Del valor de amar sin prejuicios.

Buscando algo que ver en televisión  la tarde del domingo,  encontré una  de esas  películas que no son de acción, ni de comedia, ni de miedo, ni de drama.  Esa película era  basada  en una historia real, la trama tenía que ver con el asesinato de un joven que nació varón pero que el camino  se enfrentó a la vida y decidió hacer público su sentir, muy internamente él se consideraba  mujer y se vestía  como una de nosotras; fue asesinado brutalmente por tres jóvenes norteamericanos cuando recién cumplía los 17 años de edad, la razón simple: prejuicios.  Pero en…

Continuar leyendo…

Raíces: a 31 años…

Después de una hora y media de camino finalmente llego, las luces están encendidas, un pequeño cartel  pegado sobre la  enorme ventana  de vidrio me avisa que estoy a punto de entrar al único lugar en Chicago  que tiene la magia de transportarte  al  pedalazo a la tierra donde dejaste el ombligo; lo leo: Maya Essence.  Respiro profundo y entro. En el primer salón encontrás las ventas de café orgánico, que traen desde el occidente del país, trabajan directamente con cooperativas, igual el cacao, chocolate, artesanías,  libros, música: CULTURA, allí encontrás vos cultura. Y cuesta vender cultura, lo demás se va  al chilazo, pero instruir,…

Continuar leyendo…

El Fantasma de la Deportación.

Es un peligro latente en el que vive la y el  emigrante indocumentada-do. Un alto mal hecho en el cruce de una calle sirvió de pretexto para  que un policía refiriera con emigración a un  amigo guatemalteco, son las horas en que el patojo estará arribando a Guatemala, enchachado. Ha venido a mi mente la imagen de canastadas de guatemaltecas-cos,  que llegan a Estados Unidos y la efervescencia de la comodidad gringa, les crea  una especie de amnesia y olvidan a su país de origen, a sus familiares y hasta sus retoños si es que dejaron. Como las tráidas esas…

Continuar leyendo…

Nostalgia.

Las horas  del lunes han transcurrido envueltas en  neblina, sumergidas en esa quietud que da el desfile de los copos de nieve que se resbalan lentamente por los aires,  hasta tocar tierra, es allí cuando con parsimonia típica del Winter Time, se entrelaza lentamente capa tras capa, la alfombra espesa que da la forma  y pareciera ser hecha a base de coco rallado. Pero al contrario es hielo, aquella alfombra blanca es hielo, los árboles se engalanan con esa manta blanca que les es donde la desnudez,  no hay aves, no hay hojas ni flores, los días soleados escasean ,…

Continuar leyendo…

Carne en Amarillo.

Es viernes por la tarde, recién he salido  de trabajar,   la temperatura de los últimos tres días ha estado congelante,  un frente frío ha entrado a la Ciudad de los Vientos,  ha nevado durante cuatro días: agua-nieve, nieve espesa, lluvia tipo granizada, y el  factor viento no ha ayudado en nada,  ha amanecido una enorme plancha de hielo, que ni echándole sal se derrite, es muy peligroso para caminar y contimás conducir un troncomóvil.  Los guantes de lana ya valieron pura estaca, en enero se utilizan de lana por dentro y enguatados, impermeables por fuera,  te arden las orejas al…

Continuar leyendo…

Del Cristo Negro de Esquipulas.

La Misa del Señor de Esquipulas en Chicago, es un evento sin precedentes,  allí encontrás vos de todo,  es muy distinto al chinique  que se arma para las “fiestas patrias”.   Enero en las ciudades en donde neva se torna extremadamente frío,  es cuando empieza a asentar el invierno, días tremendamente grises: como  el de las cenizas en los polletones. Vientos que traspasan febrero, en ambos meses se interna ese clima que  invita a   que te tomés  una taza de café de olla, arreculadita en una esquina de la cocina, pegadita a la lumbre del polletón. Pero aquí no hay polletones,…

Continuar leyendo…

Sunday Morning.

Me levanto con ganas de ir a buscar ese libro que me recomendó mi jefa: The Help. Desayuno  mi habitual licuado de proteína con frutas y le pido a mi hermana de favor que también encienda el motor de mi carro cuando baje a encender el suyo, mientras  me alisto. Diez minutos después  ya voy sentada conduciendo sobre las calles, esas anchas de chorrientos carriles, con dirección a esa librería fifí: Barnes & Noble.  Estaciono  mi carro  frente al lago artificial que han construido en ese centro comercial,   el cielo desnudo deja ver su  azul color Laguna de Ipala,  no…

Continuar leyendo…

Primero de Enero.

Hace pocas horas terminó un año y una década, y se quedó junto a  ellos el recuerdo de: vivencias,  la alegría de logros y la tristeza de las derrotas y sinsabores, las lágrimas de felicidad y del desencanto, decepciones y escalones ascendidos. Obstáculos superados y metas sin cumplir, amores y desamores, ilusiones, fantasías y realidades crudas que al final del camino nos enseñaron que somos apenas; diminutos caminantes en este universo que Dios ha creado. Éste apartamento huele aun al incienso que quemé anoche,  es tradición  que heredé de mi padre: quemar incienso minutos antes de la media noche, bendecir…

Continuar leyendo…

¡En el mágico mundo del jetabook!

Para cuando doña Yoya entró al mágico mundo del jetabook, ya había llovido en su vida, la tecnología no era amiga suya, pero se dispuso a saltarse las trancas y chotear eso que tenía a niños, jóvenes y no tan jóvenes  pegados  como calcomanía al ordenador. Dicho y hecho,  abrió su cuenta con el nombre que siempre quiso tener; “Yoyita la más bonita ”  vaya que el mundo del jetabook, es informal, asustada  observa, corrobora y shutea, cómo la mara escribe a diestra y siniestra intimidades íntimas de su intimidad, así como si de la flor de ayote  hablaran, sin…

Continuar leyendo…

Faltan cinco pa´ las doce el año va terminar…

Como si no fuera suficiente con la nostalgia del mes, agregá el frío del destierro,  la soledad de la diáspora,  diciembre engalana con sus pascuas, las manzanillas, sus nacimientos, los pinabetes, el ponche, los tamales y los celajes de ensueño. Sin embargo en la recta final los días apremian con su nostalgia: la Navidad lejos de casa,   para quienes emigran y para quienes se quedan: la ausencia del ser amado. De los dos lados he estado,  y ninguno me hace gracia. En ambos se sufre igual, quien se queda extraña  y el quien se va también. Esa ausencia le da…

Continuar leyendo…

Un chocolatito en el destierro.

Es sábado por la mañana, el sol comienza a levantarse sobre las copas de los árboles desnudos, el viento frío de la temporada  no deja de soplar, es un  buen día para salir de patas de chucho, a abrir la boca y chotear el ambiente navideño en el centro de la ciudad, si estuviera en Guatemala diría  “a sextear”, pero aquí es: ir a chompipear al “Down Town”. Eso de ir de la casa al trabajo y del trabajo a  la casa, se convierte en una rutina desgastante, pero hay sol, así que el centro nos espera. Mi hermana y…

Continuar leyendo…