Que sus nombres no se borren de la historia.

Llegó la mamá del niño que cuidaba, en mis mil oficios también trabajo de niñera. Llegó la mamá del niño que en ese tiempo tenía dos años de edad, llevaba un paquete de videos que recién había comprado, entre estos los de Baby Einstein y también otros de HBO donde varios artistas de Hollywood recitaban poesía de poetas mundiales. El Baby Einstein tiene un paquete de música clásica, juegos infantiles y muchas cosas más. Las tardes del invierno pastoreaban las horas mientras nosotros escuchábamos música clásica y jugábamos con los libros y con los ejercicios que yo intercalaba para trabajar su motricidad.

Una de tantas tardes estrenamos el video de poesías, entonces escuché la voz de Andy García recitando La Mariposa. Me conmovió tanta ternura y tanta candidez   en la letra de ese poema, lo firmaba un tal Federico García Lorca del que yo nunca había escuchado hablar. En realidad no tenía idea alguna de literatura, apenas hace seis años que comencé a leer. Por la noche al regresar del trabajo lo primero que hice fue ir a la computadora y buscar información acerca del poeta, quería volver a leer el poema que me había dejado sin aliento.

Para mi sorpresa descubrí un mundo de milicianos, torturas, desapariciones forzadas, represiones y dictaduras. Frente a mi ordenador al filo de la media noche entre páginas y páginas de ventanas abiertas en mi ordenador supe de La República, de La Guerra Civil Española, de Franco. Seguí de largo y amanecí sentada frente al ordenador inmersa en un pasado sangriento que todavía causa estragos en la Memoria Histórica y el tejido social de los españoles.

Durante ese invierno todas las noches al regresar del trabajo yo buscaba en mi ordenador a Lorca y él me llevaba de la mano a su República, a conversar con los obreros, con los sublevados, a observarlo en el teatro callejero, a escuchar sus discursos, a conocer a las mujeres rojas y a los adolescentes arrechos que emprendieron viaje hacia la soñada República. Y me embelesó por su sencillez, por lo comprometido, por lo osado y por homosexual. Me atraía tanto por homosexual, por romper con las normas y los prejuicios, por atrevido y por libertario, por Sui generis. Pero sobre todo por cabal. No tengo un libro suyo como referencia, tengo un solo poema que lo dice todo desde la inocencia de una mariposa del aire. Con eso me basta y me sobra.

Para esos días también por casualidad mientras cambiaba de canal en la televisión me encontré con la película de Las Trece Rosas. La que lloré con desesperación, la que me hizo enfurecerme, maldecir, la que me sacudió y que me tuvo durante largos meses sentada frente al ordenador día tras día atravesando la España maltratada por los traidores. La España roja que no se rendía a pesar de las muertes, las torturas, a pesar del hambre, del frío y de la desesperanza.

¿Cómo olvidarlas? ¿Cómo olvidar a los miles que se llevó la dictadura de Franco? Cómo olvidar las palabras de Julia Conesa Conesa en esa última carta que escribiría a su madre antes de ser fusiladas en la tapia del cementerio del Este.

“Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”.

Y uno se pregunta, ¿para qué sirve la Memoria Histórica? ¿Por qué hay que defenderla, mantenerla viva? Para que no se vuelva a repetir tanta barbarie. Y uno se pregunta, ¿ para qué sirve la vida si en lugar de sangre se tiene horchata en las venas? Pa’ ni mierda, pa’ ni mierda sirve. La vida no sirve pa’ ni mierda si no se honra, y la única forma de honrarla en siendo consecuente con la integridad, la justicia, la conciencia y la Memoria Histórica. Es siendo una persona cabal en todos los sentidos. Por los caídos, los torturados, los desaparecidos, los emigrados, por la semilla para que florezca en tierra fértil.

No los olvidamos, ¡Viva la República!

Audio del poema La Mariposa.  

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado

Agosto 18 de 2015.

Estados Unidos.

Un pensamiento en “Que sus nombres no se borren de la historia.

  1. Todavía hay quienes niegan la barbarie de Franco, el que dejó a España en tinieblas fascistas durante 40 años, descomponiendo la “Madre Patria”, sin intelectualidad, con miseria, hambre e ignorancia, con niños secuestrados de sus madres sin saberlo nadie, hasta muchos años después. Lée esto:

    http://luismiguelartabe.com/2012/08/19/federico-garcia-lorca-muerte/

    Lorca, ejecutado sin juicio por el grave crimen de ser “rojo y maricón”, simplemente por ser distinto, por no acomodarse a los “valores tradicionales” o a la “ideología del régimen”:

    Extracto que creo que deberías tener en alguna parte de tu blog: “Muy bien idiota… privaste a tu gran España de un premio Nobel… privaste a tu España de un artista inacabado que tras “La casa de Bernarda Alba” había demostrado que podía alcanzar el horizonte… y gracias a ti las alcanzó a tiros…
    Por rojo y por maricón… ¡qué grande tu España!”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s