Ilka Oliva Corado, Luz de faro, Conexão América Latina. 01.

Cuando tengo una invitación a participar en algo externo a mi blog, me pongo a rumiar, dándole vueltas y vueltas a ver si decido participar o no. Es muy raro que lo haga o que acepte ser entrevistada, prácticamente a todo digo no, salvo algunas excepciones.

¿Por qué? Porque soy cavernícola, me digo a mí misma siempre. Mi blog lo amurallo a manera que nadie pueda traspasarlo, y en él habitan mis letras, mis audios, mis videos, mis fotografías y mi arte. Mis miedos, mis anhelos, mis enfados, mis conclusiones, mis opiniones. En mi blog me desarmo para volverme a armar pieza por pieza y desarmarme de nuevo. Es así como curo mis heridas y como mi espíritu se libera.

Por ejemplo en persona creo que nadie o muy pocos pero pocos pocos saben que escribo, que pinto, que hago videos, no hablo de eso porque es un mundo muy íntimo para mí. Y los que saben es porque me han conocido por medio del blog. No pertenezco a ningún grupo artístico de nada, no asisto a eventos sociales y culturales, es muy raro cuando lo hago. Mi mundo transcurre entre mi bicicleta, mi reserva forestal, mi cámara, mis pinturas y mi escritura. Ellos son mi compañía.

Mi escritura, mi pintura, mis audios, mis videos son parte de mi restauración emocional, de la expresión de mi alma, de la quietud de mi espíritu y es muy raro que yo hable en persona de ese mundo, salvo que alguien me aborde para hablar de mi blog y lo que contiene. Así de íntimo es mi blog para mí. Porque es como hablar con mis adentros donde nadie puede interferir.

Hablo del proceso creativo. La publicación es aparte. Soltarlos al viento y que tomen su propio camino. Lo que venga después de publicarlos en mi blog es totalmente externo. Pero siempre es agradable saber que por lo menos un texto, un poema, un audio, un video, una fotografía, tocó a una persona. Y sé lo importante que es porque a mí me ha pasado también como lectora y cuando observo paciente, cuando abro mi corazón, cuando me despojo de todo ego humano tan propio de mi especie, entonces aprendo, soy convocada por otra alma que tal vez vivió hace cien, doscientos años atrás y se atrevió a hacer público aquello que nació en la intimidad.

Admiro mucho a quienes se atrevieron en el pasado, cuando era una verdadera hazaña atreverse a saltar los muros. A veces el polvo del tiempo cubre la proeza de los espíritus que buscaron su libertad y de toda la enseñanza que tienen para nosotros, y nos fascinamos con lo reciente, lo nuevo, lo que le llaman contemporáneo.

Para inicio de año, Eduardo Vasco, un periodista brasileño que durante muchos años tradujo mis textos al portugués para publicarlos en Diário Liberdade, me invitó a participar en el programa Conexão América Latina, un canal de YouTube que se transmite las 24 horas del día. Podía participar con poemas, relatos y con esto poder acercarme un poco más al pueblo brasileño. País que quiero mucho y del que siempre guardo la ilusión de conocer un día. Brasil le ha dado tanto a mi escritura, la ha abrazado, le ha abierto veredas a pesar de que escribo en español.

Rumié un poco antes de tomar la decisión porque soy arisca, de lo más arisca que ya no hay, pero terminé aceptando. Así es que hoy les comparto esta primera entrega, que no es gran cosa, soy simple en todo. Pero sí está en todo lo que hago mi alma que es lo más importante.

En esta primera entrega quise dedicarle el primer poema de mi participación a una persona que ha sido una luz de faro en mi vida, en todos los sentidos. Por eso escogí ese poema para esta primera presentación.

Nuevamente agradezco a Eduardo Vasco por su insistencia en seguir dándome a conocer en Brasil. Primero por escrito y hoy con videos.

Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL: https://cronicasdeunainquilina.com

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado

10 de enero de 2021, Estados Unidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.