Soccer Girls.

Con especial dedicatoria a mi Nanoj que aunque me chicoteaba porque no lavaba los trastos por irme a chamusquear, me dejó vivir la pasión de mi vida.

Hace unas semanas un amigo chileno,  me hizo escribirle un correo electrónico queparecía testamento. Anonadado quería que le explicara mi pasión por elbalompié. No lo creía. No creía que una mujer pudiera  ser ferviente de un deporte tan brusco y detanto roce como lo es el fútbol. Es pasión suya también.  Pero en un varón es normal, anormal sería queno le gustara.  Como anormal es que sí leguste a una hembra el juego de pelota.
Te estereotipan. –Cosa que a mí me pela los dientes-.

Y vos te preguntarás, ¿y a la Ilka qué le picó hoy parahablar de pelota? Pues ciertamente no me pica nada, ah bien las piernas porqueme comieron los zancudos hace dos días. Aparte de eso nada en particular. Enotros tiempos hubiera dicho que los piojos pero desde que mi mamá me bañó conFodidol y Gamezan diría que estoy limpia, salvo de la mugre.
Ahorita vas a decir vos, “ya anda por las ramas otra vezy no entra en materia, ¡sacá fibra Ilka”, va pues le voy a picar.  Hoy se realiza el juego de la final de fútbolfemenino, Japón vrs. Estados Unidos en esta fiesta de los Juegos Olímpicos.

Quién  diría queesa pasión entraría en las venas de las mujeres.   Mientras que el balompié  masculino se implementó como deporte olímpicoen 1900, -aunque se cree que hubo un juego de demostración en la edición de1896-   en el caso de fútbol femeninosería hasta 1996 en la edición de Atlanta. Apenas 16 años atrás, 96 añosdespués que el de los varones.
Siendo el primer Mundial Femenino en 1991, en aquelentonces se dudaba de la consistencia y resistencia física de las atletas, quela FIFA decidió organizar los juegos de 80 minutos, dos tiempos de 40.

Pero, ¿desde cuándo las mujeres jugamos al fútbol? Se diceque en el siglo XII lo practicaban algunas cuantas mujeres en Francia yEscocia. En 1863 cambiaron algunas normas  del deporte para que pudieran participarmujeres, registrándose el primer partido en 1892 en Escocia.

La heroína e impulsora Nettie Honeyball, una activistapro derechos de la mujer, fundó el primer deportivo llamado  British Ladies Softball  Club, era una forma de demostrar laemancipación de la mujer que en aquel tiempo se excluía de toda actividaddeportiva –y de todo-.
En La Primera Guerra Mundial el balompié femenino tomaauge, debido a que la mujer tomó un papel mucho más activo en la sociedad y lafuerza laboral –muy parecido a lo que sucedió con el béisbol en Estados Unidos,que después a no sé quién se le ocurrió crear para las mujeres el softballporque es mucho menos agresivo que el béis… según ellos va, pero ese  ya es otro paisaje- se crearon equipos yligas.

Sin embargo al final de la guerra, la Asociación deFútbol de Inglaterra no reconoció el fútbol femenino, las mujeres se vieronobligadas a crear la English Ladies Football Association.
Hablando puramente de Guatemala, La Liga Femenina eFútbol fue fundada en 1997 y puedo  decirorgullosamente que fui parte de esa primera brecha jugué con el equipo América,desempeñando el puesto de puntera derecha.

De ahí  para acá hallovido, pero también se han logrado avances. Aun sin el apoyo de la FEDEFUT sesigue en la lucha de llevar el balompié a los rincones más olvidados del país,se me llena el alma de alegría cuando veo patojas jugando la pasión de mispasiones, la única que me hace hervir la sangre y llorar de la emoción.

No me he de morir sin que vean mis ojos a Guatemala en unMundial Femenino, y recordar a la gran Magnolia Pérez,  la mujer que en lugar del pegarle al balón loacaricia, es una pionera al igual a todas las que conformamos aquella primeraLiga Femenina.

No me he de morir sin que vean mis ojos a niñas de laspartes más olvidadas del mundo practicando balompié, el deporte de hombres y mujeres porque así lo decidimosnosotras sin discriminación y exclusión, como cualquier otra disciplinadeportiva.

No me he de petatear sin que mis ojos vean a las mujeresde países islámicos jugando sin la imposición del hijab en competenciasinternacionales,  disfrutando de lamaravilla del fútbol como cualquier otra mujer del planeta. Quiero ver a lasmujeres de los pueblos  originariostambién corriendo tras un balón, dominándolo como lo hacen las bellezas Aymaraen Bolivia.
Bellezas como Martha de Brasil, Mía Hamm de Estados Unidos,Sawa de Japón, y la Martina del Quiché que me ha  inspirado tanto.

Hoy se disputa la final de fútbol femenino, esto nohubiera sido posible sin el valor y coraje de nuestras ancestras que se atrevierona luchar contra la exclusión de la mujer en el deporte,  y en una disciplina tan predominantementemasculina como lo  es el “soccer”.

Como una remembranza a todas aquellas atletas judías quemurieron en el Holocausto y nos dejaron de aprendizaje amar la pasión que noscorre por las venas hasta el último día de nuestra existencia , a ellas a sus memorias y a su valor dedico mi
nota de hoy.
Y a las generaciones futuras que seguirán conquistando espacios.
Ilka Ibonette Oliva Corado.
09 de Agosto de 2012.
Estados Unidos.

2 comentarios

  1. Gracias por dedicar tu espacio a las futbolistas y hacerle homenaje a las pioneras de este deporte que así como en Inglaterra y en Escocia lucharon a finales del siglo XIX, en México lo hacen desde 1970 y 71, país en el cual se llevo a cabo el II Campeonato Mundial femenino no oficial (por no ser avalado por la FIFA) que convoco a mas de 100,000 espectadores al estadio Azteca para ver la final de dicho certamen entre Dinamarca y México! Gracias

  2. Gracias por “digerirnos” un cachito de la historia de las mujeres Ilka, que el Creador y Formador guarde la frescura de tu mente (y como ya no puedo decir de tu pluma), pues de tu compu, pues, para que sigamos deleitándonos con tus escritos tan picosos.
    Saludos cariñosos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.