Un pueblo que no lee es un pueblo diferido, Guatemala está pa’l tigre.

¿Por qué los guatemaltecos tenemos el cinismo de negar la Memoria Histórica y con esto el Genocidio? De ser tan apocados para escupirle a cualquiera que todo se trató de simples excesos. ¿Qué es excesivo cuando hay imposición militar y extranjera ante un pueblo desarmado? ¿Qué puede ser no excesivo cuando se viola, tortura, desaparece y asesina a personas inocentes? ¿Qué puede ser no excesivo cuando se habla de Tierra Arrasada? ¿De exiliados y refugiados políticos? ¿De migraciones masivas y si acaso retornados? ¿De niños masacrados? ¿De niñas mancilladas en su inocencia de infancia nativa?

Guatemala es un pueblo desinformado, atado de pies y manos gracias a la mediatización e indolencia. Ese clasismo tan bien arraigado y que abonamos todos con nuestras actitudes segregacionistas. Con la vanagloria de caminar sobre calle pavimentada y tener estufa de gas. Con la de tener zapatos de cuero y no caites de hule. Con la chulería de acumular títulos universitarios y condecoraciones. ¿Para qué? ¿Para qué sirve el cerebro si no se amalgama con la conciencia?

¿Qué es lo que leemos los guatemaltecos? ¿Qué tipo de información nos está lavando el cerebro?¿ Qué tipo de letra es la que nos paraliza y nos amodorra? Un pueblo que no lee es un pueblo diferido, por ende Guatemala está pa’l tigre. Porque lo que leemos es desinformación, porque los que nos dan a comer son los residuos triturados por las mafias que proliferan en el sistema. ¿Acaso poesía y novelas rosa que nos venden en las librerías de etiqueta? Para que la melaza de la ignorancia nos unte a todos. ¿Compramos el tipo de periódico que gesta la idiotez? ¿Leemos articulistas por su apariencia de protocolo, su clasismo y su grado de escolaridad? ¿Porque está de moda y nos lo han recomendado? ¿Por su palabrería barata y carente total de honradez e integridad pero bien emperifollada para hacernos sentir ilesos? Conformes y librados dentro de una burbuja de falsa seguridad.

Antes de leer textos recomendados hay que preguntarse quién lo remienda, cuál es la finalidad, por qué se toma la confianza, nadie que crea en una anarquía, en una independencia, en la soberanía del pensamiento y la acción se toma el abuso de recomendar textos. Porque eso es imponer. En todo caso lo hacen cuando alguien se acerca y les pregunta. No olvidemos que el texto viene recomendado por la visión de vida de alguien que no siempre puede ser la nuestra, que está muy lejos de ser íntegra, no nos dejemos embaucar, la manipulación tiene muchos rostros. Tengamos la capacidad para cuestionar, dudar, investigar por nuestros propios medios. Los libros están ahí, los textos, los estudios todo para que nosotros vayamos y los tomemos. Tengamos la capacidad de actuar con autodeterminación. Muchos artículos que nos recomiendan vienen muchas veces con la doble careta de promocionar columnistas, medios, plataformas, no en sí que nosotros ampliemos nuestro conocimiento; nos utilizan para beneficio propio.

De dejemos que un articulista que porque escribe en un periódico de prestigio mercantilista o plataforma de moda y es tal fulano o mengana famosa en el medio, docente de universidad, que dicen que es intelectual (y no sé qué más hierbas) nos diga que el blanco es negro y le creamos. Nuestra obligación moral, humana (y si quieren para sentirse ad hoc agréguenle intelectual) y política (porque lo personal es político) es dudar, indagar una y otra vez, en diferentes fuentes y nunca debemos quedar satisfechos porque eso es acomodarse, dejemos abierta la puerta a nuevas inquietudes que eso le da frescura y despierta el interés, nos mantiene despiertos.

No neguemos el Genocidio porque nos han dicho que no existió. Porque la impunidad nos dice que la guerra fue frontal. Nunca lo fue, de haber sido frontal Guatemala estaría hoy muy cerca del Sur. Seguimos viendo hacia el norte, obedeciendo al norte, lamiéndole los zapatos al norte capitalista. Al imperio estadounidense. No, nunca fue frontal, de haber sido frontal honraríamos a nuestros mártires, a nuestros ancestros masacrados, ellos hasta eso hicieron nos intentan borrar la Memoria Histórica. De haber sido frontal Guatemala no tendría hambruna, ni limpiezas sociales, tendría programas recreativos, escuelas de arte y música, programas deportivos inclusivos. No se estuvieran envenenando los ríos y asesinando campesinos y vendiendo la tierra a las empresas extranjeras. No tendrías a un embajador estadounidense metiéndose hasta la cocina. De haber sido frontal Guatemala sería hoy en día un país en plusvalía, floreciente, emancipado. Los golpes fueron a traición, que nunca se nos olvide.

No dejemos que nos den la información en la boca, triturada, vayamos a buscarla, vayamos por ella, que nos cueste, que nos exija. Que nos mantenga despiertos. Es nuestra obligación con nuestros mártires, con nosotros mismos y con nuestros cipotes.

Si Guatemala leyera no tendría el cinismo de negar el Genocidio. Si Guatemala arriesgara su zona de confort ganaría mucho como país en emancipación. Porque la mayoría de los que niega el Genocidio lo hacen no por miserables traidores, sino porque desconocen la verdad, porque están desinformados. “La verdad os hará libres” reza por ahí un libro muy famoso al que la mayoría acude en tiempos de desventura, (sin saber que es éste también es arma de manipulación masiva) aceptar que sí hubo Genocidio nos daría una fuerza inquebrantable como pueblo, un carácter blindado nutrido en nuestra propia identidad. Hay que empezar por el principio, ninguna mata de frijol llega a camagua sin el abono necesario y sin la lluvia y sin el sol. Seamos ese abono, ya tenemos la lluvia y el sol.

#SíHuboGenocidio.

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.

Julio 25 de 2015.

Estados Unidos.

 

Un pensamiento en “Un pueblo que no lee es un pueblo diferido, Guatemala está pa’l tigre.

  1. Vos Ilka, saludos. La verdad es que Guatemala se parece a aquel personaje de la mitologia griega conocido como Sisifo. Ese tal Sisifo fue condenado por los dioses a subir a meches una piedra hasta la cima de una montanya, pero ya cuando habia logrado escalarla, la piedra se le caia rodando hacia abajo. Asi, una y otra vez el pobre Sisifo, condenado a ese aparente desesperanzador martirio, no cesaba nunca en el empenyo de repetir tal odisea.

    Albert Camus, el filosofo existencialista frances reinvindica a Sisifo, dandole vida y aliento esperanzador. Para Camus, lo que parece ser inutil en ese peregrinar de Sisifo, es meditacion profunda y le da el significado de la realizacion hacia algo nuevo, nunca antes pensado como algo possible.

    Similar es el silencio profundo y transformador que se experimenta en el desierto. Ahi te encontras solo o sola con todas tus angustias y miedos, de manera que al final, despues de sobreponerte a estas, empezas a escuchar tu propia voz, que tambien es silencio, la que te conecta con todo y te hace sentir parte del todo. Lo que sigue es tu libertad plena, porque al final descubres que la vida y la muerte son lo mismo. Tal como creian nuestros ancestros de la luz y la sombra, ejemplificado en el descubrimiento astronomico conocido como Equinoccio, que es el momento en que la luz y la sombra divide simetricamente al planeta tierra.

    continuara…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s