Cote Avello, ilimitada.

Hacer una especie de introducción a la entrevista que leerán a continuación no es fácil, las palabras han estado dando vueltas en las yemas de mis dedos y no encuentran la forma de presentar a la escritora y poeta chilena Cote Avello, porque ella es más que escritura y poesía, cada poro suyo encierra un mundo que abre ventanas a otros mundos, toda ella es: lumbre, brasa, lava.

Es un constante volcán en erupción. Limitarla a las letras sería minimizar su talento y sus facetas pues es: escritora, poeta, socióloga, dibujante, pintora, cantante, bailarina, escultora, locutora de radio, estudiante, trabajadora, lectora, tejedora, coleccionista, comunicadora, profesora, cocinera, discutidora, bohemia, querendona…

Quiero manifestar que es la primera vez que me siento intimidada por una mujer, toda ella es aprendizaje, conocimiento, fidelidad. Su intelecto y su locución son desmedidos. Domina cualquier tema y se involucra hasta llegar a la médula. Me abruma tanta delicadeza y fuerza habitando el mismo ser. Tanto fuego y tanta quietud en los mismos ojos.

Durante la entrevista la escuché cambiar el tono de su voz muchas veces, también su expresión facial, en instantes sosegada y en otros con tal pronunciamiento de indignación como por ejemplo; al referirse al tema de la dictadura chilena y las huellas que dejó en quienes la vivieron, en ese instante su indignación estaba al límite, yo a miles de kilómetros de distancia pude sentir su pulso desbordándose en las venas de sus manos. Es una mujer que utiliza todo el cuerpo para expresar, intensa, muy intensa es la Cote. O cuando habla del tema del patriarcado, su postura como mujer ante el mismo es insoslayable.

Totalmente encantada con su forma de expresar que decidí interrumpirla en muy pocas ocasiones, preferí arroparme con su forma de ver el mundo y de sentirlo y de vivirlo. Mis neuronas atentas a aprender de ella, mis sentidos embrujados con el fulgor de su alma. Muchas cosas en común tengo con la poeta, que me atraen hacia ella como un imán y me dejo llevar, no opongo resistencia, con ella no. Con ella se me quita lo arisca y mis labios pronuncian sintiéndose en confianza, es una hermana de poesía, callejones cenizos, sonrisas francas y contratiempos, hermana de la vida. Hermana, la inmensidad que encierra esa palabra, más cuando no hay lazos sanguíneos.

Comprobé también algo que ya sé: que mi cerebro recién está despertando a muchas cosas, que mucho en mí aun duerme, que no sé cuándo despertará, que soy una remita tierna que quiere crecer y ser parra. Ella es más que un arbusto, es árbol de raíces fecundas y grandes ramas que en verano hace de su sombra un oasis.

Ella vive en su país de origen yo soy extranjera, ahí nuestra experiencia es distinta ella se retroalimenta de convivencia con otras personas, es muy sociable y habla de la necesidad de la retroalimentación a través del contacto con otras personas. Yo entre las cosas que perdí cuando emigré fue lo de socializar, mis únicas conversaciones son con la pared de mi habitación y los monólogos los hago con mis letras, no tengo esa otra visión que viene de otras personas. Si antes hablaba sola de vez en cuando ahora lo hago todo el tiempo. A veces siento que no avanzo y que me estanco y en otras que retrocedo. ¿Cómo saberlo si soy una mujer de monólogos?, no tengo esa forma de medir por así decirlo. Por esa razón me cuesta mucho cuando mi comunicación tiene que ser verbal, las palabras salen descontinuadas, pero también ésta ha crecido en forma escrita. Ella es de las pocas personas con las que converso y con las que mi ser interior se siente acompañado.

Quiero presentarles pues a una mujer chilena, de cielos desnudos, de puertas sin trancar, de mares despiertos, de volcanes nevados, inmensa, intensa, en una pequeña entrevista en la que dimos un corto paseo en las entrañas de algunos poemas suyos y unas pinturas y un dibujo, donde ella explica la razón de ser de los mismos. Una cátedra digna de ser escuchada y observada, sobre todo de ser admirada.

Los mismos publicados en su bitácora llamada: La  que les invito a visitar y les prometo que quedarán en total embrujo con la profundidad de su poesía y los multimundos que la habitan, entre colores, lápices y pinceles.

Yo me declaro públicamente adepta a su versado encanto de mujer, poeta, humana y criatura de raro esplendor. Quiero agradecerle por haber aceptado ser entrevistada por esta enajenada. Hoy mi bitácora se viste de gala, para recibir a semejante mujer.  Con ustedes multifacética poeta y escritora Cote Avello. ¡Aplausos por favor!  

Cote Avello, ilimitada. -www.coteavello.wordpress.com-.

