Los niños de la calle.

Los niños de la calle.
I.
Caminan los niños en las calles
Pidiendo limosna a los cretinos
Los explota un enardecido
Esclavo de su perversión
Guarda silencio la apatía
Son niños que no importan tanto
No son nuestros no vale su llanto
Tampoco su desilusión
Son el futuro putrefacto
Son el presente custodiado
Son el pasado mancillado
Son el trastorno y la profanación
Vagan los niños en las calles
Con sus caritas pintas
Con tinieblas en las miradas
Deletreando la explotación
Les aplauden los cretinos
Ignorados por los indolentes
Los abusan los avaros
Son los tristes niños siempre esclavos
De nuestra emponzoñada sociedad
II.
Son las sombras en las calles
Las piedras en el callejón
Son los muros que no hablan
Son los miedos masacrados
Son los niños atribulados
De nuestra omisión.
III.
Darle nombre a la desgracia
Para un fichaje en cárcel correccional
A encerrarlos sin lamentos
Que son los sucios niños del pavimento
Que el invierno lavará.
IV.
Llevarlos de prisa
Sin fotografiar
Que esos rostros
No son de fiar
Inventarán cualquier pretexto
Y contarán falsas verdades
Son la lepra en las calles
El estigma del mal social.
V.
Les aplauden los cretinos
Pagando con una moneda
El intermedio sin queja ajena
Están ahí para alegrar
Traga fuegos en las calles
Limpia vidrios en las avenidas
Limosneros en cada esquina
Son la infancia de ocasión
Les aplauden los cretinos
Los denuncian los inconfesables
Los acusan de lujuria y de embaucadores
Son tan solo tristes soñadores
Son los niños de la calle y no tienen ilusión
Son las marchitas flores de un panteón.
Ilka Oliva Corado.
Septiembre 12 de 2014.
Estados Unidos.

Un comentario

Deja un comentario