Quédate.

Quédate, quédate en mí
Quédate en los instantes
No te marches frenesí
No te diluyas, no te evapores
Quedáte suave brisa de abril.
 
Quédate en mi soledad
Alójate en mis silencios
En mis ganas de soñar
Quédate en mis deseos
En mis anhelos de abrazar.
 
Quedáte en la niebla crepuscular
Quedáte en canto del riachuelo
En la mañana de arrabal
Quedáte en mis ilusiones
En mi alegría de amarte, inmensidad.
 
 
Ilka Oliva Corado.
Marzo 18 de 2015.
Estados Unidos.

Un comentario

  1. Dennis Orlando Escobar Galicia

    Quisiera quedarme, pero…no puedo
    tus palabras me aprietan
    tu figura me recuerdan
    aquella niña
    de ojos o quiza oceanos
    a los que un día
    conoceré.

Deja un comentario