Masiva marcha por la legalización.

Para el día de hoy está planificada una marcha masiva en  las ciudades principales del país estadounidense. Organizaciones  pro inmigrantes han escogido el día   para manifestar en las calles  como forma de presión a legisladores que  están debatiendo la ya de por sí muerta reforma migratoria. Quieren revivir el debate,  hacer sentir la presión de la comunidad indocumentada. Hacer valer la voz de  doce millones de personas  que vivimos en las sombras.
Lo de  los doce millones lo vengo escuchando desde que llegué a este país hace  una década , es cómodo para el poder estadounidense manejar cifras tan diminutas sabiendo que diariamente entran miles por las fronteras amuralladas  y vigiladas por soldados, policías y ciudadanos  pone dedos. Porque dejáme decirte que  la xenofobia en este país hace que personas  racistas dejen por un lado sus trabajos y se ofrezcan como voluntarias para  internarse durante días en los desiertos y cazar con pistola en mano a cuanto emigrante trate de entrar al país por la forma más avispada y sin documentos que le acrediten  una bienvenida en festejo.
Doce millones es la cifra oficial pero sabemos que pasamos los veinticinco, echando pluma que cada minuto cruzan miles entre el río Bravo, desiertos, cercos, murallas,  y que mientras atrapan a uno entran  mil. Es ahora en esta época cuando comienzan las travesías masivas porque ha pasado el calor del verano que es  asesino en los desiertos, es ahora que la movilización de quienes traen como única mudada de ropa el sueño de un futuro mejor  se avientan  el peregrinaje de: cruzar o morir en el intento. Cientos de miles desaparecen en las fauces de las mafias, del poder corrompido del  gobierno y sus policías y soldados. Cientos de miles quedan en las entrañas de un país que no es el propio, en  la soledad de una fosa clandestina.
Hoy ha sido convocada una manifestación masiva  con la misión de hacer templar el suelo estadounidense, pero es demasiado pedir la mayor parte de la comunidad migrante no conforma el selecto grupo de “Soñadores” que se han convertido en los intocables del sistema tal es así que quienes en algún momento alzaron sus voces exigiendo derechos y documentos ahora que los tienen han olvidado que fueron  en algún momento de sus vidas indocumentados, indocumentadas y hoy caminan por la vida con la arrogancia de ya no pertenecer al grupo de los de tercera categoría.
Es  demasiado pedir a una comunidad que tiene miedo de salir de las sombras porque teme una deportación. Una comunidad que no habla inglés. Una  comunidad que se niega a todas luces a propiciar cambios radicales. Una comunidad que es la que sostiene las columnas de este imperio con y en  su pura espalda, con el cansancio de días de trabajo en mano de obra, en restaurantes lavando platos, limpiando baños, en la pisca -cosecha-  de frutas y verduras.  En construcción, cuidado crías  ajenas, limpiando mansiones. Con salarios de miseria, con explotación laboral, con acoso y sentencia de policías, de la propia comunidad estadounidense que complacida por la mano de obra barata pero no con la presencia nuestra.
No con nuestro color canela, no con nuestra baja estatura, con nuestro mal pronunciado inglés, con nuestro analfabetismo, con nuestras culturas y tradiciones. No con nuestro crecimiento, con los partos masivos. Sí con el habitual “Yes Sir”  no con el “You have to pay me more”.
¿Reforma migratoria? ¿Dónde, cómo, cuándo? Es una falacia, una treta, una juego sucio, una invención, una cortina de humo, una falta de respeto a la comunidad migrante. Una bofetada en el rostro.  El juego de una posible reforma migratoria es de doble rostro, el estira y encoje, el trampolín para dar a conocer rostros nuevos en palcos de la política bien estructurada en  la mafia del engaño.
Algún legislador de origen latinoamericano que necesita de la luz de la cámara para darse a conocer,  la nota en el  periódico y la entrevista en su estudio. Ahí nomás. De sus raíces latinoamericanas le queda nada más  el silencio de cientos de  miles que trabajan de sol a sol devengando un salario de propina.
Están calendarizadas movilizaciones masivas el día de hoy algunos “Soñadores” saldrán a  manifestar pero no sus padres por el temor de redadas. Porque sus padres no tienen las concesiones de las que disfrutan hoy los soñadores. Porque a ellos sí los cazarán como perros y serán puestos en las perreras para lanzarlos fuera del país en una carrera contra el tiempo. No saldrán a manifestar porque saben que habrá cientos de policías: montados, en bicicleta, de civil, en patrullas, en motocicletas esperando la señal para atacar y deportar no ahí en la manifestación, no frente a las cámaras de televisión sino como viles traidores atacarán por la espalda y en silencio.  Hoy serán más de treinta mil las personas detenidas en el país, sobrepasará la cuota diaria establecida por el contrato firmado entre el gobierno y los empresarios dueños de las cárceles privadas.
¿Una manifestación masiva? No será de cientos de miles como se espera. ¿Hace temblar al imperio? No se puede con una manifestación, lo que se necesita es un paro laboral que les demuestre que sin nuestro trabajo se les derrumban las columnas, los horcones, las vigas, el techo y las paredes de este imperio hecho a costillas de los más débiles que nunca, que jamás se han atrevido a alzar la voz para exigir sus derechos, para defender y hacerlos valer.