Cuando por fin pudimos iniciar la entrevista vía videoconferencia vimos nuestros rostros y escuchamos nuestras voces, yo le mostré mi cerveza y ella encendió un cigarro, emergía de los infiernos de la seducción aquella mujer bravía, del Sur de mis querencias. Yo sorbía de mi cerveza y ella acercaba el cigarro a su labios, vestía una blusa de escote, en Chile ahora es verano, y yo vegetaba en pijama de invierno. Hablamos del clima y otras cosas y me presentó a su gato, lo puso junto a su rostro y justo le digo emocionada: ¡viste, que tenés boca de gata! Ella ríe sin parar. Damos inicio a la entrevista.

El primer poema que escribió lo hizo a los 10 años de edad y dejó de hacerlo durante unos años y después retomó a los 16 con alguno que otro poema romántico, dejó y volvió a los 22, de aquella época no guarda nada ni siquiera recuerda de qué trataban los poemas, cuenta.
A la edad de 32 años conversando con un amigo poeta le nació nuevamente la idea de escribir poesía y comenzó, su primer poema de esa nueva era se llama Escupitajo de sobra.

¿A qué hora escribís?

A cualquier hora, escribo encerrada en un baño, cuando he estado trabajando, cuando trabajaba de recepcionista distraída del trabajo escribía, he escrito en mi departamento, acostaba en mi cama, fumando, de día, de noche, a las 5 de la mañana, a la hora que sea.

Yo pienso que la mejor poesía nunca llega a ser escrita y por lo menos en mi caso siento que eso es así, se me ocurren las cuestiones más fantásticas cuando voy por la calle viendo los árboles, viendo un niño que hace no sé qué cosa, viendo una situación en particular que me llama la atención y aparecen las metáforas y la mente vuela y a veces tomo un lápiz y no fluye y quiero escribir eso que estaba pensando y ya no hay eso, ya no tiene esa fuerza, las frases se perdieron. Insisto en que la mejor poesía se duerme junto a las situaciones que la provocan.

¿Cómo llega la inspiración?

No creo que la poesía sea cuestión de inspiración creo que la poesía es producida por motivación, no creo en la existencia de unos supuestos poetas, de base. No creo en la inspiración, alude a la idea de la existencia de unos poetas como
yo poeta, tú poeta y el otro un hombre corriente, no creo que haya descendido sobre mí un halo de sabiduría e inspiración divino, en el cual yo me pueda parar en el olimpo de los poetas, -lo dice en un tono que al escucharla no paro de reír- considero que el humano es creador. Todo humano tiene esa capacidad y mientras más herramientas tenga, más acceso a ellas, más se desarrolla esa capacidad creativa, entonces todos podemos ser: artistas, poetas, músicos, matemáticos, científicos. Desde mi perspectiva esa palabra es clave.

¿Con cuánta regularidad escribís?

Es bastante relativo, hay escritos que surgen de un momento a otro que algo ocurre, reflexiono sobre algo y no me puedo quedar tranquila hasta que agarro un papel y lápiz y lo plasme de alguna manera y eso puede ocurrir con la frecuencia de dos veces por semana, pero también hay otros períodos en que tengo otras ideas y me demoro un poco más, hay algunos poemas que me han tomado mucho tiempo porque son ideas que he ido madurando de a poco, he pensado mucho sobre esto y lo pienso así.

Por ejemplo hay temas en la vida en los que me demoro mucho en tomar una decisión, ejemplo: mi postura referente al feminismo y todavía siento que no estoy en la postura de decir sí, mi pensamiento es esto y esto y no estoy para nada de acuerdo con esto y no avalo esto otro. Estoy en un conflicto todavía muy fuerte de elaborar esas cosas.

Otra tema con el que me pasa eso es la relación con el multiculturalismo y otras posturas políticas que también se amarran a la vieja escuela, entonces definir una postura frente a esas cuestiones es algo de mucho más largo aliento.
Y cuando escribo un poema que tenga una temática de cierta densidad a veces necesito un tiempo para elaborar bien lo que estoy pensando y cuando ya lo definí digo: bueno, esto es lo que pienso ahora voy a escribir.

¿O sea que vos no sos de las poetas que piensa que el poema fluye y en ese mismo instante y hay que escribirlo? ¿Ese tipo de efervescencia?

Pienso que también puede ser así pero no necesariamente así , no pienso que sea estrictamente lo uno o lo otro sino que depende, a veces, no sé, si tú tienes elaboradas ciertas cosas y de repente algo te hace clic como un chispazo de ideas que fluyen en determinado momento o algo que tú observas te conmociona en ese mismo instante y tú lo relacionas con otras cosas que ya has pensado y tienes la posibilidad de escribir en ese mismo instante lo vas a hacer y te tiras nomás y te vas por un tubo, escribes, escribes, escribes a veces sin siquiera estar viendo ortografía, la gramática o la puntuación que sea correcta, a lo mejor después haces una corrección, poh.

Hay momentos de tal estadillo mental que algunos llaman un epifanía y decir estoy pensando esto y para mí esto es muy importante y lo tengo que escribir ahora pero eso no pasa todas las veces y no podría decir ésta es la forma de escribir o ésta otra es la forma, ocurre como le pasa a cada uno. Son procesos que responden a lo mejor a la etapa de vida que estas llevando a cabo, porque es relacional, uno no escribe y qué interesante que muchos lo piensen así, uno no escribe en relación a uno mismo, uno escribe en relación a los otros, eso es inevitable.

