Arcadia

Lo ve asomar con sus once ovejas, cayéndose macho de bolo se ha gastado el sueldo del mes nuevamente. A Arcadia le contaron que lo vieron desde el medio día chupando en el bar de la Maruca Quezada. Desde la ventana de la cocina lo mira subir la cuesta de adoquín, atrás camina la yegua con el aparejo vacío el asoleado no ha comprado el frijol ni el máiz. Ni la media de gas, ni las candelas, ni la libra de azúcar. Ni la sal ni el bicarbonato, ya no hay cal para cocer el nixtamal, ni la media de…

Continuar leyendo…

Asunción.

Murió el Robalo. En su casa de bajareque y teja acompañado de su miserable soledad, los hermanos Garrobos que le sobrevivieron, en su agonía se repartieron las vacas, las cabras y las cargas de leña seca. Blandieron los machetes para pelearse el pedazo de tierra donde la muerte sofocaba a su hermano. Las sobrinas contaron las gallinas, los patos y las coquechas. Las cluecas echadas que estaban a punto de reventar los huevos con las nuevas manadas. Los utensilios de cocina que no eran más que tres pailas, dos batidores, dos cucharas y un cuchillo. El comal nuevo de barro…

Continuar leyendo…

Tatita.

En muy pocas ocasiones yo acostumbro a hacer una introducción a un relato y dejo que usted querido lector y lectora deduzca si es realidad o ficción.  De nada sirve que aclare si el lazo está hecho de hebras de maguey o de nailon,  el lazo es lazo y su finalidad es la misma.  Con esto quiero decir que igual da si es realidad o ficción usted sabrá que el muro que la divide es totalmente invisible y traspasable, igual se lo salta de aquí pa`llà  que de allá pa`cá. Tatita puede ser un nombre ficticio como real,  haber crecido…

Continuar leyendo…

Aminta.

El cuerpo fue encontrado en la orilla del río Bravo dentro del territorio estadounidense, estaba sin ropa y con dos puñaladas en el costado derecho, múltiples golpes en el rostro y un tobillo quebrado. Fue llevado a la morgue del poblado más cercano su apariencia de latinoamericana no alarmó a las autoridades migratorias del lugar sería una más de las tantas víctimas de trata de personas, de violencia intrafamiliar o bien de las que cruzan la frontera de forma ilegal  y  que seguramente  se encontró con un mal coyote que le hizo ver su suerte. Como un cuerpo XX fue …

Continuar leyendo…

Amelia.

Finalmente sus padres juntaron lo suficiente para mandarla a traer ocho años sin verlos  y navidades, y cumpleaños en casa de sus abuelos maternos, una llamada telefónica para celebrar, para intentar abonar en el vacío de la distancia y de no estar presente. Un abrazo de despedida dio a sus abuelos en la estación de buses de Michoacán y emprendió el viaje tomada de la mano de un coyote hacia  el Estado de Sonora frontera con Arizona, Estados Unidos en busca de sus padres que la esperaban ansiosos en Kansas City, Missouri. El mismo viaje que realizan miles de criaturas…

Continuar leyendo…

Radio Cututuy.

Se llegó el día de la inauguración los y las comensales del puesto de refas de nía Yoyis han hecho cambalache para asistir a la fiesta de traje: traje frijoles, queso, tostadas…, y un bucul. Los dos policías de seguridad de la ferretería Se La Encalo hicieron acto de presencia desvelados pero con dos tecomates llenos de boj, el repartidor de periódicos se apuntó con una pana de agua chiva para hacer el fresco de masa, Orostro el carnicero se dejó caer con diez libras de puyazo mientras que Adelaida la del puesto de verduras llevó lo necesario para los…

Continuar leyendo…

El gladiolo que floreció en invierno.

Echaba de menos la querencia de su tierra, el clima seco y las tardes áridas donde el calor se aplacaba con palanganazos de  agua regados sobre el polvo. Siempre fue un gladiolo hasta que lo emigraron como planta de exportación y fue trasplantado en otra tierra dentro de un tiesto abandonado en la soledad de un balcón,  en ese extraño suelo le llamaban gladiolus  un mote sumamente ajeno al sonido de sus oídos. En la comarca de sus nostalgias era una planta medicinal, también amuleto y sus pétalos llamaban la atención por su hermosura y sus intensos colores,  en el…

Continuar leyendo…

Buen día para morir.

Buen día para morir pensó mientras abría las persianas de la ventana, afuera el sol comenzaba a asomar. Najah decidió que el penúltimo día del año era propicio para enterrar sus miedos, los fantasmas y temores, la sombra feroz de la sociedad y el puritanismo de su familia condenada a ser conservadora y de doble moral. Era la oveja negra  de la familia, la liberal la que siempre se metía en problemas por expresar su opinion que regularmente iba en contra de los diez mandamientos de la Biblia y las mil leyes del qué dirán. Desde muy joven disfrutó de…

Continuar leyendo…

Matilde y su musa de terciopelo.

Esa tarde Matilde se dirige hacia el puerto de Lisboa le gusta escribir mientras se desborona la tarde sobra la aguas saladas del mar. Está de vacaciones en Portugal como suele hacerlo cada verano, alquila una cabaña con vista al mar. Ahí durante ese tiempo es ella sin conductor de automóvil rentado, sin el ejército de editores  exigiéndole un libro para publicar en cierto lapso de tiempo. En Lisboa y exclusivamente en el verano se deshace del abrigo de escritora y camina en sandalias, compra su comida en el mercado del pueblo y cocina sus cenas. Por las mañanas se…

Continuar leyendo…

Diosas nocturnas

El otro día una amiga ( de parrandas) me invitó a que saliéramos a despedir el otoño -fue el pretexto- su atinada propuesta fue que atravesáramos la ciudad y buscáramos una de esas discotecas de moda en el corazón de Chicago específicamente en donde habitan las bebidas espirituosas en manos de anglosajones europeos y afrodescendientes de acomodado nivel social. Y yo que desde que tengo conciencia soy chiniquera en primer plano pensé en ir pero no estaba de ánimo y la lesión en uno de mis ligamentos me lo impedía por completo , no fui. Las discotecas, son un centro…

Continuar leyendo…

Transgredida

Trata por todos los medios de no perder el conocimiento de mantenerse despierta tiene miedo de morir. Dale, dale, dale celebran  las voces al unísono, Athena trata de movilizar su cuerpo pero  le es imposible le han inyectado algún tipo de sustancia que la tiene estática y débil. Clava sus ojos como alfileres sobre los rostros de los tres hombres,  trata de hacer un recuento mental y se pregunta, ¿cómo llegó a ese lugar? Pero su memoria desprende acetatos de imágenes borrosas y confusas, solo recuerda haberse tomando una gaseosa con uno de sus catedráticos de universidad justo en una…

Continuar leyendo…