¿Fútbol a mordidas?

Conductas antideportivas como la de Luis Suárez en el juego de Uruguay contra Italia, en el presente Mundial de Fútbol, son las que malogran la belleza del balompié. Qué nivel de jugador, qué habilidad y también qué cinismo el de cometer una falta, provocar que reaccione el jugador con un codazo y lanzarse al suelo simulando ser víctima, ¿con qué finalidad? Buscar una tarjeta roja para el jugador contrincante y que el juego se reanudara con el balón a su favor. ¿Juego limpio? Para nada.

Lo de él no es novedad, lo vemos todos los días y tampoco se trata de enjuiciarlo, este tipo de actitudes son el resultado del amañamiento con el que se ha ensuciado el espíritu del juego limpio en los deportes.

– Jugadores que buscan hacerse expulsar para no participar en los dos juegos siguientes y tomarse dos semanas de vacaciones.
– Provocar a un jugador que ya está amonestado para que se haga expulsar y con esto jugar once contra diez.
– Retardar la reanudación del juego cuando el equipo lleva la ventaja.
Las conductas antideportivas en el fútbol son muchas, realmente son pocos los atletas que entienden a cabalidad que el espíritu del juego es en el deporte como en la vida misma.

Casos muy famosos, como el de “la mano de Dios” de Maradona, cómo olvidar aquella anotación que fingió ser de cabeza y que realmente fue con la mano, una conducta antideportiva a todas luces, el árbitro no la vio por esa razón no pudo sancionar la falta, pero él (Maradona) sí sabía que lo había anotado con la mano y celebró el engaño y también el mundo entero. Ven el gol como una maravilla, ¿en dónde quedó el juego limpio y el espíritu de enaltecer el fútbol?

Qué decir del famoso cabezazo de Zinadine Zedane que respondió a una provocación del rival, perdió los estribos, conducta violenta pero más sancionable aún es la conducta antideportiva que tuvo el rival, que no pudo con el destreza de Zinadine y recurrió a semejante bajeza para hacerlo expulsar, ¿espíritu deportivo? Jamás.

En aquel momento los medios se fueron contra Zinadine y también el mundo entero que lo enjuiciaba por semejante ejemplo a la niñez, pocos hablaron del rival, así me mediocres somos.

Un espectáculo del nivel del Mundial de Fútbol que se observa en el mundo entero por millones de personas de todos los credos, idiomas y culturas, es una plataforma que refleja lo que somos como sociedad y humanidad: una mierda.

La doble moral a flor de piel, la bajeza de algunos jugadores mañosos es la nuestra del día a día: hoy llamo al trabajo diciendo que estoy enfermo y me quedo en casa viendo los juegos del Mundial. Buscar sobornar al de la entrada de una discoteca para que nos deje entrar y no tengamos que hacer cola. Tratar de sobornar al policía que nos detiene por conducir a alta velocidad, y con esto no tengamos que vernos obligados a pagar la multa en su totalidad. Como es el jefe y tiene el poder y la voz de mando puede despedir al empleado que le cae mal, aunque sea el mejor del equipo. Como es le jefe puede pedirle sexo a cambio de un aumento a la empleada que está en necesidad.

Como andan los médicos cubanos ofreciendo consultas gratuitas iré y me haré pasar por un obrero, así me ahorro lo de la consulta en una clínica privada y me la gasto en los tragos el fin de semana, o un par de zapatos de tacón.

Toda nuestras doble moral y miseria se refleja en el Mundial, la porra que grita la palabra “puto” a sabiendas que es ofensiva y es ésa la razón por la que lo hace, con esto agrede no solo al jugador del equipo rival sino a toda una comunidad que tiene una identidad de género distinta. Sin embargo defendemos la ofensa, porque como no es contra nosotros.