Hay algo que te ocurre con la presencia, la existencia y la relación respecto al otro, eso te mueve al escribir y eso si tu poema es político, es de amor, es de crítica social, es de la existencia de tu propio ser en el mundo de las cosas que sea que se te ocurra escribir, siempre está mediada por unos otros que te están constituyendo que te están movilizando, en una dirección o en otra aunque sea a encerrarte en ti mismo.

Vos y yo somos muy distintas y creo que es por mi cuestión de adrenalina, soy efervescente, me cuesta analizar y vos sos bien analítica y calma y se nota en tu poesía en cambio la mía es una llamarada de tuza.

Yo no sé si tendrá que ver con lo que te voy a contar pero no en el sentido de hacer una posible comparación sino porque toda vida es distinta y todo modo de hacer y sentir es distinto, de base. Pero, en mi caso muy singular te puedo contar que soy una mujer muy dispersa, tremendamente dispersa y aparte un poco neurótica y obsesiva que puedo hacer muchas cosas y dejar otras de lado, hay momentos en los que estoy haciendo muchas cosas distintas y volcar mi ejercicio de pensar, reflexionar, sentir, conmocionarme con lo que pasa en el mundo Etc. En el mundo para mí no es solamente la poesía. –Me enseña una mesa que está a sus espaldas y me dice que su mamá se la regaló y que era mesa en deterioro y ella la lijó y la pintó y quiere hacerle más arreglos, es trabajo manual en el que se ha entretenido. También me muestra una corona que hizo con rosas negras, material de papel crepe, la usó para una fiesta de disfraces, en la corona se llevó un día completo haciéndola-.

Yo puedo estar meses sin escribir y puede ser que se esté gestando, por ejemplo me gusta poner música a todo escándalo en mi apartamento y bailar sola, hay temporadas que me las paso con amigos tomando de bar en bar y conversando cosas, y en esos momentos no estoy pensando en escribir, estoy pensando en las discusiones porque son éstas las que te hacen crecer finalmente son las perspectivas de lo que tú ya estabas pensando antes, es puro alimento. –La escucho y una revolución de pensamientos emerge en mi cerebro, yo no converso con personas y la retroalimentación de la que ella habla yo dejé de tenerla desde que emigré, me estanqué en esa parte del crecimiento en base a perspectivas que se comparten en una conversación-.

Paso períodos de soledad y otros de lectura que me apasiono con ciertos textos leo y leo y no estoy pensando en escribir eso sube y baja.

Es distinto estar en el país de origen y ser migrante indocumentada sin herramientas y con contadas oportunidades de movilidad y desarrollo, yo hablo sola toda el tiempo o con las paredes o con las letras porque no convivo con personas.

Intento imaginarlo y aun así no me podría poner en tus zapatos, no me imagino cómo eso pueda sentirse debe ser una soledad enorme y hay muchas formas de la soledad, hay una soledad que no tiene solución que tiene que ver con el hecho de que la existencia propia no es comunicable, que por mucho que tú tengas gente cercana a la que quieres, hay algo que el lenguaje no puede decir, el lenguaje queda corto, que el tocar a otro, acariciarlo tampoco puede decir, que cualquier forma de comunicación es limitada entorno a la expresión del ser, pero eso es una cosa y siempre nos va a doler y a pesar de tener gente a nuestro alrededor queriéndonos nos vamos a sentir solos igual, pero de ahí a no contar gente a tu alrededor y experimentar en la vida cotidiana una permanente ausencia, eso es otra cosa. –La escucho hablar y se me aguan los ojos-.

Me vas a hacer llorar…
Mejor contáme de tus poemas favoritos y en qué te marcaron…

Sí, pero no sé qué tanto porque en realidad son varios sobre todo si están publicados que representan algo muy importante que me está pasando o algo muy importante que me ha pasado en la vida. Es muy difícil para mí responder eso porque no lo tengo claro, no podría decir que no, porque hay ciertos poemas que atesoro más y me pasa más cosas todavía cuando los leo que a mí misma se me quiebra la voz, hay algo que se sigue quebrando adentro mientras me contacto con esas letras que están ahí. No es una letra muerta, hay otros que por ejemplo hablan de cuestiones que están mucho más superadas, o de cosas que a lo mejor le pasaron a otro y por muy empático que uno pueda ser, no se conmocione. Esos poemas en los que yo me desnudo más, me son más significativos a través del tiempo o declamarlos en público. –Enciende otro cigarro y yo voy por otra cerveza que tengo en la parte del congelador de la refri-.

Tu poesía me eriza la piel, porque viene de la entraña, del intelecto, del poro cada verso suyo tiene consigo muchos mundos, un poema tuyo es de multimundos, ventanas que se abren y que si una soma ve otras ventanas abiertas que abren otras ventanas. ¿Cómo hacés para escribir con esa profundidad? Yo he llorado con tu poesía. ¿Cómo hacés para desgarrar el alma de quien la lee?

