Deja.

Deja que la noche lleve su paso
Deja que desaparezca la ansiedad
Deja que la oscuridad se manifieste
Deja que amanezca la serenidad
 
Deja que tu llanto se evapore
Deja que se retuerza tu dolor
Deja que tu angustia se aniquile
Deja que se ahogue tu rencor
 
Deja que la herida se desangre
Deja que el miedo busque otro lugar
Deja que se marche sin despedirse
Deja que se lleve su terquedad
 
Deja que el tiempo lleve su paso
Deja que el río busque su caudal
Deja que la paz nunca renuncie
A la hermosa libertad
 
Deja que los grillos canten
Deja a las luciérnagas alumbrar
Deja que el amor toque a tu puerta
Deja que entre sin preguntar
 
Deja que la sonrisa te ilumine
Deja que te abrigue la tranquilidad
Deja que la luz que irradias
A otros pueda cautivar
 
Deja que tu palabra sea sincera
Deja que tu voz pueda cantar
Deja que mueran todas tus penas
Deja que puedan renunciar
 
Deja que la noche lleve su paso
Pronto, pronto amanecerá
Deja que la alborada te sorprenda
Y agradece el privilegio de respirar.
 
Ilka Oliva Corado.
Noviembre 27 de 2014.
Estados Unidos.

Deja un comentario