¿Indignación?

Mientras tanto el Federiquín comenta. No jodan, ¿qué es eso muchá?, ¿con qué se come?  Tan extraña palabra y su significado ha de ser aberrante, en Guatemala no queremos palabras  de significados aberrantes así que  fuera la indignación. Aquí que no nos vengan con letreritos ni con pancartas mucho menos que nos vengan a incitar a manifestaciones masivas porque bien que estamos como para meternos a camisa de once varas, ¡que manifiesten los haraganes que no tienen qué hacer!, que yo tengo que trabajar para mantener a mis  hijos. Ataja la Martuca: y yo  para comprarme mis tacones y mis…

Continuar leyendo…

Masacre a toda ley.

Claro que existe diferencia, es un enorme zanjón el que divide la realidad. Es que los masacrados fueron indígenas que son los nadies en esta sociedad clasista y racista. De haber sido camisas blancas a estas hora hubiera una manifestación masiva en donde todas y todos vestidos de blanco lloriquearan por la paz en el país. Imaginate vos una masacre en una de las discotecas de la Antigua ahí a donde van a despeñarse las hijas de papi y mami, o en la zona diez en donde se motean los culicagados hijos de papi y mami, también serían los comentarios…

Continuar leyendo…

¿Los huevos?

Eso le preguntaba a tío Lilo cuando capaba los marranos. ” Los tiré mija” me contestaba. En los huevos pensé nomás me enteré de la canallada gringa y su Senado en autorizar una intervención ( violación) inmediata en Siria. Para ir a matar gente inocente sí tienen el azadón a la mano pero no tienen los HUEVOS de autorizar una reforma migratoria. ¿Las razones? Vaya usted a saber – yo sé que sí sabe- pero como es ya costumbre de este enardecido poderío de mierda – y de armas y de mansiones y de comodidades y de invisibilidades- y de…

Continuar leyendo…

Final de verano.

Sería fabuloso escribir una historia romántica de final de verano. Inventarla como cuento de ficción. Caminar por las aceras del corazón de Chicago con la brisa del lago Michigan acariciando la noche cerrada. Un beso, una caricia, una sonrisa, una amena conversación, sábanas de seda, un ascensor, playa y arena, discoteca y licor. De hecho no sería tan ficción porque así está la noche en este momento en que yo escribo aquí en mi cuchitril escuchando el canto de las chicharras. Los clubes nocturnos ofrecen bebidas gratuitas, entradas de a dos por uno, noche libre para señoritas, concursos de baile,…

Continuar leyendo…

Columnistas.

He escuchado que en el mundo de las letras  el poeta y la poetisa son quienes siempre reciben las mejores flores, ¿cuál es la razón? ¿Será su alma maldita? ¿O ese halo que siempre los rodea? No es fácil escribir poesía, tampoco es fácil armar un argumento y publicar una novela de trescientas páginas, pero en el mundo de las letras también existe esa intelectualidad incansable, inaudita,  que es como hierro al rojo vivo en casa de herrero,  lava de un volcán despierto, cauce para un río en montaña, es esa intelectualidad  de veinticuatro horas al día, la emergente, la…

Continuar leyendo…

La muerte en La Bestia.

En este país de innumerables culturas emigradas , de multilenguas y de sueños idos, agosto está por retirarse y con él el verano, se va a tropezones como no queriendo irse, días los llena de lluvia y niebla y otros –como hoy- de sol y humedad. Aquí en este país de cemento y espejos, de rascacielos y de sombras, La Bestia es tan solo el personaje de un cuento de hadas también emigrado desde Europa al que Hollywood lanzó en su fantasmagórica maquinaria de hacer películas, como uno de esos hechizos de Disney World que en la América Latina las…

Continuar leyendo…

Trata de mujeres.

No soy especialista, ninguna letrada en  salones de universidad, ninguna conclusión Freudiana, aquí no voy a fumarme la hierba de Pavlov, Piaget,  ningún Skinner, ninguna Gestal,  ningún Humanismo de Maslow, ninguna psicología que alarme mi estado y  me haga experta en la materia de las terapias post transgresión. Esos infiernos donde ninguna terapia habita solo queman en carne y alma a quien los vive. Pero sí soy  mujer, soy humana, respiro, vivo, sueño. Mi opinión a continuación no es más que la de una  habitante de esta tierra porque ni papeles tengo que me agencien a un país, salvo el recuerdo de una ladera, un bulevar y una aldea que son…

Continuar leyendo…

Mujer deja tu huella, ¿en dónde pué?

Primero vamos por el café para despertar bien  y entender este embrollo de ¿Mujeres líderes? Lo de “lanzan proyecto si lo entiendo muy bien” -tampoco soy tan dunda-,  porque cualquier mustia con garras afiladas y en desconocimiento total de la decencia, conciencia y honradez  se ha aleado a los soquetes del gobierno en turno y con lo  de “letrada” como pantalla prepara el arsenal que se convertirá en marmaja que desviarán a cuentas de bancos por allá –de los porálles- en el extranjero. ¿Líderes? Claro que lo son, son batuta en el arte del engaño, de la estafa, de la…

Continuar leyendo…

¡Embusteros!

Sin reparar en la disciplina deportiva que practiqués generalmente una vez por semana te tenés que tomar el pulso antes y después de la actividad física, porque es necesario evaluar cómo está tu riego sanguíneo. En el  inframundo de  la migración indocumentada en Estados Unidos  sin necesidad de querer evaluar se siente  el cambio de ritmo cardiaco, el cambio de emociones profundas, las sensaciones: miedo, ansiedad, paranoia, angustia,  la mayoría duerme con un ojo abierto  pensando que a deshoras de la madrugada llegará la migra a votar la puerta de sus casas, de los apartamentos que rentan y que enchachados …

Continuar leyendo…

Llegó el día.

Hace dos días me fui a cortar el pelo, tan cortito lo pedí que la estilista se trozó los dedos con la tijera, me dijo que si quería que me pasara mejor la máquina en el número cero le dije que lo iba a pensar y en la próxima visita al salón de belleza –que le dicen- le avisaba. Yo no tengo preferida, aunque hay una que entiende a la perfección el corte que pido,  pero todas tienen la capacidad y con todas me encanta hablar, por lo regular son ellas las psicólogas de las clientas pero cuando yo llego…

Continuar leyendo…

La etiqueta.

Vivimos en un mundo donde las personas somos etiquetadas en cuanto a nuestros valores morales, costumbres, carácter, normas sociales, clase social,  ideología, color, credo, grado de escolaridad y también por supuesto por nuestra orientación sexual. Han pasado dos semanas desde que publiqué la fotografía con mi propia manifestación, el cartel decía: “Soy Ilka, enajenada, heladera, mil usos, escribana y poeta. Calle de doble vía indocumentada y puta. Bi género o sin género si preferís. Socialista. Pero no soy Camisa Blanca ni Come Mierda. Sí, anti homofóbicos y mustias. Qué nos definan las acciones no las palabras.” En la última línea…

Continuar leyendo…