Ni siquiera puedo imaginar lo que pasa en otro cuando lee un poema mío, puede ser que para mí un poema sea sumamente desgarrador y para un lector puede ser una situación absolutamente incomprensible, para otro, otra forma de desgarro, para otro una cosa muy posada, que suena bonito pero en realidad no tiene substancia. No sé cómo responderte a eso. -Estoy pasmada admirando la forma en que fuma y observando su expresión facial, la forma en que también habla con las manos, que no me doy cuenta que la cerveza estaba medio congelada y se ha tumbado sobre el escritorio y me ha manchado las hojas de la libreta y las hojas de unos libros, le digo que se detenga y voy por papel para limpiar, la grabadora que guarda nuestras voces sigue de un lino-.

¿Cuánto tiempo te llevaste para escribir el poema Resentidos? Es un poema fuerte que le lloré cada verso porque cada uno fue como un dardo a la dignidad, al enojo y al dolor. Es uno de los poemas más intensos que te he leído.

¿Por qué ese título y esa discusión? Porque acá en la historia política de Chile una cosa muy cómoda de la derecha es acusar a todas las víctimas de terrorismo de Estado, de resentidos. A todo pobre por exigir algún derecho, tratarlo de resentido, el concepto más amplio es decir: tú eres un resentido social. ¿Qué es ser resentido? Re sentir, sentir y volver a sentir, me puse a hacer un juego de palabras con eso, también para hacer una crítica espesa. Pero es un poema en donde me desnudo porque es mi propia historia, mí propio dolor, mí sentir. –Le ha cambiado el tono de voz desde que habla del poema, ha tomado más fuerza-.

¿Cuándo lo escribiste lo lloraste? porque yo lo lloré cuando lo leí.

Bueno pienso que hay distintas formas del llanto, después que lo escribí le dije a mi compañero, quiero leerte algo, todavía lo tenía en cuaderno y se lo leí y me abrazó y me quedé un tiempo en silencio, a lo mejor fue un llanto interno. –El tono ha bajado, habla lento, reposado-.

¿Alguien de tu familia lo ha leído?

Creo que no, no lo sé. Mi familia no lee mi blog.

¿Cómo creés que reaccionarían si se los leés?

Pienso que es muy complejo, es muy fácil que mi mamá se pueda sentir tocada con justa razón, que pudiera sentir que hay en el poema algún tipo de acusación hacia ella y no tengo ningún tipo de intención de decir eso, tengo intención de decir lo que a mí me pasa con una experiencia de vida, con un sentir que ha cruzado toda mi historia, leer este poema podría ser muy delicado.

Por ejemplo yo acá digo una frase: “no necesito cerrar los ojos para ver su fantasmas revolviendo mi propia vida”. Refiriéndome a mi madre, es una frase muy brutal, es muy difícil leerle eso sin que sea tocada de una forma que le pueda doler.

Esa misma frase puede tener una interpretación muy oscura en otro que se refleje en el poema del otro. Pero en fin, yo a quienes quiero acusar ¡Es a otros! a por todos esos miserables que le cagaron la vida a miles, con una dictadura amarga, con toda la represión que ejercieron contra la gente: asesinatos, torturas, la imposibilidad de ganarse el pan para sus hijos, la destrucción del tejido social, la destrucción de todos los logros políticos de un trabajo mancomunado que estaba dando buenos frutos. La frustración de mucha gente que está contenida en esa frase.

Ese poema es mi propia vida, ahí me desnudo dice mucho de mí y de miles a quienes la dictadura les cagó la vida. Y escribir este poema es puro amor… a mi madre.

Tu poema encierra tanta denuncia no solo de Chile.
Tenemos a toda Latinoamérica castigada.

¿Qué tanto afectó a las nuevas generaciones la dictadura en Chile?

En el caso de las familias que vivieron la experiencia de la aplicación de terrorismo de Estado son familias que han sido en algún momento destruidas, que han tenido que reconstruirse de nuevo, de una u otra manera , esa violencia tiene un nivel de impacto profundo en el espacio de la relación familiar, padres que han quedado tan traumatizados que han terminado: alcohólicos, suicidándose, drogadictos o en estados depresivos muy profundos, muy recluidos encerrados en sí mismos, padres que se volvieron mucho más fríos con los hijos, el dolor, el trauma la miseria, es una cuestión muy tremenda y es muy difícil llevar una vida no sé, decir: acá está todo perfecto. Estamos todos felices, acá no ha pasado nada, o ya pasó.

Todos los hijos de esos torturados, exiliados, todos los hijos de quienes recibieron directamente toda esa violencia estamos también dañados, de una u una manera.

Es contrastante la actitud de quienes vivieron la represión y de las nuevas generaciones que no la vivieron directamente, muchos de quienes no las vivieron directamente ahora están en el movimiento estudiantil y van con todo a las manifestaciones, no se intimidan mientras quienes sí tienen huellas de la represión a la hora de ir al choque con Carabineros o la policía, se alejan, se esconden, se repliegan, porque una experiencia previa los marcó.

