Cayó el feminicida Roberto Barreda.

Independientemente de todo me alegro que las crías estén bien eso es lo fundamental. También me alegra que lo capturaran, eso devuelve en cierto modo un poco de esperanza en el sistema de justicia guatemalteco. Es sin duda una buena noticia que nos devuelve el aliento. Yo como mujer pediría una nueva ley, una que ampare que le corten los coyoles  y que en lugar de puntos dejen que se le seque la herida con emplastes de sal y limón. Por abusador, por golpeador, por asesino.  Que sean mujeres las que le den una buena tunda  para que sienta en carne propia. Pero me conformo con que se le realice un juicio y que la justicia se encargue de mandarlo a la cárcel y que pague conforme las leyes ya estipuladas: su mala sangre su saña y la burla a la familia de su esposa, a sus hijos y al sistema de justicia guatemalteco. Algunas veces dan ganas de tomar la justicia en mano propia, cuando se ha perdido la fe en un sistema que colapsa y es manipulado. Pero hay que seguir porque no toda la gente que labora ahí se deja comprar, también hay personas honestas que buscan la verdad.
También pido y exijo  que el tráfico de influencias no deje que la impunidad impere. Porque es lo mínimo que se merece la memoria de una mujer a la que su esposo golpeó, abusó y asesinó. A un ser que sufrió de violencia intrafamiliar, a unos niños a los que se les traumatizó en el hogar y posterior fuga hacia otro país, a crías a las que se les alejó de su familia, amigos  y medio ambiente.
Que no solo pague él sino quienes también lo ayudaron a falsificar los documentos, a llevar a cabo su fuga, a instalarse en otro país. A quienes dentro del sistema de justicia guatemalteco eliminaron evidencias y pagaron su mordida habitual para que el feminicida se diera a la fuga.
Qué pague la madre mártir y solapadora y el padre engendrador de feminicidas. Qué paguen sus compinches. Qué paguen quienes trafican con la justicia, por este y todos los casos que han entrampado para dejar libres a genocidas, violadores de niñas y feminicidas.
Lo exijo para este y todos los casos de feminicidio. También exijo que los medios de comunicación presten el mismo nivel de atención y publiquen en primeras planas y refresquen reportajes e investigaciones con otras víctimas que han quedado en el olvido debido a que   sus familias no pertenecen a una clase social pudiente. Exijo lo justo y lo honesto. Ningún ser humano vale más que otro.
Exijo   que se busque por tierra, aire y mar y hasta por  debajo de las piedras a los asesinos de víctimas que no tienen el abrazo de la sociedad a su favor,  de ellas las invisibles, las  que no tienen un apellido elegante y que no estudiaron en colegio privado. Exijo que a ellas también se les nombre   y no se les trate como XX  como si no tuvieran quién por ellas, sí lo tienen y son familias sumidas en dolor, hijos huérfanos, ellos también sienten y sufren y esperan justicia.
Exijo que de la misma forma en que hoy el pueblo de Guatemala ha celebrado como fiesta nacional la captura de este asesino y abusador de mujeres, secuestrador y falsificador de documentos, también con el mismo júbilo y energía abarrote las redes sociales, envíe mensajes de texto, bocine en las calles, propague la noticia de boca en boca, para exigir que los culpables de genocidio paguen por sus delitos.
Malaya ver unida como hoy a la burguesía y a la clase invisible celebrando por igual la sentencia por caso de genocidio en mayo pasado. Pero ni cuillo ni de una ni de otra.
Malaya que los medios de comunicación hubieran brindado su apoyo así como este día a las mujeres Ixiles que caminaron  honestas para relatar frente a un tribunal y frente al mundo entero lo que el ejército les hizo vivir, sus carnes  tiernas arrancadas por lujurias de estrategia de opresión. Ingratos, las ignoraron y las invisibilizaron porque eran indígenas porque  iban descalzas porque señalaban a quienes les da sus propinas por publicar lo que él  y sus compinches les dictan.
Exijo que este pueblo también abogue y pelee por los innumerables casos de niñas abusadas sexualmente  y preñadas a las que se les niega el derecho al aborto. Para que paguen los culpables para que la iglesia no meta sus narices, para que el sistema deje la doble moral.
Que este  pueblo de miseria reaccione y exija que se encarcele a traficantes de trata de personas. Sí, así como hoy celebraron por la caída de un hijo de una familia burguesa  que tiene  contactos y tentáculos en todos lados, también exijan que el hijo de un encopetado del sistema de justicia pague por traficar con niñas y explotarlas sexualmente. Por esas niñas que pertenecen a la clase invisible.
Hoy el Ministerio Público nos ha dado un aliento, para seguir caminando, para no decaer, para seguir confiando a pesar de todo y de tanto en  que dentro del sistema de justicia también hay gente honesta y  que trabaja por la verdad.  Hay que seguir denunciando, exigiendo, apoyando, unificándonos   y sacando del camino a la impunidad. Somos más las personas honestas  y trabajadoras que deseamos una Guatemala libre de impunidad, una Guatemala con memoria histórica e identidad.
Este caso en específico por ser el de una familia que no pertenece a la clase social invisible ha ayudado a que se evidencie y se trate más públicamente sobre el problema de violencia intrafamiliar y feminicidio.  Ha abierto un camino no hay que dejar que se cierre la brecha.
Cabe agregar que con la alegría que pueda estar viviendo la familia de  Cristina en este momento por el reencuentro con sus nietos,  nada ni nadie, ninguna posición social  podrá devolverles a su hija  que es ya una herida que nunca sanará. Ni a las crías su madre, ni la hermana, ni la amiga, ni la mujer.  Se truncó una vida. Mi abrazo solidario desde aquí para ellos y para todas aquellas personas que lucharon arduamente para ver llegar este momento. Un abrazo solidario  para las familias de esos cientos de víctimas de feminicidio que han quedado en la invisibilidad, ellas también tienen nombre y sus casos necesitan se esclarecidos.
Por una justicia limpia de impunidad y de tráfico de influencias, hay que seguir que el camino es largo.
Ilka Oliva Corado.
Noviembre 08 de 2013.
Estados Unidos.

3 comentarios

  1. lemantablemente todo ak es un show…. comomuchas personas dicen es un caso social… porque cuantas muertes no solo de mujeres sino de los hijos y nunk se atrapa al culpable pero nimodo….ojala que esa fundación que organizaron perdure…y ayude a otras personas que no tienen los medios sociales y economicos disponibles
    saludos pue

  2. Ya lo digiste todo Ilka y apoyo tu sentimiento. Ojalá la justicia sea aplicada sin distinciones de raza, género, posición social. Soy cristiano y creo que va a llegar el día que toda la gente mala de Guatemala y del mundo, tendrá que pagar por sus fechorías, mientras tanto levantemos la voz y denunciemos, no nos quedemos callados para con ello frenar un poco las acciones de gente mala, sin escrúpulos ni sentimientos. Aplausos al MP y a tí por tu comentario.

  3. Compañer@ y herman@ míos: Inimaginable dosis de alegría embarga mi corazón al enterarme de tan jubiloso suceso… sé muy bien al igual de tod@ l@ Angelis de la aparente imposibilidad de ver de nuevo a la hija amada pero sabemos de la eterna fidelidad de la Divinidad Amantísima Quien ha de proveer favorable respuesta a nuestras plegarias… Abrazos, fraternales ósculos y el más sincero sentimiento de gratitud por la perseverancia vuestra… Ánimo, el_ju(Who?)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.