Chávez se ha vuelto pueblo.

Hoy amanecí pensando en esos gusanitos blancos que le echan a la leche para hacer yogurt casero, ¡se propagan increíblemente! Pues de igual manera se extiende el imperialismo, el capitalismo tiene semilleros muy bien abonados en el mal llamado patio trasero, el que tengan fincas aquí no asombra lo que llama poderosamente la atención es ver lo que sucede allá en cómo las hijas y los hijos de la Patria son capaces de escupirla. Ellos merecen ser deportados, enviados a un exilio de desmemoria y de la extinta conciencia, al eterno destierro donde deben vivir los traidores.
Aquí en el corazón palpitante del capitalismo, del imperialismo las tonadas llevan ritmos de festejo pues ya se sienten invadiendo nuevamente la Venezuela emancipada, ya preparan los tanates para ir a acaparar terrenos, invadir fincas, apropiarse del petróleo e ir a perforar la tierra y sacarle el sustento.
Ya preparan los tacuches y han mandado a lustrar los zapatos por ahí más de algún discurso ensayado por si surge en el camino la oportunidad de gritar, ¡hemos vencido! ¡hemos doblegado nuevamente! ¡hemos amansado a los potros salvajes! ¡hemos montado las yeguas más libres de la sabana! Hemos… hemos… hemos… con ayuda de traidores y de vende patrias hemos podido expropiar nuevamente, hemos llevado al pueblo a la miseria de hambre y de sueños… y nos hemos embolsado la más nutriente sabia de la Venezuela caribeña y de la América Latina a la cual le canta Calle 13.
Han gastado millones en comprar conciencias descarriadas, pensando que pronto darán el carambolazo y con un chinchelete soloquearse las ganancias, como lo han hecho con Guatemala, con Honduras, con Paraguay, como lo hacen concordando con genocidas y ladrones presidenciables y empresarios del capitalismo.
Aquí en el hervidero de azadones se ponen en la mesa los planos trazados con perfección de arquitecto los cuales han repasado una y otra vez desde hace décadas, esperando el momento preciso para pegar la puñalada, y no solo los anglosajones opresores, se han adherido al anhelo del motín los lacayos, los servidores del imperialismo, los que han sido capaces de renunciar al vientre que los parió, de escupir la placenta que los mantuvo anidados durante nueve meses, los que se han atrevido a ensuciar el suelo que les albergó en el nacimiento.
Aquí ya se sortean el azúcar, las empresas de telefonía, el mar del caribe venezolano que los quieren cercar como han cercado la frontera con México.
Allá en el patio trasero en donde urge que la juventud despierte a la conciencia, que busque su norte que no es más que el sur, también los lacayos se lamen los labios saboreando los posibles desfalcos, los asaltos mancomunados, preparan las bolsas para guardar las marmajas.
Sueñan que el imperialismo le corte la yugular a Bolivia, Brasil, Ecuador, Uruguay, Argentina, Nicaragua y Cuba, total que Guatemala ya está en el hoyo a Guatemala la están dejando en los puros huesos, en tierra de desierto donde solo crecen los nopales y abundan los esqueletos.
Que es una dictadura dicen, dictador han llamado al hombre del nuevo siglo que nació del polvo y se convirtió en el pueblo, el presidente cantor, poeta, deportista, el soldado que hizo respetar el color verde olivo, ¡brincos diera yo que existiera uno solo de esos en Guatemala! ¡Que nazca uno de esos de las alcantarillas guatemaltecas!
De los charcos donde duermen los zancudos, de las láminas con goteras, de las chozas de lepas nacidas, urge un Hugo Chávez en cada arrabal, en las zona viva y en la Cañada, allá por carretera al Salvador urge uno de conciencia, uno que le de a la persona su valor humano y de dinero y de mercancía.
Chávez se ha vuelto pueblo, porque ha sido el eterno invisible, el oprimido, el silenciado, el golpeado, al que se le niega la oportunidad.
Chávez vive en los ojos de las niñas que sueñan con ir a la escuela, en las del campesino que quiere aprender a leer y a escribir, en la adolescente que sueña con ser maestra.
Personas como Chávez llegan una en cada siglo, y entonces buscan desprestigiarlas, se crean campañas mundiales a ritmos de medios de comunicación sesgados, se les acusa, se les señala, se les manda a juicio, se les pretende encarcelar, se les llama locas enajenadas, adictas de jactancias del poder, se movilizan ejércitos de sumisos vende patrias y se les ataca por la espalda dentro y fuera de las fronteras.
Ha muerto un líder, el director de la orquesta, el entrenador del equipo, la primera voz, el maestro de la mano de obra pero, la orquesta sigue tocando, el equipo seguirá jugando y la construcción sigue porque la revolución y el socialismo brillan con luz propia y porque lo que tiene que ser será.
Así es que no nos amedrentan los lacayos ni las ínfulas de cartones de universidad privada, aquí estamos las obreras, los campesinos y las proletarias que somos la voz rugiente del socialismo que palpita con corazón de poetas, músicos, deportistas, egresados de universidad pública y por ahí los de algunas privadas a los que les ha despertado la conciencia.
Los fámulos han despertado esperando acaparar algún hueso, amasar una fortuna sin tener que trabajar honradamente, vender la tierra a cambio de un centavo o a cambio de un viaje a las islas canarias, o a un hotel cinco estrellas con cama de agua, vinos finos y abundantes preservativos.
Entonces ya tienen los recipientes listos para sacar hasta la última gota de sangre a los que van sacrificar.
Pero no saben que Chávez se ha vuelto pueblo que vive: en el corazón del estudiante, en la leche materna, en los guindos, en la sabana, en los callejones de arrabales olvidados, en la voz de quien grita rebeldía, en la mano del artesano, en el catedrático de universidad que enseña el valor de la conciencia y del amor y fidelidad a la tierra.
Chávez se ha vuelto lluvia, jacaranda, azúcar, máiz, ola de mar bravío, cerro y petróleo.
¿Ahora qué pasará sin Chávez? Se preguntan los sedientos lacayos. Yo les digo que no habrá transición alguna, que el socialismo sigue como siguió sin Simón Bolívar y sin Ernesto Che Guevara, porque la revolución viene emergiendo efervescente desde el Sur, porque su pueblo le responderá, ojalá y nos llegue pronto a Centro América y que anide en la conciencia de Guatemala, para que despierte la juventud para que sacuda las conciencias, para que fecunde en la tierra fértil del egresado de la universidad, para que le devuelta la honestidad.
Chávez se ha vuelto pueblo, tierra, sol, viento y lluvia. Se ha vuelto los cuatro puntos cardinales y para eliminar el socialismo tendrían que acudir a una piedra filosofal y realizar la alquimia que sea capaz de eliminar el oxigeno que hoy respiramos quienes tenemos a Chávez en los poros. Y somos millones alrededor del mundo. Porque nuestro amor y nuestra conciencia no tiene fronteras.
Ya han llegado a Venezuela los lacayos digo los que viven en el extranjero porque los que viven dentro madrugaron a acaparar lugar, mañana verán enterrar el cuerpo de un hombre que se ha vuelto inmortal.
Chávez se ha vuelto pueblo y ya es necesario lacayos del sistema que lo empiecen a superar.
Ilka.
Marzo 07 de 2013.
Tabucolandia, en el corazón del capitalismo Yankee. (Desde aquí también palpita el socialismo)

