La noche.

La noche cansada por el letargo de invierno se acomoda solitaria en su colchón. En una esquina el candil encendido le habla de amor. Se despoja de miedos y de todo pudor. La noche cansada solo quiere dormir, el candil la acaricia, ella piensa en abril. Ilka Oliva Corado. 17 de enero de 2015. Estados Unidos.

Continuar leyendo…

El desconsuelo de crecer.

Nunca imaginé una vida distinta, nunca. Mi vida era entonces la arada verde con linderos lejanos, mis cabritas y las montañas verde botella, allá a los lejos. Dos volcanes allende de mi alcance y en lo alto los cielos azules que en invierno se llenaban de ceniza y se empezaban de agua. Comenzaba a tronar y en instantes caían los chaparrones y las calles de mi arrabal de llenaban de ríos enlodados y los niños salíamos a jugar con barcos de papel y a saltar descalzos sobre los charcos. Qué alegre era la vida entonces. La frágil edad de la…

Continuar leyendo…

El jamaiquino.

Tenía un año de emigrada y estaba trabajando en la Liga Nacional de Fútbol Europeo. Quinientos equipos de todo Europa y algunos de Latinoamérica, África y Asia. Mi inglés era parco, apenas entendía palabritas y de hablarlo ni se diga. Siempre andaba con mi traductor electrónico en forma de calculadora. Mi asesor arbitral que era griego me enviaba a los juegos más complicados, y siempre me mandaba con árbitros experimentados. Memoricé lo básico del fútbol en inglés para responder a preguntas de los jugadores que se dan en el instante cuando sucede una falta, y cuando no entendía llegaban los…

Continuar leyendo…

Cuando era bonita.

Hace mucho que dejé de ser “bonita.” Creo que desde la adolescencia, cuando   dejé de ir al grupo juvenil – a hacerla de celestina entre las parejas de tortolos en plena calentura de la edad- y a misa los domingos por la tarde – a cantar el Hosanna y a dormirme a la hora del sermón- y lo cambié por irme a jugar fútbol y a los bailes callejeros. Entonces no sólo me convertí en una endemoniada que no le dedicaba tiempo a Dios sino también en una libertina que prefería la indecencia del baile a darse los tres golpes…

Continuar leyendo…

Sin arrepentimientos.

Hoy en la madrugada me encontré con la frase de Waris Dirie: “Me encanta la vida . Me gustaría poder vivir otros 500 años , de verdad. Hay mucho que hacer . No me siento amargada o enojada o decepcionada . En todo caso , estoy muy agradecida por de donde yo vengo . No tengo arrepentimientos en absoluto.” Mi Nube Pasajera –un ser imaginario que creé para conversar- me dice que yo me enamoro del amor. Y es cierto, yo me enamoro todos los días, soy de mil amores. Me encantan las rarezas, lo sui géneris que está en…

Continuar leyendo…

Housekeeper.

Hace unos días me encontré de nuevo con el libro The Help cuando andaba en la biblioteca en busca de libros de Anaís Nin, -¡acabo de descubrir a Anaís Nin!- lo estoy leyendo otra vez. En español sería algo así la traducción del título: la chacha, la criada, la gata, la sirvienta, la cholera o la muchacha. Últimamente me han dicho que me victimizo y que utilizo mi trabajo de empleada doméstica como bandera, o que utilizo una postura de auto humildad para describir mi oficio y el ámbito a mi alrededor. Mi insistencia en no ocultar que limpio casas…

Continuar leyendo…

La marcha de la hipocresía.

Mientras el mundo tiene puestos los ojos en Francia y en la “marcha de los hipócritas” –me refiero a la foto del recuerdo que se tomaron líderes políticos en un remedo de marcha en las calles de París, en completa soledad, alejados del pueblo que se manifestaba de verdad- han muerto 35 niños y ancianos refugiados de Siria en Turquía, Líbano y Jordania debido a las temperaturas gélidas. Pero esto no es noticia. Esas vidas son insignificantes. -Como también lo son las vidas de los caricaturistas de Charlie Hebdo, pero fue una excelente plataforma el atentado extremista para que líderes…

Continuar leyendo…

No soy feminista.

Me sucedió con el feminismo lo que a muchos, lo rechacé de entrada porque lo desconocía y lo único que había visto era a mujeres lanzarles pestes y odio a los hombres pero que se casaban con ellos y tenían un familia. Me preguntaba, ¿cómo es que pueden odiarlos tanto y a la vez quererlos? ¿Odian a sus hijos varones? ¿O es que en su casa son una cosa y en la calle otra? ¿Qué tipo de educación y valores están dando estas mujeres a sus hijos? Me sucede como con las mujeres homosexuales, que la mayoría habla pestes de…

Continuar leyendo…

Eduardo Galeano, un hombre hermoso.

En mayo de 2013 me enteré que don Eduardo Galeano iba  a estar en  Chicago,  en dos presentaciones; una en el Museo de Historia y otra en el Museo Nacional de Arte Mexicano. Estaba de gira   por Estados Unidos presentando su libro Los Hijos de los Días.  Compré dos entradas e invité a mi hermana para que fuera conmigo, asistimos a la presentación que tuvo en el Museo de Nacional de Arte Mexicano. Ahí estaba programado que su conversación fuera con Elena Poniatowska, y ella misma le entregara el Premio Elena Poniatowska, por impulsar la literatura en español, pero estaba…

Continuar leyendo…

Aniquilar la libertad de expresión para propagar el miedo y el fanatismo.

“ Si se calla el cantor calla la vida/ porque la vida misma es todo un canto/ si se calla el cantor muere de espanto/ la esperanza, la luz y la alegría…” -Si se calla el cantor. Horacio Guaraní. Lo acontecido en Francia con la masacre en la revista Charlie Hebdo, despierta nuevamente el monstruo del extremismo. Esa intransigencia religiosa tan infesta de odio que ha sido a través de la historia la causante de tantas muertes alrededor del mundo. Están dividas las opiniones entre lo absurdo, -que es alabar estas masacres basándose en ideologías políticas y credos- y en…

Continuar leyendo…

Comandanta Ramona.

“Llegamos hasta aquí para gritar, junto con todos, los ya no, que nunca más un México sin nosotros. Eso queremos, un México donde todos tengamos un lugar digno”. –Comandanta Ramona. 1996 en la histórica marcha Zapatista en la Ciudad de México. Hace tres años, una tarde de otoño caminaba por las calles del corazón de la comunidad mexicana en Chicago. Había ido al Museo Nacional de Arte Mexicano a ver una exposición, y quería comprarme un atol y una tostada en una de las fondas lugareñas, caminaba despacio disfrutando el viento frío y el murmuro del ocaso cayendo sobre las…

Continuar leyendo…