como tales? ¿Por qué nosotros y nosotras como sociedad lo permitimos? ¿Ya vio que ni por tan potencias mundiales y supuestos avances el patriarcado sigue sometiendo y ocultando y manipulando evidencias, testimonios, vidas?
La noticia del crimen pasional le dio la vuelta el mundo por haber sucedido en una de las ciudades más famosas del planeta y así la manejan, como un pleito de pareja, de celos, emociones, traiciones, ahí simple nomás. Le restan importancia al nivel de violencia que se utilizó, que se trataba de una mujer que estaba durmiendo en su cama y de dos niñas que apenas empezaban a vivir. Las pruebas encontradas en la escena denuncian por sí solas que se trató de un feminicidio. Pero es término impronunciable por fiscales, abogados, medios de comunicación. Todo un manto oscuro que esconda la forma en que el hombre hace y deshace con la mujer. En Guatemala son pocas las personas que laborando dentro del sistema de justicia avalan y pronuncian estas dos palabras. La sociedad aun no las acepta ni entiende la magnitud del significado de cada una.
El esposo de la jovencita guatemalteca tomó sin su autorización su celular, vea usted esa enorme falta de respeto y de abuso, porque algo que no es suyo no lo debe tocar y punto. Muy su pareja, esposa, compañera sentimental, ella no es su objeto, no es una cosa, es una persona individual y por sobre todo tiene el derecho universal de la privacidad. Ni aunque la fotografía hubiera sido de ella fornicando con otro o con otra él tenía derecho de tocarle un cabello siquiera, un solo cabello contimás hacer lo que hizo. Claro, se acomoda en el testimonio de haber estado ebrio y si así fue eso no le quita la saña con que mató a una mujer y dos niñas.
Ahora bien, ¿por qué menciono a la artista serbia? Porque la pasividad de las personas que asistieron como público a observar su performance y que también participaron se transformó en agresividad: la lastimaron, la cortaron, si usted busca la fotografía de aquel trabajo verá su cuerpo sangrando. Pero cuando ella confrontó salieron corriendo.
Algo así como el trabajo Ritmo 0, es lo que sucede con los comentarios de personas cuando saben de un caso de agresión, violación o feminicidio. Se lanzan con todo a señalar a la víctima no al asesino, agresor, violador. Hombres y mujeres por igual enjuician a la victima: por puta fue, por perra se lo buscó, por andar de caliente la violaron, quién manda a andar provocando, si ella se le ofreció, bueno estuvo para qué lo engañó.
Viniendo este tipo de juicios de boca de una mujer es tan denigrante: ¿ o sea usted no es puta, es santa? ¿O sea caballero usted no nació el vientre de una puta? ¿Su santa madre no abrió las piernas para engendrarlo? ¿Su hija no es puta? ¿Su abuela tampoco?
Putas son las otras, con las que se acuesta, con las que se muere de ganas por acostarse pero que no le hacen caso. Puta es la esposa de su amigo. Puta es su esposa solo cuando no está con usted y los celos le carcomen los sesos.
Las putas son las otras menos usted que es una santa. Puta es la nueva novia de su ex novio. Puta es la pareja de su ex esposo. Puta es la muchacha que despacha en la cantina y es obligada a usar minifalda. Puta es su jefa. Putas son las del bar menos usted que es una pulcra.
Putas son las que tienen secuestradas para trata con fines de explotación sexual, menos usted que es una doncella. Que fornica con dos o tres y les hace prometer no decir nada a nadie, que guarden el secreto porque está en juego su reputación de mujer virginal.
Eso de la palabra puta, feminicidio, misoginia, machismo, patriarcado, patrones de crianza, doble moral, prejuicios, estereotipos, son temas en los que deberíamos de empezar a trabajar desde la casa, en nuestro entorno, en nuestra comunidad. Cambiarlos, borrar el casete, iniciar otro limpio de todo abuso, juicio, prejuicio contra el género femenino, hombres y mujeres por igual.
Hasta que las mujeres dejemos de despedazarnos las unas contra las otras podremos comenzar a realizar los cambios en la forma en que los hombres nos ven y nos tratan y por ende el sistema de justicia, y en todo lo demás.
Así que un saludo de una puta para la puta que está leyendo esto y otro para el hijo de puta que también lo leyó.
A la próxima antes de emitir juicio, sentenciar, agredir, insultar piense que puede ser usted la puta a la que se lo hagan por puta, o que a usted como padre se lo hagan a su hija puta por puta. Ahí me cuentan si se atreverán a lanzar improperios como lo hacen ahora con las miles de mujeres que han sido víctimas de feminicidio: ¿por putas? Cuando le toque ir a identificar el cadáver desmembrado de su hija, esposa, madre y le digan en sus narices que fue un burdo crimen pasional. Piense en que el cuerpo encontrado sea el suyo y que no lo cataloguen como feminicidio porque simple, fue un crimen pasional y además se lo merecía, ¡por puta!
No esperemos a que nos toque de cerca, es nuestra obligación cortar de raíz con el patriarcado, machismo, doble moral, prejuicios, y sobre todo dejar de solapar.
Deje de ser el público que agrede con las armas en sus manos a una mujer y huya cobardemente cuando llegue la confrontación total. Le dejo de tarea buscar el significado de la palabra puta, no en el diccionario -que se sabe que es cuna del patriarcado encanto al lenguaje- sino en su corazón.
Ilka Oliva Corado.
Enero 23 de 2014.
Estados Unidos.

