Muros: políticas de segregación humana.

Un día tomándome una cerveza en un restaurante alemán y animada por el ambiente quise indagar acerca del origen de mi nombre Ilka, lo único que sé es que tiene origen alemán y brasileño, entonces pregunté a dos ancianos alemanes que estaban sentados a mi costado y que disfrutaban de la polka que bailaban varias parejas en el centro de la pista; me dijeron que Ilka tiene raíz escandinava y que fue llevado a Alemania por inmigrantes escandinavos, que es muy común en el país, – y tengo entendido que también lo es en Brasil-.

Aprovecharon la inspiración para hablarme de las migraciones alemanas, de los dialectos, de la multiculturalidad y de los pueblos originarios. Pedimos otras tres cervezas mientras la polka animaba la noche, emigrados a Estados Unidos hace más de 35 años. Uno es dueño de una librería alemana y fue catedrático de historia en una universidad en su natal Alemania y el otro un odontólogo. Llegaron como la mayoría: con una mano adelante y otra atrás y también como la mayoría trabajaron durante décadas en los oficios propios de los emigrantes indocumentados. Ambos pasan de los 80 años.

El punto de reunión de aquella generación emigrada a Chicago es ése restaurante. No han perdido el acento, la identidad y la memoria.

Mi curiosidad fue un poquito más allá cuando ya iba a la mitad el vaso de cerveza y me atreví a preguntar, ¿y el muro? ¿El muro de Berlín? Aquella noche de otoño los dos ancianos me relataron con voz cortada los estragos de la Guerra Fría y de la división de su terruño a causa de un muro enorme. Con la segunda cerveza y con un brindis celebramos la caída del Muro de la Vergüenza.

Tocó mi turno y les conté del río Suchiate que divide México y Guatemala, que no es muro pero también ha visto correr sangre en su cauce, en sus aguas pasan en balsas los emigrantes indocumentados que van rumbo al norte, un poquito más arriba está el muro que divide Estados Unidos de México, el más mortal de todos los muros construidos; y ahí la conversación tomó una cadencia de vaivén, ellos con su historia y yo con la de la emigración latinoamericana, ellos con las preguntas y yo con las respuestas.

Estados Unidos con su arrogancia de líder mundial impone su voluntad a cuesta de lo que sea, Obama solo sigue los patrones de una Estado que con su política exterior se apropia de pueblos enteros y compra voluntades. ¿Qué estaba haciendo Obama en 1994 cuando inició la Operación Guardián? – maquillado el sobrenombre de Operación Muerte- ¿Soñaba con ser presidente? La Operación Guardián tiene el único fin de impedir la entrada de emigrantes latinoamericanos a Estados Unidos y por ello la construcción de un muro que en maqueta cubría toda la frontera sur del país pero del cual solo se han construido partes. Las que dividen: Nuevo México y Baja California, Texas y Chihuahua, California y Tijuana, y Sonora y Arizona. ¿Cuántas muertes más si se llega a construir en su totalidad?

Pregunto a los dos alemanes, ¿por qué el mundo no se pronuncia para que desaparezca el muro que divide Estados Unidos y México? Contestan: por la doble moral. Brindamos de nuevo.

Prosigo ya entonada no por la polka sino por la cerveza alemana oscura que bebo: ¿por qué este mundo traidor no se pronuncia por las murallas alambradas de Ceuta y Melilla? ¿Acaso la gran España teme de los emigrantes africanos, no quieren que el color negro se propague en sus genes y Europa se tiña de oscuro? ¿Por qué el silencio mundial?

Uno de ellos agrega: ¿y qué dices del muro de Cisjordania que prolonga la ocupación de Israel en Palestina? La conversación se está poniendo buena, la banda que toca en vivo pide un descanso y quien ha estado tocando el acordeón toda la noche se acerca y brinda con nosotros, es otro alemán emigrado, le dicen que me llamo Ilka; sonrío, lindo se escucha mi nombre con acento alemán, ¿cómo se escuchará Ibonette con acento francés? Tienen un amigo francés en el restaurante me dicen y lo llaman, no puede ser, estoy de suerte, les digo emocionada; es uno de los músicos que ha estado tocando la batería, también de tercera edad. Pide una cerveza y brindamos los cinco; por las migraciones y encuentros.

Él l se tuvo que casar con una estadounidense de origen japonés para lograr tener los documentos, le pagó $5,000 en aquel entonces, el trato era por dos años mientras le salían los documentos a él pero en el camino les llegó el amor y llevan 20 años juntos, la japonesa está sentada en una mesa alejada de la barra donde estamos nosotros, la llama y llega. Otra cerveza. Salud por los continentes, la curiosidad, la polka y la cerveza oscura alemana.

¿Y qué dicen del muro de Marruecos? Agrega la de origen japonés, nos quedamos callados todos. Poco o nada se sabe en este lado del mundo, del muro que roba tierra saharaui por la imposición del poder marroquí. De nuevo la música en vivo, el último trago de cerveza, veo el reloj, marca las dos de la mañana, me despido con un abrazo y prometo regresar una noche de un sábado cualquiera, para el próximo brindis y tal vez me atreva a bailar una polka.

Camino por la banqueta y me siento unos minutos en una banca solitaria, la noche nunca duerme en la ciudad de Chicago, las madrugadas lerdas traen consigo la esperanza de un nuevo amanecer.

La misma esperanza con la que muchos esperamos que caigan los muros que solo sirven como maniobra a aquellos indignos que utilizan la política como arma para la segregación humana.

 

Ilka Oliva Corado.

11 de noviembre de 2014.

Estados Unidos.

2 pensamientos en “Muros: políticas de segregación humana.

  1. Magnífico Ilka. Un texto magnífico. Me identifico con él porque también me ha tocado vivir intensamente momentos significativos con extranjeros como con aquel escritor octogenario islandés que sabía de historias mayas y al calor vivificante del vino que bebíamos me contó en inglés leyendas islandesas muy alegremente, una noche en el bar del hotel en Berlín, durante la 76o. Reunión mundial del PEN Internacional de Escritores en 2006.
    Carlos René García Escobar
    cargadorazo@gmail.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s