Soy el yermo que te ama.

Sin evocarte te apareces
Como viento de primavera en mi ventana
Abres las cortinas, acaricias las persianas
 
Te siento suave brisa de otros tiempos
Alegría de niña, melodía de guitarra
Tierno retoño que embellece a una triste parra
 
En todo lo que miro permaneces
Intacta lindeza de un capullo
Agua de río, chicharra, tarde con su murmullo
 
Te invoco a veces buscándote
En otras corro desquiciada
Me alejo y renuncio ensimismada
 
Regreso rauda en la poesía
De una noche que te llama
Y yo que no creía, estoy de vos enamorada.
 
Y yo que no confiaba, soy el yermo que te ama.
 
Ilka Oliva Corado.
Mayo 26 de 2015.
Estados Unidos.
 

Deja un comentario