Expectativas de la reforma migratoria.

Son muchas, hay doce millones de personas levitando en este momento con la esperanza de obtener por lo menos un permiso de trabajo y poder viajar a sus países de origen a reencontrarse con los suyos. Y no es válido jugar con las ilusiones de quienes vivimos bajo las sombras -pero no de la xenofobia- de un sistema que se empeña en mantenernos invisibles.
El retorno, el primer regreso… hay gente que lleva más de veinte años sin tocar su terruño sin ver a los suyos… ¿cómo será ese primer retorno? Sin embargo hay miles que nunca logran regresar porque perdieron la vida en el intento de perforar una frontera.
Quienes estamos aquí en este enorme charco de agua de alcantarilla hemos aprendido unos a flotar, otras a nadar, muchos y muchas sujetadas de la orilla para no ahogarse: en desesperanza, agobio, depresión, discriminación, explotación laboral, nostalgia y tristeza.
Porque las hay madres que dejaron a sus crías y que prefirieron ser juzgadas por las mismas y expuestas al odio, al rencor, al olvido para poder darles una mejor oportunidad de vida. Aquí las has visto convertirse en rastrojos. ¿Qué estarán pensando y sintiendo esas madres en este momento de ilusión migratoria?
Desde que llegué a tierra gringa me he aprendido la oración: casáte con uno que tenga papeles así arreglás tu estatus legal. Casáte por papeles todo el mundo lo hace. Es rezo que nos sabemos las mujeres y hombres que llegamos por la misma vía: el salto de frontera.
Entonces te sucede que cuando asistís a una fiesta, una reunión social –que le dicen- un convivio, cumpleaños o cualquier reunión que tenga mil pretextos para organizar un alboroto: llegás e inmediatamente te observan con infrarrojos, sentís las miradas de los hombres que con o sin documentos formulan expectativas: si tiene documentos dicen “me caso con ella total no me va a decir que no porque es indocumentada y necesita los papeles”, el indocumentado piensa: “si tiene papeles me caso con ella así saco mi residencia”. Ellos ya han decidido por vos y comienzan dependiendo tu estatus legal a cortejarte y a realizar el trabajo de pre conquista… Y es el mismo caso con los hombres. Nunca falta la mujer que teniendo documentos quiera comprar compañía.
Lo que la gente no sabe es lo que implica casarse con alguien por papeles. Te piden mìnimo un pago de diez mil dólares, que vos pagués la renta del apartamento, que les enganchés un carro de último modelo, que les pagués la cuenta de su teléfono celular, que cocinés, les lavés y planchés la ropa y por si fuera poco retozo obligatorio. Mientras la papelería está en espera de ser aceptada para los trámites de residencia, te exigen un pago monetario extra y por supuesto también sexual…, y si tienen amigos jule canela retoce también con los amigos porque es un requisito para no dejarte varada a medio trámite, y si sale maltratador y te golpea te aguantàs.
Llega tu turno siempre hay alguien conocido en la fiesta o reunión social que rapidito te dice: “aquel de camisa de tal color es divorciado pero tiene papeles, ¿querés que te lo presente?, el otro de pantalón de tal color que está sentado en aquella esquina es soltero, es residente pero podemos ofrecerle dinero para que se haga ciudadano y se case con vos, ¿querés que te lo presente? También nunca falta quien se te acerque coquetón a auto presentarse y a tratar de investigar si sos indocumentada o residente… La pregunta del millón, la infaltable: ¿y cuándo va a su país? Ahí hay dos respuestas posibles: la primera es decir que acabàs de ir o que en vacaciones irás –las personas indocumentadas no tenemos vacaciones- o decís la verdad que no podés viajar. Yo siempre digo la verdad. Entonces se alejan inmediatamente, dejás de ser el encanto de mujer, no hay posible truco para sacarte los papeles porque no lo tenès, bajás de categoría. Ajá, aquí es por categorías y todo tiene que ver con papeles.
Por puestos de trabajo, si sos niñera que bien podés inventarte que sos “tutora de español a domicilio” para darle categoría, tu valor en el mercado de los matrimonios comprados y arreglados sube, pero si trabajás en mantenimiento no hay nadie que quiera compartir con vos pero ni un vaso de agua –salvo en una discoteca en que por arte de magia te convertís con la ayuda de la música en Diosa de Venus- salvo para el retozo y a escondidas debajo de la cama si es posible.
Se nota en las reuniones sociales cuando hay conversaciones, hablan de sus títulos, de sus trabajos, de sus sueldos, de sus actividades y de pronto tu turno, sos limpiadora de casas y hablàs de inodoros, de pisos por trapear, de ropa por planchar…, entonces en la nube de la incomodidad y con una sonrisa fingida te dicen: cool y con esto dan por terminada tu intervención en la conversación.
Tal vez con la reforma migratoria dejaremos de ser valuadas las personas en peso de permisos de trabajo, residencias y tarjetas verdes y seremos simplemente humanas.
