La finada reforma migratoria.

Con nostalgia de ilusión fallida los indocumentados recuerdan las palabras firmes que Obama recitaba, cuando andaba de gira por el país en la búsqueda del voto latino para lograr llegar a la presidencia de Estados Unidos.

Las promesas incumplidas: el embuste de talento creativo en labia de orador innato. La tristeza de haber depositado la confianza en alguien que ha fallado grandemente a la población migrante latinoamericana, y va realizando acrobacias ante la prensa mientras deporta diariamente a más de 1,200 indocumentados; esas temidas separaciones familiares que le desgracian la vida a tantas personas. Dejando a los niños en el limbo de una inestabilidad de la que difícilmente se podrán recuperar.

Cárceles llenas a rebalsar. Abuso de autoridad policial. Abuso del sistema de justicia migratorio. Abuso y falta de respeto desde la Casa Blanca hasta las frontera del sur, o de la frontera del sur hasta la Casa Blanca, un enlace de manipulación y arbitrariedad muy bien encubierto.

Es un drama con todo el peso de la palabra el que viven millones de indocumentados en la nación estadounidense, las cacerías con las que la policía y agentes de inmigración se ensañan con el latinoamericano que vive en las sombras de las políticas migratorias inmorales de un país que pulula en xenofobia.

Causa y consecuencia de la misma política exterior de este país que tiene la necedad de destruir lo poco que le queda a los países en desarrollo. En contubernio con Estados opresores dirigidos por personajes usureros, la migración de las masas es obligada. Es la puerta de escape a la miseria, violencia –paramilitar- y a la falta de oportunidades de desarrollo. Nadie arriesga la vida porque sí, se ve forzado a hacerlo. En esto vienen arrastrando un peso sangriento países centroamericanos y el propio México actual.

Si México funciona como colador del cual pocos logran salir con vida y llegar a Estados Unidos, éste se encarga de amedrentar el día a día de los indocumentados, con amenazas claras de deportaciones. La negación de derechos laborales, salarios de miseria, sobrecarga de trabajo y el hostigamiento constante debido al racismo y discriminación.

Obama era la esperanza, perdió el voto latino en las recientes elecciones debido a sus promesas falsas, el futuro es oscuro para la comunidad inmigrante indocumentada en Estados Unidos, con la mayoría republicana en el Senado, las deportaciones se triplicarán, el acoso será incesante mucho más de lo que es en la actualidad. La xenofobia mostrada desde el descaro republicano caerá con todo su peso sobre la comunidad indocumentada latinoamericana.

Se han derrumbado por completo desde los cimientos, las esperanzas puestas en Obama, la comunidad confiada de que éste sería su presidente: el que los entendiera y apoyara. El que terminara con la humillación, el que reparara el daño, el que devolviera la confianza; pero no, no lo hizo y no lo hará. Obama como todos fue uno más de los que utilizó la indocumentación de la mano de obra barata para lograr el voto de la comunidad latinoamericana. Fuimos un cómodo trampolín. Así para los antecesores y lo seremos para los sucesores. Un comodín es lo que somos. El pertrecho que siempre está ahí, como raíz de árbol de canela, como el cielo azul en el verano, como el llanto callado que se guarda en las heridas vivas de la post frontera.

Como la depresión senil que heredan los padres indocumentados a los hijos nacidos en territorio estadounidense, que abarca: el miedo, la ansiedad, desconfianza y la inestabilidad de la segregación, de saberse extranjero en su propio país. El tema de la inmigración es indecente cuando lo enturbian políticos y sistemas que avasallan la dignidad humana.

Aunque con el anhelo molido a palos, existen todavía los que se resisten a creer que Obama nos dejó olvidados en el atolladero y rezan a sus santos y a sus vírgenes y a sus mártires para que la reforma migratoria llegue como regalo de navidad y sea integral.

Escéptica mi visión es distinta – y ojalá esté equivocada- pienso que la reforma migratoria ya murió, o como diríamos en mi natal Comapa: es finada.

 

Ilka Oliva Corado.

12 de noviembre 2014.

Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s