La violencia que utiliza Carabineros en los últimos años recuerda plenamente al tipo de violencia que utilizó en la dictadura. Acá han muerto, han sido detenidos de una forma muy violenta. Han aplicado elementos de violencia muy tremenda, las golpizas que les dan a estudiantes son brutales. A las manifestaciones va gente adulta también, pero a la hora del choque se esconden, se alejan. Mientras que los que nacieron posterior a la dictadura los enfrentan. Algo está pasando ahí, el trauma está tan arraigado en aquellos que vivieron esa violencia, está tan irresoluto además, poco trabajado porque en Chile además no se ha hecho un buen trabajo de la memoria histórica y de reconocimiento de las victimas de aplicación del terrorismo de Estado y entonces quienes lo han padecido, lo han vivido en silencio, no han tenido oportunidad de compartir con otros su vivencia, su propia historia.
Porque durante mucho tiempo todavía se seguía señalando a quienes fueron víctimas de aplicación de Estado porque: “por algo será, en algo andaban metidos”.
Entones, es una cuestión terrible.

¿Qué opinás de las marchas estudiantiles?

Me parece que es algo inevitable, absolutamente necesario que hasta el momento no hemos tenido los mejores resultados porque ha habido todo un trabajo político digamos desde la mal llamada clase política de: frenarlos, reprimirlos, negarles completamente las demandas, negarles incluso ésta legitimidad. Sí se han utilizado mediáticamente para discursos políticos, en efecto los resultados todavía no se ven. Sí, destacaría unos puntos que me parecen muy importantes.

Uno: tiene que ver con eso, lo que mencionaba anteriormente ese cambio generacional que vuelve a re movilizar la política nacional, vuelve a fomentar las redes sociales, ojo que para mí las redes sociales no son las virtuales. Vuelve a generar el entramado y la posibilitación de nueva construcción de poder popular, de una real construcción política a todo nivel, digamos, han reinstalado temas que antes estaban censurados como la renacionalización  de recursos naturales por ejemplo, u otro tipo de discusiones políticas.

Hace muy poco tiempo, unos cuatro o cinco años atrás la gente no estaba en este país hablando de política y desde que empezaron con los movimientos, estudiantiles y otros movimientos que también se han ido sumando, ha habido una efervescencia política que le hace muy bien a la idea y a la posibilidad de construir un mejor país, una mejor política de construir posibilidades de participación ciudadana y Etc., ha habido actualmente por ejemplo: una va en una micro y se encuentra a gente discutiendo de temas del movimiento, hay discusión y es bueno.

Algo muy interesante del movimiento estudiantil es que tiene en su gran mayoría una lógica muy distinta en la que había operado en Chile durante décadas y es la lógica estrictamente partidista, y ésta básicamente es vertical, con dirigentes políticos es decir la idea de unos líderes que mueven a las masas, esas masas amorfas casi sin opinión ¿Ves tú?, que se adhieren a un ideal político y lo adoctrina el partido, el partido adoctrina a la masa.

Los estudiantes secundarios proponen una cosa realmente distinta, es decir; casi todos puros menores de edad. Que están proponiendo una lógica horizontal, no ser representados por unos otros, sino una participativa, cómo construir la realidad y alejándose de la idea de depender de un líder que mueva a la masa, participar todos y construir.

Por ejemplo han dado muestras muy interesantes en torno a ello, que se muevan por asamblea. Esos niños de liceo que han impuesto la asamblea y todos se reúnen en el patio y todos hablan. Se turnan para hablar, deciden cosas. Desde la decisión de si van o no van a la toma del liceo, de ir o no ir a la marcha. Es otra lógica muy interesante, participativa y horizontal, es no tener representantes, sino que tener voceros que es muy distinto porque un vocero solamente está un momento, se cambia, se designa un día y otro, puede ser otro.

-La interrumpo para contarle que-. Exactamente yo estaba viendo en los noticieros chilenos que el estudiantado aclara que por ejemplo que Carol y Camila y otros chicos no los representan.

Claro porque ellos no están de acuerdo con la lógica del partido y ellos aclaran que en estos momentos ellos no representan el sentir popular, las lógicas políticas que ahora están intentando ponerse en juego.


¿Qué esperás de Bachelet?

Dado el contexto político actual ella tiene dos posibilidades en el fondo. Y no sabemos qué va a hacer. Ella podría realmente ser una líder de izquierda como se supone que debería ser un integrante del partido socialista, una hija de torturado, y alguien que también luchó por el retorno a la democracia Etc., podría aprovechar este momento político que es clave, porque luego de 20 años de concertación que la ciudadanía confió, mucha gente de la ciudadanía confió en el proyecto de la concertación y ellos en un comienzo estaban en la actitud de calmar a los movimientos sociales, apelando a la idea de la gobernabilidad de que no hubiera nuevo golpe de Estado, o que Etc., y realmente ellos lo consiguieron, hubo un retroceso enorme de la participación política ciudadana, los movimientos sociales retrocedieron muchísimo cediéndoles ese espacio, era de: dejen que la democracia funcione, dejen que las instituciones funcionen, pero tuvieron 20 años y ya sabemos los resultados.

