Sobresaltos.

La angustia siempre al lado Arañando mi puerta Temblando en mis manos Metida bajo mis sábanas Escupiendo mi rostro Volviéndome hiel Gritándole al viento Con mi fuerza gastada Empuñando cenizas Ahogando mi ser Mi sombrío abandono Me llevó hacia tu puerta No estabas alerta Me invitaste a pasar Una niña con miedo Se escondió entre tus piernas Y las noches desiertas Se ausentaron Te conversé en sobresaltos De la ansiedad y su intriga Me miraste con tus ojos de estepa verde Y mi ilusión retoñó Te anidaste en mi sangre Me refugiaste en tus brazos Ya no era un retazo…

Continuar leyendo…

Encunetada.

Y a vos, cuerpo desfigurado Mirada que agonizó Sueños truncados Sangre seca en un adiós Y a vos, ternura de vidala Tibieza de sol Niña triste encunetada ¿Quién con saña te mató? ¿Quién destrozó tus primaveras? Tus piernas fecundas secó Quién cortó tus pies y las higueras Quién tus pezones mutiló Y a vos, adolescente impura La tortura te despedazó ¿Quién te llora? ¿Quién te busca? ¿Quién te nombra? ¿Qué sociedad se escuda en la resignación? La misma que solapa con su silencio desteñido La que acuña, la corroída La que se luce con su algarabía Y a vos mujer,…

Continuar leyendo…

Cauce.

Fui como una noche oscura y silente Un ocaso gris ensimismado Una teja rota en el corredor Una flor marchita dentro de un jarrón Una puerta sin abrir Enmohecida por el tiempo Un adobe seco, cuña de ladrillera Brizna estéril sin reverdecer Fui quebrada sin torrente alguno Voz acorazada en la desolación Fui viento tempestuoso prohibiendo su quietud Sombra innecesaria, Lastre de un alud Fue tu mirada clara Tu natural belleza Tu ternura y proeza Tu paciencia y tu luz Soy cauce Gracias a tu virtud. Ilka Oliva Corado. Abril 04 de 2014.

Continuar leyendo…

Redención.

Podría decirte de qué color es el silencio Y describir cada esquina y cada tranca Reseñar lo que hostiga y azota Respirar nuevamente su olor Cuando el recuerdo brota Podría ver el fondo del abismo Y palpar con mi instinto sus paredes Arañar con mi ansiedad hasta sangrarme Y dormir en la agonía tan estéril Podría caminar en sus veredas Y llorar devanándome en el cieno Evocar los tormentos más acerbos Y perecer desde siempre en su secreto Podría contarle de tu nombre Y esbozarte en poesía a media voz Entendería por qué mi alegoría Y adepto te llamaría redención.…

Continuar leyendo…

Contracorriente.

Contracorriente. – A: Camilla. Pensaste tal vez en algún momento de contrariedad Que ese lastre sería tu jaula Viste tus alas heridas y retraídas Temerosas de alzar nuevamente el vuelo El horizonte ya no era tu alegoría, tu fascinación Incomprendida y abatida te respiraste decepción.   Las letras se secaron el rosal nunca floreó Y tus venas se amargaron en el silencio y el adiós Trancaste las puertas y ventanas Y te encerraste a perecer Los silencios que lapidan cuando no se puede ser.   Más tu esencia de hechicera Con brebajes te curó Imperceptibles  las fronteras La golondrina voló…

Continuar leyendo…

Caudal.

Qué haré en el silencio Qué hará la poesía que nace para ti Hacia dónde irán los versos Si eres la vena, el umbral y la revelación. Acaso esconder las odas Imaginarlas dormidas a deshoras No pensarlas, no sentirlas, no vivirlas No pensarte, no sentirte, no vivirte. Escapar. Nuevamente renunciar. Zurcir la vena y obligarla a otro caudal Fingir que todo es normal Ser oscura y aparentar luminosidad Negarme a observarte, a acariciarte A imaginarte, numen A sentirte, aire A escribirte, poesía. Qué hago con el silencio Si es tan necio y estéril Me consume, me conmueve Se apropia de…

Continuar leyendo…

Mujer de mercado.

Aquí estoy, No hay día en que falte Se abren las venas de un callejón Son puestos y bultos, trabajo y amor. Mis manos saludan el jornal labriego Nadie sabe mi nombre, me llaman María Y me tratan de vos Camino de prisa la venta es urgente Soy niña y adolescente Abuela y otrora una ilusión. Mi sonrisa cansada de tanto ajenar Los años ajados son tan disparejos Han hecho una mella en mi mirar. Mi voz es precisa Ninguna cornisa por donde escapar Enfrento la vida, mi pulso es voraz Marchanta me dicen, así india nomás. Nadie sabe mi…

Continuar leyendo…

Señora, usted.

Señora, usted. ( Para vos) Que le pone el pecho a todo Con su elegancia y su modo Sutil y feroz su letra denuncia No renuncia a revelar La verdad que es tan cruda Y no hay ninguna premura Que la empuje a olvidar Con su pluma y su tacto Retrata las sombras de los espectros Altaneros y evasivos en la pasividad De las masas dormidas En la apatía que anida Tanta perversidad Señora, usted De sonrisa sureña De palabra fecunda Que no busca festejo Ni aparentar Ningún falso halago Por recurrente y avaro Logra comprar Su pensar tan preciso…

Continuar leyendo…

Vida.

Yo voy a sonreírte vida En nombre de quienes ya no están Y voy a bailar contigo la música del litoral La armonía del tierrero que en olvido se esfumó La riqueza de un solo credo que no es una oración Voy a acariciarte vida con las cuerdas de mi voz Los ocasos ya desiertos que son penumbra en un panteón Tristeza yerma de color te vestiré Saltaremos como crías festejando a quien se fue Los difuntos que son ríos en la entraña del recuerdo Lágrimas inexpresivas que se ahogan sin salir Son las mohínas golondrinas que no tienen a…

Continuar leyendo…

Inequidad.

No hay que buscar tan lejos Para encontrar inequidad En un suspiro el viento la trae La acurruca en la esquina y en el zaguán En las calles camina sola entre la multitud Tiene forma de persona y a veces de avestruz Pareciera una amapola con pistilos en desahucio Agriada entre sus penas la apatía la amordaza Si fuera suficiente con el buen sentir La avaricia sería arcaica y no un nutrido porvenir Compartidas las raciones entre las letanías La caña y la cachaza son bagazo de ironías Vaya vida de miserias y de arquetipos Dibujarla en tono oscuro y…

Continuar leyendo…

Crías en mi arrabal.

Sonríen las crías en el arrabal Aunque el hambre les muerda los labios De la polvareda hacen una canción Con letra invisible tan solo inteligible para el corazón Cuando llueve recio hacen barcos de papel Y saltan charcos en las calles viejas En las periferias de un solo querer Las canillas cenizas y la sonrisa franca Las miradas tiernas y un mar de ilusión Sueñan que juegan mientras trabajan Haciendo la raja a cambio de un tostón Guindos y empinadas en las madrugadas Ya van dentro cuando sale el sol Los hombros parejos y la espalda cansada Se van en…

Continuar leyendo…