Somos más americanos que el hijo de anglosajón

Ya me gritaron mil veces/Que me regrese a mi tierra/Porque aquí no quepo yo.

En ascuas estaban millones de indocumentados en las vísperas del Grammy Latino 2014,  porque Obama tenía semanas alardeando con que de un momento a otro anunciaría una Acción Ejecutiva. Aquella muchedumbre ni dormía pensando en que por fin saldría de las sombras. Fue una ingratitud haberse aprovechado de aquel clamor, de aquella necesidad, de aquella ilusión.

Para poner las cosas en perspectiva no hay que olvidar el plan maquiavélico que montaron los gobiernos de Estados Unidos, México y los del triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) para el verano de ese mismo año, fue una bomba de tiempo: la crisis de los niños centroamericanos que viajaban indocumentados hacia Estados Unidos. Adrede no tomaron en cuenta a los niños mexicanos que viajan en las mismas condiciones.  Los medios afines a la mediatización fueron los encargados de regar la pólvora y dinamitar. A la cabeza,  en Estados Unidos (como siempre) Univisión, Telemundo y CNN en Español. En Latinoamérica los mismos enfilados.

Quiero recordarle al gringo/Yo no crucé la frontera/La frontera me cruzó/América nació libre/El hombre la dividió.

En algún momento se les llamó refugiados y se habló de darles asilo,  todo con tal de aumentar la presión, ¿cuál era el objetivo político? Implementar el Plan Frontera Sur, en México, y en el Plan Maya-Chortí en Guatemala y Honduras. ¿Con qué fin? Con el de criminalizar a los migrantes indocumentados. Los gobiernos involucrados recibieron la dádiva que Estados Unidos les ofreció a cambio de participar en la maraña y ahí murió la flor.

Funcionó y muy bien, las estrategias son  una realidad y el genocidio de migrantes  es un río de sangre que a ningún gobierno importa, porque  estos mismos lo llevan a cabo.Ahora mismo se encuentra en México la Caravana de Madres Centroamericanas que buscan a sus hijos  Migrantes Desaparecidos en México. ¿Quién las escucha? 

Ellos pintaron la raya/Para que yo la brincara/Y me llaman invasor.

A un año de aquella burla de la administración Obama, los mismos medios que la anunciaron hoy guardan silencio. Un silencio sepulcral. Claro, aquella mentira también los beneficio a ellos y en mucho. A un año ni se mosquean, no hay forma de que cuestionen tal bufonada, se tendrían que ver frente a un espejo y no tienen ni el carácter ni los arrestos.

Candidatos republicanos a la presidencia también se oponen a una Reforma Migratoria, tal es el caso de Marco Rubio, Donald Trump y Ted Cruz.  Cabe destacar que 26 Estados  y 113 legisladores han demandado a la Administración Obama por la Acción Ejecutiva. Ahí las firmas de Marco Rubio y Ted Cruz.  Quién los hubiera visto llorando lágrimas de cocodrilo cuando El Papa Francisco visitó Estados Unidos  y les pegó su jaboneada en pleno Congreso. El Senador Republicano por Iowa Mark Chelgren sugiere que si un inmigrante indocumentado que ha sido previamente deportado vuelve a cruzar la frontera debe ser ejecutado. ¿Alguna duda de que el Ku klux Klan está más vigente que nunca? ¿Qué nunca ha salido del gobierno?

Es un error bien marcado/Nos quitaron ocho Estados/Quién es aquí el invasor/Soy extranjero en mi tierra/Y no vengo a darles guerra/Soy hombre trabajador.

Las cosas se complican aún más para los millones de indocumentados latinoamericanos en Estados Unidos, el voto latino es decisivo y debe ser para Hillary Clinton, que es la menos dañina en tema de migración y de política externa para Estados Unidos. Si así de Demócratas le va como le va a los países en desarrollo y a los indocumentados, ahora imaginemos a un presidente Republicano.