¿Una reforma migratoria? No será en este gobierno que ha sido el que más gente ha deportado en la historia del país. ¿Una reforma migratoria? Pero si el gobierno está enfocado en ir a saquear pueblos que están en paz, no desperdiciará tu tiempo pensando en los invisibles de la migración indocumentada. ¿Una reforma migratoria integral? ¿Integral? Que  incluya a familias completas. No, jamás será. Porque es más exprimible el campesino, es más utilizable en su modo invisible ahí donde no hay leyes que lo protegen, donde no hay salario justo ni horarios de trabajo establecidos. Son necesarios para seguir enriqueciendo al patrón con su trabajo mal remunerado en  cambio el graduado exige y tiene voz.
Una mujer que limpia casas jamás será más rentable que la abogada recién graduada, con su salario de miseria que apenas le rinde para sobrevivir, sin derechos, sin voz. Ella es necesario que siga allí para que se envejezca limpiando baños ajenos para que la patrona pueda disfrutar de una vida de majestad en siglo de cuentos de hadas.
Aquí nos necesitan en el subsuelo, en la oscuridad, aquí y solo aquí les somos servibles, porque no exigimos el salario justo, los derechos que por obligación nos corresponden, aquí en la alcantarilla oliendo estiércol les somos útiles para limpiarles el trasero y lustrarles los zapatos, para criar a sus hijos mientras ellos despilfarran su dinero en cuanto antojo gusten.  Aquí les servimos más: de mozos, de sumisos, de silenciadas, de manipuladas, de temerosas, de calladas. Aquí con el grillete invisible  puesto en el tobillo que controla cada uno  de nuestros movimientos.
Aquí y que no se nos ocurra enseñarles el triángulo de la hipotenusa ni la media de la cantidad total de la comunidad  indocumentada en regla de tres y en la raíz cuadrada de doce millones –veinticinco tanteando a ojo de buena cubera- elevada a diez.
Manifestación masiva el día de hoy: ¡alto a las deportaciones! ¡Queremos a las familias unidas! ¡Queremos papeles! Lo cierto es que  es pisado vivir en las sombras: te gana la desesperación, de emputa la injusticia, el trato denigrante, el silencio de la autoridades, tu voz no vale, tu verdad no es la de ellos, te sentencian, te reducen a un rastrojo, te pisotean, te niegan tus derechos humanos, laborales…
Lo cierto y es verdad absoluta y no depende del color del cristal con que lo veás: es que la comunidad latinoamericana que es la mayoría de las minorías en este país, tiene una fuerza inquebrantable, una fuerza que aun no se ha dado cuenta que tiene, una savia que aun desconoce, el día que en que se percate que su voz es de trueno y que su espalda no solo sirve para cargar vigas, entonces y solo entonces no habrá falacia de reforma migratoria integral que sea capaz de doblegarnos, de silenciarnos, de deportarnos, porque habremos conocido el poder superior que la unión hace. ¡El poder superior que la unión hace! Para mientras conformémonos con las convocatorias a manifestaciones.  Que no son malas. La acción empieza por el principio, usted no tiene un hijo y después se embaraza. Primero se embaraza y dentro de su panza –o en la de su cónyuge-  se gesta la cría y  después la  pare. Entonces  está en dejar de ver telenovelas y estudiar inglés.  Para entender y expresarnos mejor. Para exigir nuestros derechos sin que nadie más lo  haga por nosotros, para no ser arreados  y arreadas como ganado directo al matadero.
Herramienta vital que propicia cambios es entender y hablar el idioma del país de residencia con esto no le digo que olvide el materno.
Mire que se lo digo yo que durante cinco años me negué con todas las fuerzas de mi ser  a hablar inglés.
Hasta que un día me cansé de repetir todo el día: “Yes ma`am”
Yo ataqué el inglés directo a la yugular por medio de la lectura, al principio no entendía nada pero después se fueron abriendo los espacios en el área de Broca y de Wernicke en mi cerebro.  Lo que quiero decir con esto es que debe de preparase con las herramientas al alcance de su mano, búsquelas de lo contrario será siempre arreado, arreada por seudo militantes pro derechos de indocumentados que por movilizar gente se ganan su buena marmaja.  Paro laboral masivo es una solución tajante y cuando deba  hablar  cuando le pregunten por qué está apoyando el paro laboral  hágalo en inglés esa es su visibilidad en este país, hable de frente y no agache la cara porque no le está robando dinero a nadie –no hablarlo correctamente no debe avergonzarle porque este no es su idioma materno, con que lo hable ya es un gran avance-. No deje que nadie más lo haga por usted y diga y cuente  y exprese una opinión que no es la suya. Sepa que  en las famosas organizaciones pro migrantes muy en el fondo hay una competencia voraz por ver quién moviliza más gente. Así es el tamaño de la marmaja que ganarán. El renombre y el aplauso a costillas suyas. (Conozco  a varios que en Guatemala son el rostro  y voz de la comunidad migrante   muy bien vistos y entrevistados constantemente por los medios de comunicación -son quienes se inventan las cifras de estadísticas- y ellos aquí se dedican a sangrar y a hacer sus mansiones a costillas de la gente que por temor y por no manejar el idioma oficial no se expresan).
Nota: una vez más hice chirmol de tema en uno solo como ya es mi costumbre pero es que pues muchades, todos van de la mano. Entiendan que escribe una migrante indocumentada y ve las cosas desde la oscuridad de la invisibilidad. Que la respira, la palpa, la habita.  Entiendan mi hiperactividad  me cuesta mantener el enfoque en una sola cosa, me aburre, mientras escribo una palabra ya he pensando una docena. ¡Muy pilas pues! ¡Y cleta además!
Ilka Oliva Corado.
Octubre 05 de 2013.
En mi propia manifestación.

2 comentarios

  1. Mal momento. Para los politicos de Washington, el pulso que implica el cierre del gobierno federal es lo importante en la actualidad. Lo demas…

Deja un comentario