Por mi amor al deporte

Cada primero de enero desde hace ya muchos años, voy a realizar ejercicio a mi reserva forestal rentada, es mi forma de agradecer al deporte lo mucho que le ha dado a mi vida, pero también es mi promesa de continuar realizando actividad física siempre.

Cuando hay suerte para esta fecha del año ya ha nevado, es raro cuando no sucede. Entonces el bosque se torna en un lugar mágico, el viento que sopla para ésta estación del año es la mejor compañía junto a los animalitos silvestres que hacen de esa arboleda su hogar.

Ir a caminar y subir un poquito la velocidad cuando los músculos ya han calentado. La temperatura corporal cambia y el frío desaparece. Es bonito realizar ejercicio con la temperatura en contra, le hace bien al cuerpo.

El sonido de los zapatos tocando la nieve, es el sonido único del invierno. Observar las cáscaras gruesas de los árboles mayores, encinos y arces que son hogar de miles de ardillas y aves. Disfrutar las huellas de los venaditos, por mi amor al deporte he podido disfrutar la magia que tiene el monte en todas las estaciones.

Sí, también me acompaña mi cámara fotográfica, que es de mis grandes amores.

Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL: https://cronicasdeunainquilina.com

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado

01 de enero de 2021.

2 comentarios

  1. Animo fwlicodades, saludos a la pelu

Responder a Ilka Oliva Corado Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.