Para contemplarte.

Cuando se apague la luz y solo quede la soledad del silencio y la humedad en el vidrio empañado sea solo una confusión, cuando los estribos se marchen libres por el camino de tierra y la angustia dormite sosegada, cuando las caricias se miren a los ojos buscando un instante de inmensidad, cuando el rescoldo repose; desde la diáspora de mi abandono yo regresaré a tu ventana por la avenida solitaria, para contemplarte en la oscuridad.
Ilka Oliva Corado.
16 de octubre 2014.
Estados Unidos.

3 comentarios

Deja un comentario