Antes les tenía miedo a las feministas.

Qué titulito va, ¿miedo? Esa ni yo me la creo.  Desde cuándo la Ilka salió culeca. En verdad me daban cheles, algo así como ñañaras, no me daban confianza, pero era porque no había conocido feministas de verdad, es que son tan pocas las que son de una pieza ( y no se debe a que sean feministas, es calidad humana de cada quien) y ellas por lo general no andan pregonando que son feministas, así como los cristianos rematados que están va golpe de pecho y va golpe de pecho, (hasta que se quiebran los huesos del esternón).

A pesar de estar leyendo cada día más acerca del feminismo y sus alcances, -cosa que admiro- no me siento feminista. Me inclino más por la Teoría Queer, aunque sé que tiene sus raíces en el feminismo. Tampoco me declaro devota así a morir de la Teoría Queer. Es que la verdad no creo en las etiquetas. Aunque siento más limitante en el género el feminismo que la Teoría Queer, ése es el punto: el tema género.

Pero también he dicho en más de una ocasión que un día cualquiera me declaro feminista solo para formar filas junto a las feministas que son atacadas constantemente. Es que de verdad les llueve sobre mojado. Mucho tienen que ver esta mujeres de gueto, expertas en la charlatanería y que de verdad echan por la borda los logros del feminismo.

Pero también el patriarcado que agarra revés y derecho contra todo lo que tenga que ver con el género femenino, sean feministas o no. Y aunque parezca extravagante para muchos, pero también se lleva entre las patas a la mayoría de hombres que en los patrones de crianza los hace leña, y son esos machos alfa que andan por ahí   creyéndose que en los coyoles tienen el cerebro, o que son el último vaso de agua en el desierto, peor aún que abusan de las mujeres a sabiendas que la impunidad los protege. Son esos que no dan un voto de confianza a la capacidad de una mujer, aunque demuestren que el cerebro lo tienen en la chaveta y no en las nalgas.

¿Necesitamos más feminismo? Sí. También más humanismo. Necesitamos que esos hombres inteligentes, pensadores, esos revolucionarios, esos docentes universitarios, esos egresados de universidad, también sean humanistas, que también se atrevan a hablar de la violencia de género, que sea este un tema de conversación entre hombres: a la hora de los tragos, en los eventos sociales, en las reuniones de claustro, a toda hora. Que sea tema también a la hora de las clases. En los partidos de fútbol. Necesitamos que los hombres también se involucren.

Lo digo porque he visto que muchos lo hacen solo para apacharle el ojo al macho el 8 de Marzo, y de ahí regresan a su burbuja. Y son pocos de verdad, la mayoría ve esa fecha con cierto encono de macho herido.

Lo digo porque son buenos para hablar de política, derechos humanos, sociología y cuanta vaina se les venga en mente, pero huevos que hablan de feminismo y de violencia de género. En cuanto a eso siguen siendo machos. Lo mismo cuando se habla de trata de mujeres con fines de explotación sexual. ¿Por qué? Porque también han sido clientes y no pretenden dejar de serlo. O porque no pretenden involucrarse, porque son demasiado intelectuales –y zoquetes- como para perder el tiempo en siquiera hablar de eso mucho menos en actuar. Mejor se van a gozar las carnes tiernas en los bares y casas de citas.

Ni se involucran los hombres “progresistas” ni las mujeres de “ fe y recatadas.” Tal parece que el feminismo y el humanismo es cosa de locos, de las mentes perversas que quieren cambiar el mundo y volverlo equitativo.

Cuando hablo de feminismo y de violencia de género, de trata de mujeres, nunca falta el hombre “progresista” que salga con que “yo conocí el amor en las piernas de una prostituta por eso las respeto.” “Yo me enamoré tantas veces de las del bar tal, mujeres trabajadoras, siempre les pagué muy bien.” Todos hablan en su calidad de clientes, tratando de suavizar el golpe –de violadores y explotadores- endulzándolo con que aquello fue fuente de amor.

Me gusta picar el hormiguero cuando digo que no soy feminista, porque las mujeres de gueto, embusteras y jauría se me lanzan encima con todas las garras y el hambre de hacerme pedazos, incluyen todo tipo de insultos; con esto demuestran que de feministas no tienen pero ni la pinta mucho menos el concepto, el carácter y los arrestos.

Es respetable que una mujer –u hombre- diga que no es feminista, como también que otra diga que lo es. No hay por qué atacar y mucho menos insultar. No hay por qué tratar de evangelizar a punta de sermón tipo pastor de culto en domingo a las diez de la mañana –uta ma, con bocinas y megáfonos incluidos- creo que todos tenemos el derecho en no identificarnos o identificarnos menos con ciertas teorías o movimientos.

Con lo que sí es nuestra obligación es en ser siempre humanos, buscar la equidad de género, que si se logra esto también en el mismo barco se va la equidad social, los Derechos Humanos, porque no hay Derechos Humanos si no se respetan los derechos de las mujeres. Los derechos de las mujeres también son Derechos Humanos.

Antes me daban miedo las feministas, ahora me gustan ( peor si usan medias negras y zapatos de tacón, bueno y aquí entre nos, si usan un escote tipo… Ajá, uno de esos) he conocido hombres feministas también y humanistas. Seres que no se etiquetan pero que hacen y no son solo labia y poses y garbo y casacas.

Hablemos de feminismo, hablemos de violencia de género, hagámoslo un tema recurrente en nuestro día a día, busquemos la forma de cambiar los patrones de crianza, para bien de todos, busquemos erradicar este patriarcado. Hablemos de equidad. No es obligación etiquetarnos y andar presumiendo en definirnos y en que otros se definan. Hablemos del amor humano, que no se limita en géneros…

Antes les tenía miedo a las feministas, hoy en día admiro a muchas. Así como admiro a tantas humanistas. ¿Y usted qué piensa de ellas, de las feministas? ¿Qué piensa de la equidad de género? ¿De la violencia de género? Y por favor, no se haga la momia. Pase adelante que no hay tranca.

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.

Abril 07 de 2015.

Estados Unidos.

4 pensamientos en “Antes les tenía miedo a las feministas.

  1. Durante 25 años impartí el curso de Antropología Social en la San Carlos en la Escuela de Historia y por eso sé de lo que estás hablando. Siempre dije que ya se acercaba el momento en que la humanidad volverá a la equidad de género pero que eso sólo será por obra y gracia de la tenacidad de las mujeres en lograrlo. Espero que llegue y lo pueda ver, de lo contrario será un anhelo que se quedará incubado en la esperanza… No me vayas a mal interpretar…
    Carlos René García Escobar
    cargadorazo@gmail.com

    Me gusta

    • Me extraña que usted que cada vez que puede saca a relucir sus títulos universitarios, comente que eso es cuestión de mujeres, qué decepción. ¿qué les habrá enseñado a los alumnos en sus años de docente? Si un docente universitario con tantos años de experiencia opina que eso es cuestión de mujeres, ¿qué podemos esperar de los que no han tenido acceso a la escuela? O peor aún, ¿de quiénes van a egresar de la universidad?

      Me gusta

    • Exacto Rosario. Así mero es. Es cuestión de todos. A mí me resulta curioso, que cuando escribo de política, varios “intelectuales” comentan, pero cuando escribo de violencia de género, ni sus luces… ¿por qué será? ¿Serán clientes también o prefieren seguir cómodos con sus privilegios de coyoludos?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s