Con la reforma migratoria tal vez ya no observarás a tantas personas conduciendo sus automóviles y sudando helado cuando se acerca una patrulla de policía, aquí aprendés a identificar en el instante quién tiene licencia de conducir y quién no: quien no tiene cuando se acerca una patrulla se robotiza, se vuelve uno con el timón y baja la velocidad, clava la mirada en el espejo retrovisor, le baja volumen al radio y deja de hablar por teléfono, vuelve a la normalidad hasta que él o la oficial de policía lo rebasa o cambia de dirección.
Tal vez con la reforma migratoria ya podremos tener licencias de conducir y viajar a otros Estados libremente por tierra, mar o aire sin temor alguno de que nos detenga la migra y nos deporte.
Con la reforma ya no nos despedirán de los trabajos sin razón y sin indemnizarnos, con la reforma si sufrimos un accidente laboral los patronos tendrán la obligación de cubrir los gastos de hospital y pagar los salarios, entonces ya no seremos despedidos y sentenciados con la deportación si nos atrevemos a llevar el caso a un abogado.
Con la reforma las mujeres que hemos sido violentadas sexualmente podremos acudir a la estación de policía más cercana sin el temor de que nos deporten o que no nos crean por ser indocumentadas.
Con la reforma ya no nos detendrá la policía por nuestro perfil racial y no nos hostigará.
Mientras llega la reforma seguís teniendo el temor de una deportación porque las redadas se han incrementado enormemente, “tus amistades” se siguen negando a servirte de fiadoras para comprar una línea telefónica de un celular por ejemplo. Las mismas amistades que se encargan de desinformarte respecto a la forma de procedimientos del sistema. “¡No vayás a intentar sacar una tarjeta de compra en tal tienda por departamento porque no te la dan por ser indocumentada y te echan la migra”! Y vos no vas porque sos indocumentada después te enterás que sí las dan en la mayoría y que nada tiene que ver tu estatus social.
“No vayás ni a intentar ir a inscribirte a las clases de inglés para adultos porque ahí mismo te deportan” Falso, sí podés ir a recibir clases de inglés básico y nada tiene que ver tu estatus legal.
Son esas mismas “amistades” que te invitan a las fiestas para que hagás bulto y que te caigás con las aguas, el licor y las bandejas de carne…
Esas mismas amistades que van a tu país de origen de vacaciones y que te piden favor de que les regués las plantas en su ausencia, pero no te ofrecen llevar ni siquiera una carta y traerte pero ni una conserva –de coco de Esquipulas…-. Esas amistades que te invitan a sus casas para que les ayudés a abrir las maletas cuando regresan con el cargamento de: chipilín, tayuyos, gallinas asadas, queso, crema, chiles chiltepes, libras de café…, tamales y no te ofrecen pero ni el olor… De esa categoría son las amistades. Y te vienen contando que Guatemala está mal, que es una tragedia, que pobre la gente que vive allá. Que gracias a Dios porque ellas tienen papeles y viven aquí, que rezan todos los días para que no te vayan a deportar y volvás a caer en aquel chiquero… ¿Preguntàme cuàntas amistades tengo? Con una mano y me sobran dedos.
Pero ahora en este mismo instante los y las abogadas se han alborotado ofreciendo desde ya sus servicios, ya hablan de costos monetarios que no podrás pagar ni trabajando triple turno, se han enajenado las organizaciones delictivas en las fronteras ofreciendo por el mismo paquete: viaje seguro desde Tapachula hasta Arizona y California con permiso de trabajo incluido por la módica cantidad de quince mil dólares. Y que debe de ser ahora antes de que militaricen la frontera, por esa razón son miles los que se han enjaranado con préstamos bancarios, vendido tierras e inmuebles para viajar antes de que lleguen los soltados con sus aviones no tripulados y le suban la altura a la valla fronteriza y si además te dan permiso de trabajo… La ilusión de quien sueña con salir de la miseria que se avienta en soledad a la vorágine de la migración indocumentada en tierras centroamericanas y mexicanas, con una mano adelante y otra otras acariciando la quimera de conquistar el sueño americano que solo ha sido tema de películas de ciencia ficción.
Las famosas cartas que se dice que exigen de los patronos en donde se especifique cuánto tiempo llevàs laborando para ellos, se dice que el gobierno impondrá multas a quien esté dando trabajo a personas indocumentadas, ningún patrono quiere dar cartas a sus trabajadores y trabajadoras, es más los y las están desempleando. Lo cierto es que son muchas las expectativas sobre el tema de la reforma, y hasta que no se apruebe hay varios incisos que están en juego para ser tratados, aceptados o eliminados del papelito que aguanta con todo.
Esto de la reforma será ganancia de pescadores en río revuelto…, para quien es pez y no conoce de tormentas y corrientes turbulentas.
Tal vez con la reforma migratoria se acabe todo eso, -que no lo creo- pero por ahora es solo una mera ilusión de goma de tres días.
Ilka.
Julio 02 de 2013.
Tabucolandia.

