Guatemala: sociedad podrida

Hace dos días leí en las redes sociales, el siguiente comentario: “Amigos y pueblo de mi querida Escuintla, a tomar medidas de precaución, el traslado de más de 160 privados de libertad de la mara 18 a la supuesta cárcel de máxima seguridad El Infiernito implicará el traslado de familiares y amistades de estas personas; y por ende habrá un aumento en los índices de violencia y estos seguro trasladarán sus operaciones a nuestro municipio. Suficiente teníamos ya con la delincuencia local, ahora esperemos que las autoridades nos brinden la seguridad necesaria y si no pues a defendernos y repito tomar más precauciones.” El texto venía acompañado de un enlace de un medio de comunicación guatemalteco con el titular: “Incidentes en cárcel El Infiernito de Escuintla.”

El Infiernito es una cárcel de máxima seguridad situada en el departamento de Escuintla, Guatemala. Del comentario se pueden desglosar muchos estereotipos, y si a estos les agregamos nuestra buena dosis de racismo, clasismo, mente colonizada y presunción tienen como resultado lo que está sucediendo en Guatemala: que buena parte de la sociedad está exigiendo a gritos la Pena de Muerte para los parias.

Por todos lados se ve a gente compartiendo en las redes sociales su enojo por la ola de violencia “común,” los recientes secuestros de niños, los asesinatos de taxistas que se unen a los asesinatos diarios de pilotos de autobús y las extorsiones; a lo que resumen con su apoyo a la Pena de Muerte.

Son en su mayoría personas que votaron en su momento por Arzú, Berger, Otto Pérez Molina y últimamente por el flamante Jimmy Morales. Es gente que sigue negando el Genocidio, que está en contra del aborto y el Matrimonio Igualitario. Gente que mantiene con hecho y pensado el patrón patriarcal machista, abusador, racista y clasista porque los beneficia. Gente que cree que pertenece a un tipo de linaje en peligro de extinción.

Poco se le puede pedir a Guatemala con una sociedad podrida, que no tiene moral para exigir un gobierno transparente pues éste es el reflejo de lo que son sus votantes.

Uno se pregunta, ¿por qué no exigen la Pena de Muerte para los genocidas y los culpables de desapariciones forzadas? No es que yo esté a favor de la Pena de Muerte, pero surge la duda, cuando los veo lanzar espuma por la boca y ensañándose contra los más golpeados del sistema. Negando el derecho al aborto como si ellos tuvieran jurisdicción en el cuerpo de otras personas. O así mismo pidiendo la Pena de Muerte como si ellos tuvieran derecho a decidir en arrebatarle la vida a otra persona. ¿En dónde está pues su defensa de la vida con la que pelean tanto la negación del derecho al aborto pero sí apoyan la Pena Muerte? ¿No es acaso eso una enorme contradicción?

¿Por qué ensañarse contra los parias? ¿Por qué esa parte podrida de la sociedad guatemalteca no sale a las calles a exigir la renuncia de Jimmy Morales? ¿Acaso siguen creyendo en su oratoria de pastor consagrado y ungido por el Espíritu Santo?

¿Acaso no tienen dos dedos de frente para darse cuenta que los están manipulando? ¿Qué los secuestros de niños, los asesinatos de pilotos de taxi y autobús, que las extorciones son parte de la estrategia con la que las verdaderas mafias que pululan en el gobierno desean atemorizarlos y distraerlos? Porque mientras más torpe, manipulada, estereotipada y patriarcal sea una sociedad, más beneficio para los tentáculos que desangran al país.

¿Cuándo esta sociedad podrida alzará la voz y tomará las plazas de toda Guatemala para un cambio que no suene a la farsa de refundación?  ¿Quieren un motivo para indignarse? Ahí están las violaciones sexuales de niñas, niños, adolescentes y mujeres. Ahí están los feminicidios de todos los días. La pobreza y la miseria. Los hospitales sin medicina. Miles de guatemaltecos migrando sin documentos. Razones las tenemos lo que sucede es que somos chambones, hipócritas y descarados.

Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL:  https://cronicasdeunainquilina.com/2017/03/01/guatemala-sociedad-podrida/

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado contacto@cronicasdeunainquilina.com

01 de marzo de 2017, Estados Unidos.

Un pensamiento en “Guatemala: sociedad podrida

  1. Aquí quieren la pena de muerte pero que se aplique a quienes robaron un pan y no tienen dinero para pagarse un “buen abogado”. Pero no la quieren para el expresidente ni la expresidenta que por sus robos dejaron a los hospitales sin medicinas y a los niños sin comida y escuela,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s