Luego viene un gobierno de derecha donde se produce un incremento de movimientos sociales, de la crítica, del surgimiento de una transformación real, de exigencias concretas. Y la gente lo está pidiendo pero ahora con mucha más fuerza, entonces ella en la posición que tiene hoy en el sentido de que ya la concertación quedó completamente deslegitimada y la derecha en gran medida también.

Para quienes en espacio poco más carente de herramientas para analizar la historia política de este país creen en las propagandas más bonitas, en la promesa que suena más convincente, y se deja llevar por eso y ya.

Le dieron la oportunidad al señor Piñera, pero ya vieron que eso no funcionó y vuelve Bachelet, y vuelve con este proyecto que se llama La Nueva Mayoría. Básicamente incorpora al Partido Comunista. Ella tiene dos opciones: o se hace la huevona así, o se hace la huevona (lo dice en un tono de indignada) o nos vuelve a meter sus comisiones de expertos para que tomen las decisiones del país y sería un continuismo de todo lo que hemos estado viviendo entre concertación y derecha, o se la juega por un proyecto real. Y ella no solo tiene que cambiar la Constitución lo que tiene que hacer es generar la instancia para que esa nueva constitución se construya por el país completo, por los integrantes del país. Llámese eso Asamblea Constituyente que me parece que es la mejor manera. Alguien puede decir que es una cuestión muy difícil, ¡ahá! pero es que nadie está diciendo que esto tiene que ser fácil no seamos tas cómodos, no tiene por qué ser fácil, tiene que ser algo bien hecho.

Y bien hecho es que no sea definida por un grupo de poder, sino que sea definida por todos los integrantes de la sociedad y hay manera de hacerlo. Si hace eso, yo me doy por pagada con el hecho de que ella esté en el gobierno, yo no voté por ella, lo aclaro. Yo voté AC – Asamblea Constituyente-. Muchos pedimos eso: AC.

En todo caso, muy honestamente, yo a ella no le creo nada. Dudo mucho que haga lo que se está pidiendo desde los sectores más progresistas. No tengo como creerle a una ex presidenta que en su período traicionó al movimiento estudiantil de 2006 y autorizó la aplicación de la ley antiterrorismo a los mapuches en los conflictos del sur. Hubo asesinatos a mapuches, juicios atroces y aún aunque parezca inverosímil: detenidos desaparecidos, como el caso de Huenante que era un comunero menor de edad y fué detenido por carabineros y nunca más se supo de él. El Estado nunca se ha hecho cargo de este caso. Entonces si me preguntas si le creo…., no, para nada. El punto es que ella está en una encrucijada política enorme. Puede ser la presidenta que ponga su nombre en la historia no solo como la primera mujer en el cargo, para mí eso no tiene ninguna relevancia en torno al rol político, sino como la presidenta que logró reivindicar el proyecto de la Unidad Popular y darle un giro al transcurso de los acontecimientos para la construcción de una sociedad donde efectivamente contamos todos.

O bien puede ser la presidenta que le de el golpe de gracia a la vieja y miserable forma de gobernar, terminando de socavar la legitimidad de la institucionalidad, el sistema de partidos y de coalisiones. La gente tiene muy claro que la nueva mayoría es la misma vieja minoría de siempre. Como decimos acá: la misma mierda con distinto olor.
No creo que tenga las agallas para eso, peor, no creo que tenga las intenciones. Y bueno, hay que seguir presionando, saliendo a la calle, tomándose el espacio público, organizándose, estudiando, discutiendo. Seguir en la lucha colectiva, vencer el miedo

Ahora quiero preguntarte de tus pinturas y tus dibujos, estos transgreden la doble moral, ¿por qué?

Desde la forma en que yo entiendo el arte, de cualquier forma de que esta se exprese, solo uno podría llamarlo arte como tal si es político.
El arte es político. Lo otro es decoración. No me interesa decorar el mundo. Y con eso no estoy hablando desde mí, lo hablo porque he leído algunas cosas, porque he estado en algunas discusiones donde estos temas se han tratado en un nivel de profundidad importante, y donde hemos podido comprender esto.

Lo que hace una representación cualquiera que en su politicidad sea artístico es la capacidad que tiene el autor, quien lo crea, de traer a presencia otros mundos posibles y conmover a otro, del modo que le haga sentir, que ese otro mundo posible casi que es más real que en el que estamos viviendo, que le haga más sentido. Porque eso obliga a pensar en el mundo en el que estamos y en cómo modificarlo.

Ese dibujo llamado: Adoro poner los pies sobre la cama. Habláme de él. ¿Por qué una mujer de piernas abiertas, con zapatos de tacón, con una copa de alguna bebida, un cigarro y los pies puestos sobre la cama?

Hay muchas razones: primero una mujer dibujando una mujer. Y en eso hay una dosis de deseo, la valoración de la propia sexualidad, desde la sexualidad de otras mujeres, hay una cuota importante de fascinación por eso de ser mujer y también un cierto acercamiento al lesbianismo que puede estar en cualquiera de nosotras y en ese sentido el decir y comunicar: yo mujer, dibujo a otra mujer desde mi propia apreciación de la eroticidad de esa otra posible mujer, es una declaración de ese propio lesbianismo y una declaración del deseo hacia la mujer.

