Para que siga sobreviviendo bajo la luz de la Luna Tucumana.

La luna llena entra por la ventana de aquel bar de esquina, justo allí atrás; se encuentra la mesa predilecta por el puñado de amigos latinoamericanos que; de cuando en cuando destilamos las noches en compañía de la luz macilenta de las velas que yacen apostadas en el centro de aquella mesa, te atrapa en su bruma el titipuchal de murales poéticos, el rostro impávido de Sor Juana Inés de la Cruz, un cuadro de una guitarra en relieve de Silvio Rodríguez te da la bienvenida, los párpados cansados de Pablo Neruda te vigilan desde su esquina preferida, allí yace…

Continuar leyendo…

Chifla el viento austral en el atisbo de un otoño con olor a Guatemala.

Tarde septembrina, lentamente el otoño ha ido incorporándose a la agitada vida de la ciudad, el viento austero con su vendaval indomable, se apropia lentamente de las sombrías tardes que cada vez son más comunes. Frío; el viento trae consigo envuelto el frío, las hojas queditas comienzan su metamorfosis, en su habitual agonía de todos los años. El otoño está a punto de reventar en un arcoíris de multicolores. Las aves comienzan la etapa de emigración, buscando refugio lejos del lugar a donde llegan muchos humanos buscando uno. Las hojas tiernas comienzan a caer, sueltas, solitarias, en un eterno llanto…

Continuar leyendo…

Crónica, tushte, casaca de un desfile centroameriano chapucero.

Es 15 de septiembre, me levanto realizo el acostumbrado ritual matutino antes de irme a trabajar, enciendo mi teléfono celular, vaya sorpresa, tengo un mensaje de voz, lo escucho: Negra, la pedimos en especial para vos, son las doce de la noche acaba de entrar la antorcha al colegio, aunque estés lejos, aquí los de la manada seguimos esperando tu regreso… se escuchan saludos, gritos, vitoreos y de repente me dejan sola, en compañía de la inconfundible melodía de El Grito… la escucho muda, con la piel eriza. Me voy a trabajar. Durante la semana me he encontrado con artículos…

Continuar leyendo…

Hoy la nostalgia amaneció deshilando tu nombre… Comapa.

Hoy amanecí; con dolor de tierra. Como le llaman los emigrantes en Suiza, me cuenta una amiga que vive en aquellos guindos de verdes paisajes. A mí me pasa seguido, y es que llevo algunos años viviendo en éste país y no hay manera que se me quite (ni con una buena chilqueada), la sensación de desconsuelo que me provoca ésta realidad: ser extranjera. El clima influye mucho (demasiado diría yo) en mi estado anímico, y me hace revolotear, sentirme extraña, fuera de lugar, insípida con ese eterno problema insoluble: no calzar. Paso muchas noches en vela, sumergida saber ni…

Continuar leyendo…

La banca en el mirador.

Cierta mañana Roderico Vásquez se levantó sintiendo la misma incipiente sensación, esa soberbia letanía que crea el destierro; de más está decir que la culpable de su penar era la atinada nostalgia. El pronóstico del tiempo anunciaba un día templado con lluvias ligeras y vientos solapados por ser típico del verano. Pero que el señorito sol se ocultaría más temprano de lo habitual. (Y que quedara claro que no era horario chapín). Rode se puso una chumpa, malaya una su capa Ciclón (en el invierno la protección) o cualquier pedazo de nailon con tal de cubrirse del aguacero pensó, pero…

Continuar leyendo…

Dos veranos: el anglosajón y el ilegal. ¿De cuál querés?

Dos veranos: el anglosajón y el ilegal. ¿De cuál querés?El viento sigue soplando con su autoritaria fuerza en esta ciudad. (Raro sería que no fuera irreverente). Es un día típico de verano, treinta y cuatro grados centígrados, la humedad te hace sudar, te desespera por instantes, pero es tan mínimo el tiempo de calor que la gente trata de aprovechar al máximo los pocos días de éste clima, mirás desfilar entre el tráfico de las calles infinidad de carros descapotables, los deportivos con sus conductores coquetos, de cabello cano, los aventureros vestidos de color negro, (la mayoría) en sus lujosas…

Continuar leyendo…

De la vida del pueblo y otras hierbas.

Y le cuento esto para que no se le vaya a olvidar la vida del pueblo.Posdata: después le enviaré las fotos de las procesiones.Esas fueron las palabras escritas por quien fuera mi maestra en mis avispadas asistencias a la universidad, (que pasé de madrugada… qué raro…) y quien después con el tintineo sigiloso de los años se convirtiera en una entrañable amiga. Ayer al leer un correo electrónico que enviara desglosando las peripecias vividas en sus vacaciones de Semana Santa. Me comentaba: se había ido a nutrir el espíritu a la tierra que le acarició el llanto cuando respiró por…

Continuar leyendo…

Encapotado de Jacarandas apunta mi eterno Domingo de Ramos.

Hoy amanecí apercollada envuelta en caricias y saciada de roces que erizaban mi piel; abrí mis ojos asustada sentí esa dulzura olor a miel mi cama lucía morada como alfombra aterciopelada postrada junto a mis pies, eran ellas las consagradas, las sumisas jacarandas de mi niñez. Las abracé asustada con la sonrisa cuajada, ellas cubrían mi desnudez.Yace la mañana agazapada en la fría nubosidad, bajo las panzonas nubes a punto de reventar y dejar caer el agua-nieve. Dramáticamente estamos en primavera sin embargo el invierno celoso no quiere irse del todo. Nos ha pintado un día gris, con pequeños rayos…

Continuar leyendo…

Atisbos de una Cuaresma primaveral en vísperas de la Huelga de Dolores.

Ya llegaron las manadas, vienen asomando con el murmullo que los caracteriza. Éstos que te cantan en las mañanas, que te recuerdan que el sonido de sus canciones, denotan vida. Son los pajaritos primaverales que se apresuran a desperezar ese invernadero de cuatro meses en el que hemos estado inmersos los residentes del norte del país. Aquí por las cercanías de los grandes lagos, pero; yo realmente sólo conozco uno y es el impresionante Michigan, parece mar el desventurado, tanto que no alcanzás a ver qué hay del otro lado, en la otra orilla sólo se ve una línea de…

Continuar leyendo…

Añoranzas heladeras.

Dunda me ha dejado la mañana de éste domingo, al seguir en mi hábito buscando no soltarme del cordón umbilical que es para mi, Revista Domingo; y tal vez les parezca aburrido, el que alguien que tiene la oportunidad de disfrutar de un medio ambiente distinto, con nuevas plataformas visuales, vivenciales, con nuevas oportunidades de empezar y crecer, se estanque en vivir recordando, o en éste caso leer un periódico de Guatemala. Quiero aclarar (porque hay varias personas que me reprochan el no vivir mi presente) que disfruto de mi estadía en tierras gringas, no lo niego, dicen que viajar…

Continuar leyendo…

¡Vitoreo a la mujer de ayer hoy y siempre!

Poco falta para que la bandeja de entrada de mi correo electrónico sea atropellada por mensajes de esos que enaltecen a la mujer en su día, lo leeré en los periódicos, en las revistas, lo veré en los noticieros, lo escucharé en las emisoras radiales. ¡Bah! Con decir que hasta aquel que te está tirando los perros, se atreverá a llamar y decir: ¡felicidades en tu día! ¿Pero acaso es tan sólo el 8 de marzo nuestro día? Porque después ni señales de humo te envían.Pues me siento con el adeudo de dedicar unas líneas al ejemplo que han sido…

Continuar leyendo…