Apoyar a la CICIG pero llamar a cuidar el voto es señal de ser tibios.

Tan común que las personas sigan modas, apoyar a la CICIG se convirtió en eso en los últimos días da un estándar, al parecer. Por otro lado dice mucho de la integridad y qué bueno que se apoye a la CICIG es lo mínimo que podemos hacer los guatemaltecos. Pero apoyar a la CICIG y llamar a cuidar el voto echa por la borda el tema integridad, el del estándar se queda ahí porque también la doble moral anda por esos lares. Digamos que en otras palabras es tener tibieza en la acción que para nada es frontal. Es como andarse por las remas (típico de los guatemaltecos) y ahí midiendo el terreno por si las moscas a las primeras de cambio zampar la carrera de reculada. No vaya a ser y nos pidan consecuencia y carecemos de ésta y con qué cara vamos a salir.

Nos quejamos del sistema de justicia, de la corrupción del gobierno, de los mismos partidos políticos y sin embargo llamamos hipócritamente a pensar el voto, cuando lo que debemos exigir es la Asamblea Nacional Constituyente. ¿Acaso llamar a pensar el voto no es pasarnos por el arco del triunfo las maravillosas manifestaciones masivas del albor guatemalteco de estos últimos meses?¿No es inconsecuencia ? ¿A qué estamos jugando los guatemaltecos?

Llamar a votar es francamente mojigatería. ¿Cómo es posible que nosotros mismos como pueblo tengamos el descaro de llamar a votar y para lavarnos las manos digamos que hay que pensar el voto? ¿Qué candidato político merece nuestro voto? ¿Cuál? ¿Quién de ellos es honesto? ¿Qué presidenciable no tiene las manos untadas de narcotráfico, genocidio, oligarquía e impunidad? Porque aceptar ser plataforma de gente que sí lo ha hecho convierte automáticamente a cualquier candidato político en cómplice.

Estamos peleando para que renuncie Otto Pérez Molina y no por genocida porque negamos el Genocidio y en la otra mano estamos llamando a votar para colocar en el poder a otro tacuacín igual. Porque cualquier candidato que niegue el Genocidio le falta a la honradez de su pueblo. De cualquier candidato que niegue el genocidio se puede y se debe esperar cualquiera cosa. Para ser candidato presidencial y pararse sobre una tarima y decir públicamente que sí hubo Genocidio en Guatemala se necesita entereza y mucho amor a la patria. ¿Quién los tiene? Ellos los tienen tibios y nosotros peor, como pueblo estamos cagado.

Llamar a pensar el voto es faltarle a todos esos niños que andan lustrando zapatos, vendiendo en las calles, a los que pican piedra, a los que viven en los basureros. A los niños de los orfanatos. De las aldeas. Es faltarle a nuestros adultos mayores que mueren en el olvido y la miseria. Es apuñalar y re victimizar a las niñas abusadas, a las mujeres asesinadas en feminicidios. Es escupir la cara de los niños y adolescentes que se lleva la limpieza social. Es faltarnos al respeto nosotros mismos. O sea que en Guatemala nos pueden pedir de todo menos la consecuencia porque es como que nos pidan la vida, ¿de qué nos sirve la vida si no la honramos? ¿De qué nos sirve la vida sin la consecuencia?

Llamar a pensar el voto solo lo hacen los aguacates, los enclenques. Quien ama realmente a Guatemala pedirá la Asamblea Nacional Constituyente y por supuesto, una Revolución. Pero claro, Revolución son palabras mayores, mencionarla está prohibido en Guatemala. Si como pueblo no somos consecuentes ahora nunca lo seremos, ya nos han hecho de todo, ¿qué más necesitamos para una Revolución que nos dignifique?

La próxima vez que nos miremos al espejo preguntémonos, ¿soy de los que piden pensar el voto? ¿Soy de los que exige una Asamblea Nacional Constituyente? ¿Soy de los que acuerpan una revolución? ¿Qué tipo de guatemalteco soy? ¿De los tibios o de los arrechos? Demostremos que no merecemos el gobierno ni el sistema que tenemos. Dignifiquémonos, ya es hora. Si no lo hacemos hoy no tenemos derecho a quejarnos mañana.

Posdata: Sí pero que la Ilka habla porque está en el extranjero, a mí llámenme cuando toque echar punta, de lo contrario no apoyo hipocresías. Recuerden que en un cambio social a fondo, “todas las voces, todas.”

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.

Julio 27 de 2015.

Estados Unidos.

9 pensamientos en “Apoyar a la CICIG pero llamar a cuidar el voto es señal de ser tibios.

  1. En la misma universidad de San Carlos se està dando esa doble moral. Mientras unos cuantos salen a quitar la propaganda de los politiqueros otros se dedican a capacitar a los “usaquenses” para que participen en el Observatorio Electoral. La misma URNG està preocupada en las elecciones que en los cambios a la LEPT.

    Me gusta

  2. ¿Y esa foto què? Pareciera que estàs en uno de los cuartos de impresiòn del Granma o del Imparcial del pasado siglo. ¿Se puede saber donde estàs?

    Me gusta

  3. ¡Felicitaciones! Pues entonces tienes que hacer muchos tornillos porque la mayorìa de seres humanos necesitan cambiarlos. Y si no vean a ese miembro del senado britànico cuya actitud y sus palabras dan asco.

    Me gusta

  4. Realmente es trágico como las dirigencias estan en una especie de sordera selectiva, ¡No oyen a los pueblos, las miles de voces no se escuchan! Si no, mirá en Grecia. Por lo pronto seguimos apoyando la asamblea. ¡Hasta con payasos militarescos se defiende el sistema! ¿Verdad Jimy?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s