21 comentarios

  1. Excelente Ilka, un abrazo

  2. Es ese maldito pensamiento que nos inculcan desde pequeñas el que nos hace atormentarnos cuando un hombre nos daña. Me lo merecía? Yo me lo busqué?
    Seguramente es algo que a mi me ha perseguido desde que a los 6 años aquel asqueroso hombre puso sus manos en mí y me tocó, sí el viejo me tocó a mí una niñita, y callé, y he callado toda mi vida. Por temor? Por vergüenza? Por qué? Apuesto a que él jamás se molestó en sentir ninguno de los dos. Recuerdo haberselo dicho una vez a un novio, no le pareció gran cosa, al fin y al cabo SÓLO me tocó

  3. Tengo un amigo que siempre me dice que “el feminismo” es un utopía, qué no vale la pena luchar si mientras yo viva nada cambiará. Pues está bien, no serán cambios grandes, pero se están moviendo las cosas que no me parecen justas. Claro ejemplo es su post cargado de verdad. Gracias por compartirlo y ya se los pasé a los hombres de mi casa. Por algo empiezo.

  4. VIVO ESE TEMA A DIARIO EN LAS MUJERES DENIGRADAS, VIOLENTADAS, CON BAJA AUTOESTIMA ETC, Y YA ES HORA DE EDUCAR A TODOS PARA UN CAMBIO

  5. La experiencia puede ser mucha o poca; puede ser individual o colectiva pero si es internalizada es real. Las mujeres debemos buscar el cambio en nuestra vida para que se vea proyectado al menos en nuestro entorno, pero para eso debemos dejar a un lado el temor, el miedo, el pánico o frustración de quedarnos solas (sin compañía) sin un hombre que nos permita tener la aprobación de una sociedad o de una cultura. Debemos trabajar en nosotras por sí aparece un hombre con una autoestima suficiente que no necesite de la nuestra o más bien que tenga el valor de validarse y valorarse a sí mismo para poder tener a una mujer dispuesta a amarse primero a sí misma.

  6. Que preocupante ver que los primeros que comentan son hombres y no mujeres… Cuando somos nosotras quienes tenemos mucho de culpa, en inculcar lo que llamamos cultura, si los hombres no lloran, las niñas juegan con muñecas, los hombres pueden tener mas de una mujer, y claro las mujeres (las demas) son putas…
    Muy buen articulo!! ojala dejemos de juzgarnos unos a otros!!

    • Recuerdo que las mujeres somos solapadoras por excelencia, eso de mantener vigente el qué dirán… Hay que acabar con ese lastre… Este artículo tendrá continuación, espéreme que agarre furia… abrazos.

  7. La sociedad es una simulacion, cada individuo es producto de la enseñanza invisible, la que aprendemos como primates, vemos y copiamos, de un lado nos quejamos de que la sociedad no avanzo y del otro lado nos quejamos por que cuando la sociedad moderna llega nos botan los arbolitos por que necesitan edificios, necesitamos una sociedad que eduque, sin esperar nada a cambio, no todos lo queremos hacer, este articulo tiene un punto de vista muy interesante que probablemente no llegue a la mayoria de las areas rurales, donde el problema es mas intenso, y si nos vamos pegandolos de puerta en puerta nos queman en la plaza por brujos, es educacion lo que hace falta para nuestra gente, mucha educacion.

  8. si esta muy buena esta critica , tal vez al compartirla se disminuye al mínimo el daño de toda índole que se les hace a las mujeres , recordemos que tenemos madre,hijas , hermanas , compañeras de vida , amigas y todas se merecen respeto.

  9. Aunque siempre he compartido lo que en este articulo expone, me deja impresionado la profundidad y objetividad de su analisis. Felicitaciones, personas como usted hacen el cambio.

  10. Woow. sinceramente me deja sin habla hay cosas que como bien dice nos negamos a reconocer

  11. Felicitaciones compañera, es un artículo muy aleccionador y que pone el dedo en todo aquello que tenemos que ir corrigiendo… O al menos intentar corregir…

  12. Ilka:
    Reciba mis cordiales saludos. El 18 de enero publiqué su artículo LA FALACIA DE PAZ, en la sección DOCUMENTOS. Éste que me parece sumamente bueno, lo publicaré el domingo 26 en la sección OPINION, del semanario CHICHICASTE.ORG.
    Saludos.
    Edgar Juárez

Deja un comentario