Eso por una parte, por otra, en un sistema patriarcal donde la mujer no puede ,no debe manifestar su propio deseo, ni por sí misma, ni por otras mujeres ni por otros hombres, su propio deseo es secundario respecto del deseo que ella pueda provocar en el hombre, en esa construcción de mundo, se me hace muy interesante proponer a la mujer en el espacio que es su autovaloración, de su autoerotismo, de su relación con su cuerpo, su sentir, su piel, sus orgasmos, su deseo y entonces me parece muy simbólico proponer en ese espacio: la chica con un cigarrillo, con un vaso de algo que puede ser licor o algo y con los zapatos arriba de la cama, porque eso es un símbolo para contar acerca todo aquello que nos han dicho que no debemos hacer y ella dice adora poner los zapatos sobre la cama.

En el fondo el decir adoro poner los zapatos sobre la cama con tremendos tacones y con las piernas abiertas, mostrando su vulva, su intimidad, o no mostrándola, porque puede ser que el espacio en donde está esa mujer dibujada no exista un mirada más que la esté observado. Es su propio disfrute, su propio estar en su cama, qué lugar más gozoso que yo en mí cama con los zapatos de tacón que a mí me gustan poniéndolos encima de la cama como me han dicho que no debo hacerlo.

En la posición, que me han enseñado que yo no debo tener en ninguna prenda, con prendas que se dice que las usan las prostitutas porque las mujeres buenas no se visten así y yo me cago en esa idea, me recago en esa idea. Me pongo como yo quiero en mí cama, en mí vida, en mí intimidad, es mí cuerpo, es mí goce, es mí deseo, me acuesto con quien yo quiera, con quien yo no quiera ¡No!, y me masturbo el día que se me antoje, y voy a beber si se me antojó mientras me masturbo y nadie tiene que decir nada al respecto. –Lo dice en un tono que siento el deseo de brindar con mi cerveza y con su taza de café-.

¿Qué pasa con el dibujo llamado Dejadme Sola?

También tiene que ver con eso mismo pero desde la perspectiva más intimista, de la mujer que se disfruta a sí misma y que se da el permiso de ese disfrute en soledad, pero bueno en la cultura patriarcal tú sabes que el encargado de brindar placer a la mujer es el hombre, -cambia te tono nuevamente y los sarcástico le brota solito- él es el que sabe, él es el de la experiencia y él le enseña a ella el placer, él la hace mujer, ella no es mujer hasta que él la monta. Entonces me parece que la idea la posibilidad de dar, de brindarse a sí mismas ese espacio tal de intimidad, de disfrutarse en su soledad es fundamental.

Desde mi perspectiva no existe la posibilidad de una verdadera plenitud sexual que se quiera ya sea con hombres o con mujeres o con lo que tú quieras sin primero como hombre o mujer, no te conoces a ti mismo. No te vives tu piel, no te vives tus fluidos, no te vives tus sensaciones, y eso es un espacio que también remite a una soledad, yo conmigo me gozo y en esto nadie tiene por qué entrar, nadie tiene permiso si yo no lo doy. Y aun si yo tengo una pareja o varios amantes o lo que fuere, aun si eso fuese así, aun estando casada si tú quieres , aun teniendo hijos y nietos y bisnietos, si yo quiero estar sola y disfrutarme, nadie tiene derecho a arrebatar eso.

Tu pintura acrílica, Canela y Candela. Explicámela por favor.

En este cuadro es como una posición muy relajada de ambos pero es como que él la busca más a ella, el gesto de cualquier humano que se abraza al cuerpo del otro, que se abraza a su vientre, es un gesto muy no sé, de devoción, como de arrodillarse, como de ponerse muy a disposición del otro y la forma en que ella lo recepciona es bastante particular, un poco distante, ella podría estar en una ensoñación, o pensando en otra cosa, o podría estar simplemente disfrutándolo en forma muy serena. Me interesaba un poco invertir la relación de poder, es decir: hombre, blanco, probablemente adinerado, primer mundista, lo que sea que pueda simbolizar ese hombre que esté ahí, de partida hombre, y ella mujer, piel canela, probablemente pobre, por lo menos en esa pequeña habitación, cabañita, poco iluminada con una pequeña vela, tal vez ahí hay, un no sé por qué, una posible inversión de los roles.

¿Quéres hablar de otro poema del cual no hayamos hablado?

Déjame pensarlo unos segundos. – Lo piensa durante unos segundos y dice- Hay uno más que me gustaría leer. Se llama: Quiero Estar Triste.
Ella toma la hoja y lo lee. –Los poemas de los que hemos hablado los ha recitado, los declama con serenidad-.