4 comentarios

  1. Y la multitud como una marea roja con el puño en alto, y prometiendo más revolución se ha acercado y acompañado el féretro de su líder, le están dando el ultimo adiós y prometiendo que su revolución socialista no morirá. Esta es la manifestación más clara de apoyo popular que un líder puede recibir, pero sobre todo, el compromiso de aquellos que juran continuar luchando y fortaleciendo el legado de Chávez, aquí no hay desconsuelo, no hay confusión, como lo propagan los medios y los serviles de siempre al servicio del imperialismo. Se quedaron estupefactos al saber que Maduro les dio una patada en el culo a un par de militares gringos que andaban por ahí queriendo sembrar la zozobra, no se lo esperaban creyeron que el hombre no los tendría bien puestos y se equivocaron. Esta es una clara señal que envía un pueblo que ha aprendido a amar, luchar y defender el legado de su líder, la Revolución Bolivariana, el socialismo del siglo XXI. El pueblo venezolano quiere vivir en verdadera democracia, no la de Obama y su lista de asesinatos selectivos y de misiles lanzados desde aviones a control remoto contra gente pobre e indefensa. Mientras tanto en Guatemala nuestra juventud indolente y desmemoriada facebookean sin parar sirviéndoles de buena gana a aquellos que se enriquecen a costillas de su ignorancia.
    Pero en Venezuela la cosa es distinta y ahí ¡no se rinde nadie carajo!

  2. Clara… Cristalina… Potente… Y como nuestro pueblo, ¡Presente…!

Deja un comentario