2 comentarios

  1. QUE GRAN VERDAD DICE, YO GRACIAS A DIOS TENGO VISA DESDE HACE UNOS QUINCE AÑOS, Y VIAJO REGULARMENTE A MIAMI, Y ME DOY CUENTA DE LO QUE SUFREN LOS INDOCUMENTADOS, Y LO MAS TRISTE QUE NO PUEDA UNO HACER NADA POR EL QUE SUFRE, MAS QUE ANIMARLOS, PIENSO QUE ESA LEY SI PASA PASARA MUY RASPADITA, CON DAÑÓS COLATERALES MUY FUERTES, PERO SIEMPRE CON LA VOLUNTAD MUY EN ALTO PARA SER ESTOICOS ANTE TODO, SOMO PERSONAS QUE HEMOS SUFRIDO MUCHO, Y ESO NOS HACE MAS FUERTES, NO SE COMO ESTE SU ESTATUS Y ESPERO QUE TODO LE SALGA BIEN, QUE TENGA FELIZ TARDE Y A SEGUIR ESCRIBIENDO, QUE ME FASCINA LEERLA, HABER CUANDO ESCRIBE ALGO SOBRE LAS “SEÑORITAS DE LA HIGH LIFE, QUE HACEN DESMADRES EN LAS DISCOTECAS” Y LUEGO MAS VIEJITAS SON PURITANAS A MORIR.
    CON TODO MI APRECIO
    LUIS ORTIZ

    • Ya he escrito de ellas como en tres ocasiones; ¡son fenomenales y enloquecen por los latinoamericanos! Todo sea que sepa mover bien más caderas porque eso las perturba. ¡Yo quisiera ser así de liberal!
      Abrazos

Deja un comentario