El “putero.”

En las fiestas de cumpleaños, bodas, graduaciones y convivios navideños el encargado de la música por lo general siempre incluye una canción del grupo Climax, que le quita el sueño a cualquiera porque el ritmo es pegajoso, pocos se percatan de la letra y si lo hacen sonríen imaginándose a las chicas en poca ropa y bailando sobre una mesa: “mesa que más aplauda, mesa que más aplauda/ mesa que más aplauda, mesa que más aplauda/ le mando, le mando, le mando a la niña.”

La letra de la canción recrea en el imaginario colectivo la escena de un bar, un centro nocturno donde solo pueden entrar hombres o un “putero” donde el tónico son las niñas, adolescentes y mujeres bailando sobre una mesa o un escenario sin el infaltable tubo. A ellas las llama la sacrosanta sociedad: “las prostitutas, las putas, las sidosas del putero.”

Cuántos de nosotros no hemos escuchado a más de uno contando chistes de “putas” o de “puteros” contando historias o experiencias que vivieron dentro de un lugar de esos. Y los oyentes les hacen rueda y les aplauden y los anfitriones hasta imitan el movimiento de las chicas cuando bailan en el tubo, hombres y mujeres ríen por igual. Porque sí, es cruel pero es cierto, mujeres se ríen de sus congéneres porque ellas son las puras y las otras a donde los hombres van a “desaguar.” Y son más fuertes las carcajadas cuando cuentan que la chica esta “gorda”, o era una niña que se le notaba que era “tragona” o que parecía enojada pero cuando le mostraron el dinero se alegró y hasta pizpireta se puso.

Historias de “puteros” hay miles y las cuentan los gallardos a boca de jarro y se pavonean como si estuvieran relatando la hazaña de su vida. Con aquello que el coge con más mujeres es más macho, las enumeran y hasta competencia hacen de quiénes van al “putero” más veces al mes. El día de pago están a reventar.

Claro, con eso de “el putero” según las mujeres de la sacrosanta sociedad “las mujeres de la mala vida” son las putas, ellas que se rasgan las vestiduras son santas inmaculadas, cuidado y de tan puras   levitan como Remedios la Bella y desaparecen en las alturas.

También la mayoría de nosotros hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas que el hijo de fulano tiene un “putero” en tal lugar, o que el sobrino del alcalde, o que el yerno del jefe policial, o que el niño mimado de mami tiene un bar en tal zona, que el hermano del sacerdote tal tiene un “table dance” en tal sector de la ciudad. Comentarios del tipo de: “no te preocupés yo hablo con aquel y nos manda unas chicas para tu cumpleaños. Allá tenemos barra libre, aquel es mi cuate y nos manda a las mejores nenas, son unos culazos. Vamos hombre, ¿o te pega tu mujer? El viernes la reunión de la oficina en el rinconcito aquel.”

Unos son los dueños, los otros los clientes y todos sabemos de la existencia de estos lugares y guardamos silencio. Tan típico en Latinoamérica que a los muchachos cuando están empezando a desarrollar los lleven a estos lugares “para que se hagan hombres.” ¿Quién les habrá dicho que coger los hace hombres? ¿Qué violar mujeres los hace hombres? Las mamás guardan silencio porque “eso es cosa de hombres.” Las esposas dicen: “es mi esposo de las puertas de la casa para adentro, de las puertas de la casa para afuera que haga lo que él quiera, yo no me voy a quitar la vida, con que no me pegue una enfermedad es todo.”

Y así se desglosa lo de las enfermedades venéreas, cuando se le pregunta a una casta mujer de hogar, a un señorita de sociedad, a una puta solapada, o una inmaculada religiosa inmediatamente asocian las enfermedades venéreas con “esos lugares de mala muerte” señalan a las otras como portadoras y culpables que sus hombres estén infestados. Cuántos de nosotros no hemos escuchado cuando las mujeres “decentes” dicen: “putero” es sinónimo de libertinaje, enfermedades venéreas y perversión. A propósito, en 1987 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría eliminó el término perversión y ahora lo tratan como parafilias. Y digo mujeres porque hombres por muy religiosos, castos o decentes ven como exquisito al sentido de la vista, -y al gusto del pito- todo lo que tenga que ver con “puteros” llanos o refinados. Claro, hay excepciones no vamos a meterlos a todos dentro del mismo costal.