El continente americano se reveló en contra de FIFA cuando exigió las pruebas de antidopaje a 7 jugadores costarricenses, acusaban al organismo de ser subjetivo –que sí lo es y en mucho- y ensañarse contra una nación centroamericana a la que no le creían el nivel de fútbol, cuando lo de las pruebas de antidopaje es pan de todos los días en todas las competencias de alto nivel, sea Mundial de Fútbol, Atletismo o los mismos Juegos Olímpicos, los jugadores de naciones que son potencias mundiales se las realizan y nadie en los medios de comunicación se espanta. Son de ley las pruebas antidopaje, y no depende del resultado de una competición –en este caso del resultado de un juego- la mayoría de pruebas se piden antes de los juegos, ¿cuál es el problema si un jugador está limpio? Qué se las pidan a los 22 si quieren que no hay nada de discriminación en esto. Pero como mediocres latinoamericanos nos quejamos por todo, todo lo vemos en contra, todo como abuso, todo cuando no nos beneficie a nosotros, claro está. Porque si nos beneficia inclusive a base de mañas, ni nos inmutamos.

Idolatran a Messi, pero Messi con todas sus habilidades no es capaz de brillar dentro del terreno de juego si no tiene a un volante contención y creativo que le pase los balones, ahí está la prueba en el presente Mundial y los resultados de panzazo que ha tenido Argentina, no percibimos el deporte como de equipo –como son las grandes revoluciones que cambian el rumbo de la historia: colectivas- que uno no brilla sin el esfuerzo, la renuncia y el apoyo del otro. Gritamos los goles pero no vemos lo que hay atrás, el esfuerzo de los defensas, de los volantes para que le balón llega a la cancha contraria. Todos los jugadores son importantes, cada uno en su posición, pero el jugador más completo es el volante contención y creativo, y es el menos valorado, el que es grande en la sombra del anotador. No tenemos la capacidad de ver más allá de lo obvio, de lo que causa euforia, de lo que realmente vale. Ahí está el caso de Ronaldo (el fenómeno brasileño) que posee junto al jugador alemán el título de los mayores anotadores en los mundiales, pero Ronaldo no era nada sin los contenciones y creativos que hacían el trabajo más complicado para ponerle los balones en los pies. ¿Quién valoró el trabajo de ellos? La luz de Ronaldo no lo permitió, brilló solo ante lo medios y ante los ojos del mundo que no tuvieron la capacidad de valorar el tremendo trabajo de los jugadores más valiosos de un equipo. Quien ha jugado fútbol lo sabe perfectamente.

Lo de Luis Suárez si se hubieran percatado los árbitros era una tarjeta roja directa, por conducta antideportiva: agresión directa. En el reglamento se especifica claramente que el organismo disciplinario de la competición (en este caso la FIFA) tiene la potestad de sancionar jugadas anti disciplinarias que fueron ajenas o no vistas por los árbitros al momento del juego. –Antes, durante y después de un encuentro-. En este caso existe la prueba contundente del video. Si Suárez sale bien librado de esta bajeza cometida contra el jugador de Italia, la FIFA pone en juego una vez más su credibilidad como ente imparcial.

Pero como Uruguay ganó, “qué le hagan yemas los italianos que no sean llorones” de haber sido la mordida contra el mismo Suárez, el continente entero estaría brincando, denunciando parcialidad de parte de los árbitros, denunciando que por ser equipo pequeño antes las potencias mundiales que están compitiendo, el arbitraje fue comprado, que se arregló antes el juego, que siempre nos hacen lo mismo. Pero como el beneficio fue para Uruguay, lo de la mordida “es una situación normal, cosas del fútbol, y quien lo juega que sepa que no es de nenas para que ande pidiendo falta y lloriqueando.”

Así pensamos, mientras toda corrupción, soborno, error y ayudadita nos beneficie a nosotros nada es reprochable y no cuenta con validez para exigir lo que es justo.
La reacción que hemos tenido como espectadores, fanáticos, apasionados del deporte más hermoso del mundo, justificando lo inaceptable, solo demuestra nuestra bajeza como sociedad y seres mediocres que mientras la impunidad nos beneficie todo está bien. Pero quién nos callaba la boca satanizando a Messi cuando no le dio la mano al niño…
El juego limpio es en deporte lo que en la vida misma.

Ilka Oliva Corado.
Junio 25 de 2014. (Feliz día del maestro a mis colegas guatemaltecos, no olvidemos a María Chinchilla).
Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s