Es una cárcel.

Es una cárcel.
I.
Sos delincuente, te dicen
Un asesino sin identidad
Sos traficante
Sos un perverso
Un inmigrante en necesidad
Sin documentos
Sin rumbo fijo
Sos mano de obra
Para explotar
Saltás los muros
Cruzás desiertos
Las alambradas
En tu carne están
El desconsuelo en tu piel marchita
Es agonía que llanto será
Ay, de las cuitas
Qué recordando están
Tu triste historia
Sos uno en la infinidad.
II.
Obligatoria fue tu partida
Te despediste para no regresar
Buscabas el norte
De las tantas historias
Con el falso y dulce final
No lo sabías
Te las creíste
Te las contaron
Con perversidad
Es una cárcel
Donde sucumben
Las ilusiones
Del inmigrante
Que sin documentos
Se atreve a soñar.
III.
Quisieras gritarlo
Llorarlo en silencio
Embriagarte para no pensar
Quisieras borrarlo
Enterrarlo
No sentirlo
Pero te castigas
Todos los días
A cada instante
Desde el momento
En que decidiste emigrar
Sin documentos
Que te robaron la felicidad
Un traficante de esperanzas
Un inmigrante
Un ser humano
Al que le han robado
La serenidad
Tanta desgracia
En esa frontera
Que quien la sobrevive
Nunca vuelve a ser igual.
Ilka Oliva Corado.
Junio 23 de 2014.
Estados Unidos.

Deja un comentario