¿Usted ha visto el video que circula en Internet, el del Barrio Rojo de Ámsterdam? Es un campaña excelente para concientizar a la población acerca de este tipo de lugares. Porque atrás de ese escenario, cuando se apagan las luces de neón, desaparecen los aplausos y se despierta a la realidad; sabemos que ellas han sido secuestradas y engañadas y están ahí contra su propia voluntad. El Barrio Rojo sabemos que está en todo el mundo no tenemos que decir, “pero eso sucede allá lejos.” También sucede aquí cerca, frente a nuestras propias narices y callamos porque para unos es un mal necesario y para otros porque en boca cerrada no entran moscas. Para muchas porque “mientras no nos toque a nosotras que se jodan ellas.” “Para eso están, para que hagan con nuestros hombres las perversidades que nosotras por decentes no hacemos.”

Cuando pasa el susto de ver imágenes de trata de niñas, o videos de explotación sexual, unos cuantos se preguntan, ¿cómo puedo hacer para ayudar? La pregunta es hasta incongruente, la trata de niñas, adolescentes y mujeres existe porque todos los permitimos, se empieza por el principio. Por ejemplo con la forma en cómo las mujeres nos referimos a las que están secuestradas en esos lugares. Dejando de señalar y de culparlas, de discriminarlas y olvidarlas en la dejadez de la indolencia y el rechazo como sociedad y género.

Que los hombres dejen de asistir a esos lugares es fundamental y que concienticen a los jóvenes que no se es más hombre porque se coge y porque se tome a la fuerza a una mujer o porque se pague para violarla. Que se pague para verlas desnudarse sobre un escenario y exponer la dignidad a cuanto lascivo se crea con el derecho de verlas como objetos y mercancías.

Hay que denunciar claro que sí, hay que dejar de hacer chistes y aplaudir a los aviesos que cuenten sus hazañas sexuales con estas criaturas encerradas en un bar, pensar que la palabra “putero” tiene más de violencia que de placer, tanto de tortura y feminicidios. La trata de personas con fines de explotación sexual no existiría si los hombres dejaran de pedir que les manden a la niña, como dice la canción. O que las mujeres cerremos los ojos y “oremos al Señor para que las vuelva mujeres de bien.” Simple: “sin cliente no hay trata.” Dejemos de ser clientes y visibilicemos esta atrocidad que aqueja a nivel mundial. Con decir, “yo no soy cliente” y cruzarnos de brazos tampoco solucionamos nada, tenemos que incidir en la conciencia colectiva y ser entes de cambio.

La próxima vez que escuche la palabra “putero” tome unos segundos para pensar en la tragedia humana intrínseca en el término. ¿Aún se pregunta de qué forma puede ayudar para erradicar la trata de niñas, adolescentes y mujeres con fines de explotación sexual? Para que vaya teniendo la idea de la magnitud de esta atrocidad revise las cifras de denuncias de niñas, adolescentes y mujeres desaparecidas en su país, y después vaya si quiere y revise por continentes y despierte a la realidad de la impunidad. Tómese un vaso de agua con unas cuantas gotas de “siete espíritus” para que se le baje el susto y actúe. Y saque fibra porque era para ayer. ¿Suena feo el tono verdad? Ahora imagine ese mismo tono siendo usted víctima de trata.

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.

Febrero 11 de 2015.

Estados Unidos.

5 pensamientos en “El “putero.”

  1. Me gusta la descripción de ese tipo de individuos, engreidos e ignorantes y con una psicología enferma, pues desconocen por completo que el género humano no es como piensan, que varón, mujer o la identidad de género que cada persona posee, implican diferencias funcionales o de otro tipo, pero nunca una persona puede ser convertida en puro objeto o instrumento por otro individuo. Y además, esos individuos enfermos mentalmente se cierran así el camino a una relación interpersonal total, donde lo psiquico y lo emocional y lo sensitivo de ambos crean un espacio de desarrollo personal para las dos (o más) o más partes en que pueden ser felices y crear la base para su creativa actividad personal y social. El putero no es sino un pobre hombre enfermizo que presume de su patología en vez de avergonzarse de ella y buscar una terapia.

    Me gusta

  2. Pingback: El ‘putero’ | Anti-Imperialista

  3. NO MAS VICTIMAS YA, la cuestión es que desde la sociedad nos permitimos que esto pase, que entre las diferencias de diversidades, como el mundo y el gobierno gira, y que el desarrollo es solo por comer, por sobrevivir, entonces, todo asunto malo es parte de una sociedad, son entre influencias y vidas mismas, la cuestion ya es todo de papel, sobre todo la educativa, y la razón del aprender es como solo creer que es la escolar y ya. La de vivir de lo mejor que onda? merecidamente y pa todxs, esa quien atiende y como? ´por que el logro es mínimo pa el hambre como dato, y que tal entonces o es que nos vale a muchxs de un modo o del otro y cierto, consumidores existen y pagan, entonces quien y como los educo? es mas por que es valido esos negocios entonces? Y DONDE QUEDA LA SEXUALIDAD EDUCATIVA INTEGRAL? ya se en el drama mismo de algunas de ellas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s