Quiero relevar un par de cosas que para mí son muy importantes que tiene que ver con todos estos discursos de la felicidad, que las personas tienen que buscar su felicidad, y todos estos discursos espirituales, que apelan al puro individualismo, que es terrible. Yo no concuerdo con la idea de una posible felicidad donde otro sufra, cómo se puede ser feliz sabiendo que hay tanto sufrimiento, es decir; uno puede tener momentos donde hay una posible felicidad, pero de ahí a buscar mi propia felicidad como un ideal de vida no me hace ningún sentido.

Lo encuentro terriblemente vacío y es muy importante que seamos capaces de vivir el dolor, y vivir en el dolor no significa que nos deprimamos, que nos vayamos a un fondo, un pozo profundo a suicidarnos, no significa que la vida sea una cosa horrible oscura para estar encerrada en los rincones llorando todo el tiempo y que no vamos a disfrutar otras cosas, pero de verdad pido un poquito de humanidad, pido un poquito de compasión, en el sentido de apasionadamente pensar al otro, pido conmoción, pido que el otro te conmueva, que te muevas con el otro que es político, no me hace ningún sentido ninguna felicidad como proyecto de vida individual, la felicidad es un proyecto de vida colectivo y entonces eso implica que si otros sufren, tú también sufres, y uno le puede sacar el poto a la jeringa con ésa búsqueda individual, es falsa, es muy falsa.

Prefiero pensar un mundo donde el sentir al otro sea tan importante como sentirse a sí mismo, en donde esa posibilidad de muchos sentires empáticos, relacionados con los otros, conscientes, muy conscientes pueden transformar esta realidad. Mientras más nos alejamos de este habitar en el mundo de forma individual, de forma egoísta, cerrada, ciega, que no quiere enterarse del dolor, mientras más nos aferramos a esto, las posibilidades que nos sigan pasando la misma máquina por encima son terribles, y en ese sentido escribo: quiero estar triste.

Comparto el poema suyo que más me gusta:

Resentidos.

Puedo cerrar los ojos y traer a mis manos
el recuerdo de las manos de mi padre
tomándolas con ternura y firmeza.
Repasar los largos años de amargura
en que se ennegreció mi infancia
desde que nunca más.

Siento, sentí, sentiré,
y sobre todo resiento.

Puedo cerrar los ojos y traer a mi boca
el sabor del hambre acumulada,
el dolor de la fatiga arañando el estómago,
el hedor de la mugre decorando la casa.
Respirar profundo y saborear la miseria
que abrazó mis pasos de niña.

Siento, sentí, sentiré,
y resiento una vez más.

La imagen de la muerte
escalando desde los cimientos
para devorar la felicidad de mi madre.
Robarle la ternura,
destrozarle la paciencia,
arrancarle de cuajo el amor de un solo golpe certero,
largo, agónico, traicionero.

No necesito cerrar los ojos para ver su fantasma revolviendo mi propia vida.

La bruma de la memoria gastada
me arroja sobre un infierno de sombras.
La historia contada que nunca termina de doler
y de adquirir existencia propia
transformándose en el tiempo,
para desalojarme del suelo firme
y despedirme a un páramo desolado y sin retorno.

Siento, sentí, sentiré,
Resiento angustiosamente.

La falta, la insistente y porfiada falta,
que anuncia su condenada presencia
con cada despuntar del alba
y con cada luna nueva.
La dolorida carencia
que encarece el estar vivo.

Siento, sentí, sentiré,
resentidamente…

Después de todo lo arrebatado
después de todo lo trastocado
todo lo destrozado,
lo dañado y lo enturbiado,
no me pedirán que olvide y perdone.
No me abofetearán de nuevo.
No escupirán sobre mis antiguas
y renacidas lágrimas, su indolencia.

Después de todo, quiénes son para llamarme resentida.

Como una caricia a su alma, decidí grabar el poema con mi voz, aunque ella lo recita con una tranquilidad de haber superado lo que parecía insuperable.

https://www.youtube.com/watch?v=SbGodHABra8

Ilka Oliva Corado.

Febrero 06 de 2014.
Estados Unidos.

3 pensamientos en “Cote Avello, ilimitada.

  1. Negra gracias por presentarnos a tan interesante mujer, no cabe duda el universo las cria y ellas se encuentran. Esperamos poder Seguir conociendo mas de su rate Cote Avello. Negra nuevamente gracias por cultivarte y hacer Ecco culturizandonos a travez de este medio. Con Amor profundo, yo

    Me gusta

  2. Gracias Ilka, ya lo pude leer, es una linda entrevista, nos dejas ver muchas cosas y nos recuerda nuestras propias vidas, lo que queremos hacer y podemos hacer, a veces en las obscuras y a veces en luces, creo que nos revalora como mujeres, aunque dice que no sabe si ser feminista o como posicionarse en el tema, claro que si lo es, la confusión es que suelen haber corrientes, acá mismo, conozco varias muy llamadas feministas pero con pensamientos burgueses, actitudes para mantener el estatus quo, entonces pues esa corriente poco social o muy revanchista contra los hombres pues confunde y no vale mucho.

    saludes, un abrazo, en tus tiempos de soledad que son, sin duda muy necesarios para que nos compartas este producto tan bonito

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s