Claudia Paz y Paz: La Fiscal Roja.

Con lo de roja me refiero a la ex Fiscal: digna, honrada, consecuente y justa. A la que tiene identidad y memoria histórica. A la que no le tiembla el pulso cuando de enfrentar la impunidad se trata. Ella es Claudia Paz y Paz, la única Fiscal de la Honra que ha tenido Guatemala. La Fiscal comunista, guerrillera y terrorista; la marxista que puso a temblar al inmundo tráfico de influencias que existe en Guatemala. La misma que llevó al banquillo al genocida y dictador Ríos Montt. Cómo la extrañamos señora Fiscal. Qué falta le hace al sistema de justicia de   un país tan lapidado como Guatemala. Imposible que otra persona logre tener su temple y su decencia para ocupar el espacio que dejó. No le llegan señora Fiscal, ni a la sombra de los talones.

De dignidad carecen quienes bailan al ritmo de redoblante militar. A los que se venden por un fajo de billetes de numeración grande. A los que agachan la mirada para obedecer órdenes de asesinos y corruptos. Con usted al frente del Ministerio Público, no existió metralla capaz de intimidar su consecuencia para con el pueblo guatemalteco, con los miles de desaparecidos, los torturados, las violentadas, los obligados a emigrar en tiempos de tierra arrasada. El narcotráfico, el tropel dedicado al tráfico de personas con fines de explotación sexual.

Curioso que el ataque mediático en los medios de comunicación ya no gasten pólvora en hablar diariamente del Ministerio Público. Cuando Claudia Paz y Paz era la Fiscal, se desvivían por obtener la nota amarilla de la semana. Pedrada tras pedrada, golpes bajos, zancadillas, pestes lanzadas desde las fauces del comodín de los camisas blancas, fascistas y traidores. No existió confabulación capaz de hacerla titubear en su demanda, mujer justa.

Estas letras no son labias, no son flores, no es emoción pasajera, no es exageración de escritora emigrante; este escrito es poesía, son versos rojos, socialistas, anarquistas y sinceros.

Qué temor le tienen los traidores a la sangre roja que no destiñe, por eso intentan estigmatizarla, ensuciarla; pretenden volverla rastrera, turbia, mojigata e hipócrita, pero no: la sangre roja es lava de volcán en erupción, no existe torrencial capaz de apaciguarla. Así es la búsqueda de justicia, no existe impunidad capaz de amedrentarla. Así es el respeto a los Derechos Humanos.

Este escrito es también un abrazo por el reconocimiento recibido recientemente en Washington, DC. La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, (WOLA por sus siglas en inglés) otorgó el premio categoría Derechos Humanos a la ex Fiscal General de Guatemala, Claudia Paz y Paz. “Por su incansable búsqueda de justicia y redención de cuentas entre funcionarios públicos.”

Honor a quien honor merece: señora Fiscal, Doctora Claudia Paz y Paz, mis letras la saludan, mujer cabal.

Nota: fue adrede lo de Fiscal Roja, ya quisieran muchos que tienen chilate en las venas, comprar el color…

 

Ilka Oliva Corado.

Noviembre 19 de 2014.

Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s