Y si no miente la historia/Aquí se sentó en la gloria/La poderosa nación.

Nuevamente se realizó el Grammy Latino, nada o poco de político tienen,  trajo a mi memoria las espectaculares presentaciones que en el pasado hizo Calle 13. Cómo olvidar la de 2009 cuando cantaron  La Perla junto a Rubén Blades. En el 2011 cuando cantaron Latinoamérica junto a la fenomenal Sinfónica Simón Bolívar, ahí estaba el corazón venezolano socialista en el corazón del imperio republicano, y fue de ensueño. El arte como ente político es un volcán en erupción. La voz de Calle 13 retumbó en las venas latinoamericanas dentro y fuera del continente. Fue como el rugir de una fiera herida.

 Hombres, guerreros valientes/Indios de dos continentes/Mezclados con español/Y si a los siglos nos vamos/Somos más americanos/Somos más americanos/Que el hijo de anglosajón.

Dentro de aquella porquería de artistas de aparador, está  Calle 13 que es la ilusión de la juventud en el arte político. Vendría su excelente presentación en 2014 en la que René se puso la playera con el número 43 y con esto honrando a los 43 alumnos desparecidos de Ayotzinapa. Lo hizo cuando ningún artista mexicano tuvo los arrestos. Lo siguió en otra plataforma la grandiosa Lila Down. El resto de un espectro derechista reclamaba “paz” para Venezuela.

En la edición 2015, el sello del campo, de pueblo, de la originalidad obrera, campesina y proletaria lo pondrían mis adorados Los Tigres del Norte, con su canción Somos más Americanos, que por desgracia cantaron a dúo con los arribistas del grupo Maná, defensores del ladronazo Carlos Slim, pero que típicos cobardes callados con el caso Ayotzinapa y  defendiendo a la derecha en Venezuela y Argentina. Los Tigres del Norte no necesitan tecomates para nadar, se pintan solos, brillan con luz propia. Maná ni activistas no tienen nada. Aprovecharon la palabrería de  Trump para dejar ver lo oportunistas que son. Por supuesto que los organizadores el evento querían a uno de los suyos junto a los Tigres del Norte (no son brutos) y entre los más mediocres estaba Maná que eran los adecuados.

Nos compraron sin dinero/Las aguas del Río Bravo/Y nos quitaron a Texas/Nuevo México, Arizona y Colorado/También voló California y Nevada/Con Utah no se llenaron/El Estado de Wyoming/También nos lo arrebataron/Yo soy la sangre del indio/Soy latino, soy mestizo/Somos de todos colores/Y de todos los oficios/Aunque le duela al vecino/Somos más americanos/Somos más americanos/Que todititos los gringos.

Los Tigres del Norte son la trova al estilo norteño,  al estilo campirano del México rural. Son la trova al estilo del indocumentado de arrabal, de aldea y de pueblo. Los Tigres del Norte son la  decencia del arte que es político. Desde siempre han sido la voz de millones de indocumentados. Y en esta edición del Grammy Latino 2015, mientras todos: medios de comunicación, artistas, empresarios, cineastas, periodistas y  el chucho y el coche guardaron silencio ante la arremetida del gobierno estadounidense contra los latinos indocumentados, ellos como siempre, salieron con la frente en alto a poner el pecho por nosotros. Solo me resta decirles, gracias por tantos arrestos, gracias por tanto  amor. 

Y si no miente la historia/Aquí se sentó en la gloria/La poderosa nación/Hombres, guerreros valientes/Indios de dos continentes/Mezclados con español/Y si a los siglos nos vamos/Somos más americanos/Somos más americanos/Que el hijo de anglosajón. Somos Más Americanos. –Los Tigres del Norte.

 Ilka Oliva Corado.  @ilkaolivacorado contacto@cronicasdeunainquilina.com

Diciembre 02 de 2015.

Estados Unidos.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Somos más americanos que el hijo de anglosajón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s